¡Síguenos!
España jugará los cuartos ante Canadá tras derrotar a Senegal. I Foto Twitter @baloncestofeb

Selección

A cuartos con el susto en el cuerpo

España sufrió más de lo esperado pero estará en los cuartos del Mundial ante Canadá, después de derrotar a Senegal por 63 a 48.

Sufriendo, probablemente más de lo esperado, pero España estará en los cuartos de final del Mundial después de derrotar a Senegal por 63 a 48. Las de Lucas Mondelo ya forman parte de las ocho mejores selecciones del mundo, tras un encuentro que fue de menos a más y que a de aspirar a enterrar definitivamente el mal trago de la derrota frente a Bélgica.

Porque, en la primera mitad del partido, España mostró una imagen preocupante, no tanto por el juego, que también, sino, sobre todo, por el aspecto mental. Las jugadoras parecían agarrotadas, como si la tensión les impidiese jugar al nivel que ellas verdaderamente tienen. En la pista y el banquillo, los rostros eran de agotamiento, transmitían nerviosismo. La mejor noticia de esta victoria, más allá de pasar de ronda, sería que las españolas cambiasen el chip y volviesen a recordar que son bastante mejores de lo que un principio pueda parecer sobre el terreno de juego.

A nivel de baloncesto, es evidente que Lucas Mondelo tiene aspectos que pulir. Senegal, uno de los combinados más físicos del torneo, se dio un festín de triples en los primeros veinte minutos que pusieron a más de uno con el corazón en un puño. La selección africana, que llegó a estar ocho puntos por encima, se aprovechó de su contundencia muscular y de las pocas ideas que España exhibía en la parcela ofensiva. Las españolas estaban faltas de creatividad y cada vez que se acercaban a la canasta contraria se tensaban impidiendo que la jugada prosperase bien.

Al descanso se llegó con empate a 34 gracias al aporte de todas y, en especial, de Laura Nicholls, que en los minutos que estuvo en pista contagió al resto de jugadoras para igualar el marcador y crecer en confianza. En los primeros 20 minutos la selección había dado una imagen preocupante porque el carácter en general del equipo daba la sensación de diluirse con cada tiro de tres de las senegalesas.

La segunda mitad fue otra historia y las de Lucas Mondelo fueron, progresivamente, haciéndose dueñas del partido y, por encima de todo, volviendo a recuperar la sonrisa. La defensa, uno de los puntos flacos, mejoró a base de subir la concentración y dejar a un lado los nervios. España seguía cometiendo imprecisiones, en especial en ataque, pero supo controlar mejor los tiempos y encontrar el ritmo de juego que más le beneficiaba. La repescada Cristina Ouviña fue, sin duda, por su genial actuación, el nombre clave de esta segunda mitad. 

Con el paso de los minutos, Senegal se fue diluyendo en beneficio de la selección anfitriona, que puso tierra de por medio para disfrute del público de San Cristóbal de La Laguna, que, para su sorpresa, pudo terminar de ver el partido tranquilo y, especialmente, con España en la siguiente ronda del Mundial. Costó, se sufrió mucho al principio, pero las de Lucas Mondelo ya están en cuartos y, como dijo el seleccionador, sólo queda pensar en el siguiente cruce. Canadá nos espera el viernes, esperemos que con la energía renovada y las sensaciones recuperadas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Selección

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies