¡Síguenos!

Tour de Francia

Estreno travieso del Tour con Gaviria como primer líder

El colombiano fue el más rápido en el sprint y vestirá el primer amarillo. Froome, Porte y Quintana se cortaron en un final loco y muy nervioso

Nunca pasa nada en la primera semana… Hasta que pasa. La concentración y el azar juegan un papel definitivo en el Tour de Francia. Es la mejor carrera del mundo y los nervios se sienten en cada pedalada. Esta primera etapa caminaba con tranquilidad, con el traqueteo del helicóptero sobre los corredores y todos poniéndose al día sobre sus vidas más allá de las carreteras. Pero se acercó la meta, entraron las prisas y se desató el lío. Primero se cortaron Richie Porte y Adam Yates y más tarde Froome, que se cayó, algo que ya le sucedió en la puesta de largo del Giro. No ha sido el comienzo soñado para ellos, todo lo contrario que para el colombiano Fernando Gaviria, que ganó con autoridad el sprint y será el primer portador del maillot amarillo.

Los favoritos, a la contra

Como si la justicia quisiera tomarse la revancha a la primera de cambio, el británico del Sky se fue al suelo y provocó la primera gran tormenta en la carrera francesa. Los focos se posaron sobre su figura al tiempo que Quick Step organizaba la llegada por delante. El equipo inglés solamente dejó en el grupo principal a Thomas y todos se dejaron la vida en limitar la perdida del cuatro veces campeón, que perdió 51 segundos en meta, los mismos que Richie Porte y Adam Yates.

Lo de Quintana fue más grave, porque fue un error suyo y solo suyo. Pinchado, paró a falta de 3 kilómetros y 300 metros. Si hubiera pedaleado veinte segundos más hubiese entrado en la zona de protección y no se habría dejado ese 1:15 con el que llegó a meta. Mucho tiempo para este primer día. Empieza el Tour con el pie izquierdo, mala cosa.

Gaviria, sin rival

En la pelea por la etapa, antes de la llegada también una víctima, en este caso la de Démare, rezagado tras un enganchón que no tuvo más repercusión que la de una primera oportunidad perdida. El sprint se decidió entre los aspirantes, pero el colombiano Gaviria no tuvo rival. Sagan, listo como ningún otro, le cogió bien la rueda, pero no tuvo capacidad ni de amenazarlo. Kittel, rey en 2017, progresó, pero lo hizo tarde. Y el resto se quedaron a más de dos bicicletas de diferencia. El de Quick Step ya tiene la etapa, el amarillo y el verde. Ha salvado medio Tour en el primer día. Y con la suficiencia con la que ha ganado lo vamos a ver más veces en el podio. Seguro.

Pero no se crean que solo Froome, Porte, Quintana y Yates perdieron tiempo. Hemos citado esos ejemplos porque son los de más renombre. Pero la nómina tiene más ilustres. Es el caso de Ión Izagirre, Egan Bernal, Rojer Latour o Marc Soler.

“Lo de Quintana es una catástrofe”, ha comentado Landa en la línea de meta. Pero tú y yo sabemos que no lo piensa. Esta noche dormirá a pierna suelta. Sin saber muy bien cómo se acaba de convertir en el líder único del equipo Movistar el primer día. Ya nadie le puede discutir la capitanía.

No se lo pierdan. C’est Le Tour.

 

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies