¡Síguenos!

La pizarra

España-Portugal: en la confianza está el peligro

Portugal se deja envolver, con un mecanismo defensivo apoyado en Williams que salta como una flecha en balones a Cristiano y André Silva.

España presenta credenciales ante Portugal. El rival más complicado del grupo, en su condición de campeón de Europa. La selección dirigida por Fernando Santos fundamenta su juego en un previsible diseño táctico, que precisamente será la mejor pista para que Fernando Hierro encuentre la vía de la victoria. La Roja tiene capacidad sobrada para solventar el compromiso, pero… hay que jugar las bazas sin confianzas en estos puntos clave:

 


Buscar espacios sin prisa contra un 4-4-2 muy férreo


Santos ha conseguido levantar un boque de hormigón en la medular y defensa. Cierran muy bien con Williams de pivote defensivo súper activo y los centrales José Fonte y Pepe. Es un punto fuerte de Portugal (sólo cuatro goles en contra en la fase previa), contra el que no hay otra que las triangulaciones de Iniesta con Thiago y Silva (e Isco si jugara), esperando el hueco para una diagonal desde la banda traída por los laterales. Lo previsible es que veamos mucho toque de España en la frontal, y no debe precipitarse en resolver cada jugada porque no habría nada más peligroso que una pérdida de balón con muchos efectivos arriba. Hay que amasar el balón, eso sí, con fluidez y cierta velocidad, pues las dos líneas de cuatro roban en cuanto la pelota se duerme un metro.

 


Ojo al contragolpe luso, pocas alegrías desde atrás


Lo dicho, Portugal recupera balón y sale a velocidad de la luz, algo que le permiten Cristiano Ronaldo y André Silva (o Guedes), que parten como flechas buscando una distracción defensiva. Ojo al trabajo de Busquets apoyando a Piqué y Ramos cuando Nacho y Jordi Alba se vayan alegremente por la banda hasta arriba. Nunca menos de tres defensas de España atrás, cosa que podría ocurrir llevados por un falso dominio de la situación y una larga posesión que desequilibre nuestro orden; Portugal podría encontrar autopistas de llegada a De Gea por los costados. Descuidos, cero.

 


Ramos y Piqué, contra el remate de Cristiano


No vamos a descubrir a Cristiano en el área. Lo que necesita España es máxima atención de Ramos (le conoce de sobra) y Piqué en las entradas a remate de cabeza del crack madridista. Portugal practica mucho el centro al área desde la banda, así se verá, y entran con bastantes efectivos. A balón parado tienen mucha capacidad de hacer daño, con jugadores altos (atención a Pepe) con mucha experiencia. Tenemos déficit con laterales no muy altos, pero la respuesta se encuentra en los dos centrales de La Roja, auténticos colosos, en la autoridad de De Gea que debe ser manifiesta y en el impagable apoyo de Busquets con buena posición en el área.

 


Portugal no presiona en salida de balón


Salvo sorpresa táctica de Fernando Santos, Portugal no achicará espacios hasta que España pase con el balón de la medular. Cristiano no presiona, tampoco André Silva, o al menos no lo hacen de manera constante. Buena noticia para Busquets, Jordi Alba y Nacho, que podrán enlazar con los enganches Iniesta, Thiago y Koke para llevar el balón arriba. Ramos no debería practicar en exceso esos pases largos que tanto le gustan, salvo clara opción de jugada, pues habrá espacios interiores para pasar y manejar. Esto provocará una gran posesión, pero está dicho que a los lusos no les importa tener el balón ni llevar el mando.

 


Moutinho, el jugador a tapar


El cerebro de las operaciones de Portugal es Moutinho. Por sus botas pasan las jugadas más inteligentes a balón raso, con lanzamientos a Cristiano y André Silva que buscarán la espalda de Ramos y Piqué. Hay que tapar a Moutinho, no dejarle que reciba ni que hilvane con comodidad. En este trabajo también deberá esmerarse Piqué, cortando cualquier brote de salida bien trenzada de los hombres de Santos. En definitiva, jamás España debería plantearle un juego cómodo a Portugal, cayendo en el error o trampa de creerse dominador del partido.

 


Costa en la pelea y Silva en la llegada


Lo mejor que se le puede pedir a Diego Costa (si juega solo como delantero) será que además de buscar el gol, intente desestabilizar a los centrales. No será fácil, pues Pepe y Fonte no son precisamente novatos. Sin embargo, la brega incansable de Costa servirá para centrar su atención y crear espacio de entrada de la segunda línea, especialmente de Silva, de quien se espera mucho en este Mundial. Es posible que el punta de España bastante tenga con pegarse con sus dos marcadores, pero precisamente en ese desgaste hay una baza para crear espacios en la zaga de Portugal, que ya hemos señalado como una de las mejores líneas del equipo de Fernando Santos.

Pedro Pablo San Martín, 34 años contando historias del deporte en papel, radio y televisión. Diario Ya, Pueblo, Marca, Diario 16, AS. Colaborador en RNE, TVE, La Sexta, Cuatro, Tele 5... Especialista en fútbol, fui un modesto jugador de la cantera del Real Madrid que se quedó en el camino, pero ha contado al mundo cuatro Mundiales, dos Eurocopas, cuatro finales de Champions... Ahora 'Alacontra' porque ni mucho menos está todo inventado en la Prensa deportiva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La pizarra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies