¡Síguenos!
Pau Gasol y Juan Carlos Navarro, dos de los miembros de la generación de oro. / Foto: Cordon Press

Multideporte

¿Estamos ante los últimos años de la generación de oro?

Estamos viviendo los últimos coletazos de una generación de deportistas que lo han significado todo para este país

A pesar de que el dicho dice que los viejos rockeros nunca mueren, estamos viviendo los últimos coletazos de una generación de deportistas que lo han significado todo para este país. Nacidos en los 80, la mayoría superan una barrera, la de la treintena, en la que el deportista empieza a dejar de estar a su mayor nivel: Pau Gasol, el máximo anotador de la historia de la Selección Española de baloncesto y un referente en la NBA, tiene 38 años (nació en 1980). Muy de cerca le sigue un Fernando Alonso que recientemente ha dejado las ruedas de la Fórmula 1 para adentrarse en nuevos retos sobre el motor. El asturiano nació en 1981, acumulando las 37 primaveras que también alcanza el guardameta Iker Casillas. Mientras, Rafa Nadal, a sus 32 años, es uno de los más jóvenes de una generación de oro.

Y es que, aunque queramos alargar los éxitos que tan felices nos hicieron, las pilas de nuestros deportistas se empiezan a gastar. Dos de ellos, con los que vinieron las vacas gordas del motor, anunciaban este año que se retiraban de sus respectivos deportes. El que más sentimientos levantó es un Fernando Alonso, que ha sido bicampeón del Mundial de F1 en los años 2005 y 2006, un referente y pionero en un deporte antes desconocido por muchos españoles y que se engancharon a su monoplaza hasta el punto de crear una marea azul llamada “Alonsomanía”. El asturiano, alejado de los títulos en su especialidad, hace poco renunciaba a seguir compitiendo en la F1 para seguir rodando en otras modalidades. Sorprendía más el caso de Dani Pedrosa, que anunció en julio con 32 años que dejaba Moto GP. El piloto, campeón de 125cc y 250cc, llevaba en la categoría reina desde 2006 y reconoció en una entrevista para Motorsport que “o estás al 100% o es mejor no estar”. Sin embargo, su compañero Jorge Lorenzo (31 años), campeón de Moto GP en 2010, 2012 y 2015, sigue muy activo en una competición que se desenvuelve de maravilla. Actualmente es tercero en su segundo año con Ducati.

De los éxitos de nuestros deportistas de la generación de oro, el fútbol es el deporte en el que sus logros más trascendencia tienen por el peso social que conlleva. En los últimos años, y sobre todo este, hemos visto cómo la mayoría de integrantes de la generación que consiguió dos Eurocopas y un Mundial ha ido retirándose poco a poco, o bien del fútbol o al menos de la Selección. El combinado nacional ha sufrido este año las sensibles bajas de iconos de aquel Mundial de Sudáfrica como Iniesta (34), Silva (32) y Piqué (31). Todos ellos estuvieron presentes en 2010 y anunciaron tras el Mundial de Rusia su retirada del combinado español para centrarse en sus últimas zancadas como futbolistas. Esta época dorada del fútbol ha coincidido también con la mejor era del baloncesto, con una selección española de la que hace unos días decía adiós Juan Carlos “la Bomba” Navarro a sus 38 años.

Conseguir hacer tanto ruido en deportes minoritarios que no tienen tanta trascendencia como el fútbol tiene un mérito especial. Lydia Valentín pudo levantar tanto peso como éxito ha traído a España en halterofilia. La berciana es subcampeona en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, campeona mundial en el año 2017 y tetracampeona de Europa en 2014, 2015,​ 2017​ y 2018. Sigue en activo, al igual que Sergio García, referencia en el golf a pesar de que atraviesa uno de sus momentos más difíciles con un nivel muy por debajo del mostrado para vencer en el Master de Augusta. Algunos lo achacan a una falta de motivación como ya sufriera en 2010, cuando anunció su retirada temporal, pero el golfista español es de los que aún tienen combustible. Alberto Contador, sin embargo, anunció el año pasado su retirada del ciclismo, disciplinas en la que logró grandes éxitos en el Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España.

Todos ellos son los causantes del “Soy español, ¿a qué quieres que te gane?”, que llenaban los muros de Twitter en honor a los Mundiales de fútbol y baloncesto, los triunfos de Roland Garros, los anillos de la NBA,  los Mundiales de F1 y Moto GP, los Masters de Augusta y montones de medallas olímpicas que se acumulaban en nuestras vitrinas y que ahora suponen un duro reto para la nueva generación. Mireia Belmonte, Garbiñe Muguruza, Carolina Marín, Ona Carbonell, Isco, Marc Márquez o Jon Rahm son algunos de los deportistas nacidos en la siguiente camada, la de los 90, que está logrando grandes hazañas para un país que ya está acostumbrado a celebrar. Ellos, de momento, están cumpliendo las expectativas y en los próximos años heredarán un deporte español con una salud de hierro.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Multideporte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies