¡Síguenos!

Baloncesto

Las dos Españas

Frente a Túnez (101-62) pudimos ver las dos versiones de España. La primera, la que duda con el balón, que tiene un juego en equipo poco fluido y a la que le hacen daño con muy poco. La segunda, la España dominadora.

Arrancó la Copa del Mundo de Baloncesto para la Selección española con victoria frente a Túnez con dificultades al principio y mucha solvencia al final (101-62). España pone la primera piedra para pasar de la fase de grupos.

Durante el partido pudimos ver las dos versiones de España. La primera, la que duda con el balón, que tiene un juego en equipo poco fluido y a la que le hacen daño con muy poco. La segunda, la España dominadora que tiene un plantel a la altura de muy pocos países y que es capaz de someter a cualquiera en una cancha de baloncesto.

El seleccionador español quiso empezar el torneo con todo y alineó a su quinteto de gala: Ricky Rubio, Claver, Rudy, Marc Gasol y Juancho Hernangómez. Los preferidos de Scariolo no decepcionaron en los primeros minutos y salieron a la cancha como un auténtico ciclón para intentar borrar de un plumazo las dudas surgidas del último amistoso ante Rusia. Aquel no fue un buen partido para España, y menos a tres días vista del comienzo de la Copa del Mundo. Pero, por suerte, la redención también forma parte del deporte.

A pesar de que las sensaciones durante los primeros cinco minutos de juego fuero muy buenas (7-0), la Selección volvió a caer en unos minutos de zozobra que acabaron con el equipo perdiendo de uno a la conclusión del primer cuarto. Lejos de volver a la cancha convencidos de la remontada, la Selección sufrió en los primeros minutos del segundo cuarto y llegó a perder de nueve. El plan de Túnez estaba funcionando a la perfección: apurar al máximo las posesiones y defender por dentro para obligar al tiro exterior.

Fue Ricky Rubio (17 puntos) el que puso el punto de inflexión. El jugador de los Phoenix Suns tomó el mando para evitar una derrota que no habría sido definitiva pero sí preocupante. Se dice que los grandes líderes se distinguen por aparecer cuando las cosas se ponen difíciles, así lo hizo Ricky. Ante la dificultad de España para anotar en la pintura y los escasos rebotes defensivos ganados para aprovechar las transiciones rápidas, Ricky decidió que había llegado el momento de sacar todo su repertorio y empezar a anotar de tres en tres, lo que llevó al equipo a volver a ponerse por delante y a terminar el segundo cuarto tres puntos arriba.

La remontada se construyó desde la defensa. Hasta entonces, los tunecinos dominaban la pintura y anotaban con facilidad. Todo cambió en el momento en el que los nuestros empezaron a defender como un equipo organizado y Ricky tiró del carro para hacer que empezáramos a beneficiarnos de nuestro juego exterior. La diferencia final no debe hacernos olvidar que todavía queda mucho que trabajar.

El próximo partido es el lunes ante Puerto Rico, la otra favorita del grupo.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Baloncesto

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies