¡Síguenos!
Selección española de waterpolo. @RFEN_directo

Waterpolo

Plata agridulce para España

La selección de waterpolo no pudo con Italia en la final del Mundial y tendrá que conformarse con la plata (10-5). Los italianos fueron muy superiores.

España tendrá que conformarse con una agridulce plata en el Mundial de Waterpolo después de caer con justicia ante una Italia imperial tanto en ataque como en defensa (10-5). Poco premio para una selección que hizo un Mundial extraordinario, pero que no supo estar a la altura de una gran final. Los italianos tuvieron que romper las estadísticas para proclamarse campeones del mundo por cuarta vez. Los últimos cuatro duelos entre españoles e italianos se habían saldado con victoria española, hasta hoy. Había que remontarse a los Juegos Olímpicos de Río en 2016 para recordar la última victoria italiana sobre la Selección. Sin embargo, las estadísticas no ganan partidos. Los italianos fueron mejores y se llevaron merecidamente el oro.

Ambas escuadras salieron con sus equipos de gala para intentar conquistar el oro mundial. En los primeros compases del partido reinó la igualdad entre ambos combinados y así lo reflejó el marcador al final del primer cuarto (2-2). Los italianos, algo más enchufados en los primeros minutos, consiguieron adelantarse en el marcador, pero la réplica española no tardaría en llegar de mano de un gran Felipe Perrone. Siguió llevando la iniciativa el equipo transalpino, aunque en ningún momento llegó a reflejarse en el marcador más allá de ponerse durante pocos minutos un gol arriba. Atacaba Italia y contestaba España. Así llegó el segundo tanto italiano con su correspondiente respuesta española, otra vez protagonizada por Felipe Perrone, que recibió un rechace que no quiso desaprovechar. En los últimos instantes del primer cuarto parecía que España tomaba la iniciativa. A falta de 20 segundos para finiquitar el tiempo, los de David Martín tuvieron un penalti para llegar ganando al segundo cuarto, pero no lo supieron aprovechar y siguieron reinando las tablas.

El segundo cuarto fue de reinado absoluto de los Italianos. España no se encontró cómoda en ningún momento y apenas consiguió inquietar la meta rival. El dominio italiano comenzó desde su férrea defensa, los de Alessandro Campagna se posicionaron muy bien en las labores defensivas y obligaron a los españoles a probar los tiros desde lejos sin demasiada suerte. De la misma manera, y para poner en valor la gran labor defensiva, los italianos aprovecharon casi todas las superioridades que tuvieron en ataque para finalizar la jugada en gol. España, que veía como los italianos se escapaban en el marcador (5-2), intentó reaccionar en los últimos minutos del cuarto, en los que consiguió maquillar el resultado gracias a un penalti que los ponía dos goles abajo para intentar la remontada.

Si el segundo cuarto fue de domino italiano, el tercero fue un auténtico monopolio. Los de Alessandro Campagna fueron muy superiores y en ningún momento dieron opción alguna a un rival completamente superado en todas las facetas del juego. Los italianos basaron su juego en encajar pocos goles mediante la organización defensiva, sabedores de que son un equipo que suele aprovechar bien sus oportunidades en ataque. El planteamiento del técnico italiano salió tal cual lo había planeado y los españoles estuvieron anulados en ataque durante prácticamente todo el partido. Al buen planteamiento defensivo de los italianos se le sumó el gran acierto en ataque del tercer cuarto, en el que llegaron a estar cinco goles por encima. Una irreconocible España en defensa veía como los italianos conseguían transformar todo lo que tenían. Hubo goles de todos los colores, uno de Icardi dándose la vuelta entre tres para fusilar la portería española, otro desde casi nueve metros sorprendiendo al arquero español y también al contraataque. Italia fue el equipo total durante el tercer cuarto. Solo un grandísimo Dani López, que paró todo lo que pudo, sostuvo las mínimas esperanzas que le quedaban a los de David Martín.

Quedaba el último cuarto y los más optimistas todavía creían en la remontada española, aunque fuese difícil. No fue así, más bien al contrario. Italia siguió aplicando su juego y fue imposible para la selección española inquietar al rival con una posible remontada. No es que España no consiguiese acortar distancias en el marcador, sino que fue Italia la que puso todavía más tierra de por medio. Disputados tres minutos del último cuarto la victoria de Italia era ya prácticamente un hecho consumado. Los italianos, conscientes de su superioridad en el juego y el marcador, empezaron a apurar sus segundos en ataque para dejar correr el tiempo y aprovechar fallos en la defensa española que les permitiesen ampliar la renta. Les salió bien el planteamiento de principio a fin y se han vuelto a proclamar, con total merecimiento, campeones del mundo.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Waterpolo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies