¡Síguenos!
Kalinic disputa el balón con Randolph en el Real Madrid-Fenerbahce. EFE

Euroliga

El Madrid se estrena con victoria

Facu Campazzo (14 puntos y 8 asistencias) y Jeffery Taylor (19) lideraron el ataque de su equipo.

La primera tarde-noche de Euroliga regaló al espectador un siempre disputado Real Madrid-Fenerbahce. Dos equipos que a nadie sorprendería que se enfrentaran en la próxima Final Four, como han acostumbrado a hacer en las últimas temporadas. Este primer choque dejó una victoria blanca (81-77) en un apretado encuentro que resolvió la defensa en los instantes finales.

La larga rotación de los hombres de Pablo Laso colocó a sus jugadores titulares en una mejor disposición física y mental para afrontar los minutos finales y ajusticiar a los visitantes. Facu Campazzo (14 puntos y 8 asistencias) y Jeffery Taylor (19) lideraron el ataque de su equipo. Los suplentes no estuvieron nada acertados, pero fueron decisivos para lograr esa ventaja ajena al marcador ante la rotación de pocos hombres del Fenerbahce, liderada por unos estelares Nando De Colo (22) y Derrick Williams (19), que llegaron con poca claridad al final después de sumar 75 minutos de juego.

El verano comenzó para los de Obradovic de la peor manera posible. Guduric y Melli, dos de los jugadores más talentosos de la plantilla, cruzaban el charco para probar suerte en la NBA. Los refuerzos, como se preveía, parecen responder con creces a las necesidades del equipo tras la marcha de estos jugadores. La llegada de Derrick Williams (Bayern) y De Colo (CSKA) suponen la incorporación de dos grandes focos de producción ofensiva, bien como parte del circuito asociativo o como versos libres (en esto último se prodiga más el exterior francés). La llegada de Leo Westermann desde tierras bálticas busca dotar de profundidad a la línea exterior otomana. Al contrario que el francés, Stimac llegó para reforzar un juego interior muy dañado por las lesiones.

El primer cuarto respondió a los cambios en verano de ambos conjuntos. Los locales gozan de un bloque definido que apenas ha sufrido modificaciones importantes, ya que únicamente ha añadido dos piezas de rotación (Laprovittola y Mickey) a un bloque que juega de memoria y que acoge y protege a las caras nuevas. Por otro lado, el conjunto otomano aún tiene que acoplar a varios jugadores titulares.

A pesar de la lesión de Vesely, el líder absoluto de la zona otomana, el rebote se resaltaba como clave para inclinar la balanza. Las tempraneras pérdidas de los turcos (7 en el primer cuarto) aplazaron la disputa por el momento y dispararon al conjunto blanco en el marcador. Taylor comenzó con 12 puntos, a la vez que evitaba los ajenos con un marcaje tan pegajoso como efectivo sobre De Colo. La defensa del Madrid ganó enteros a partir del buen hacer individual de sus hombres, lo que le permitió correr hasta colocarse con un devastador 14-4. El ataque de los turcos continuó inoperante frente a la gran defensa interior de los blancos y su incapacidad para anotar por fuera. Este último factor lo revirtió en la recta final del primer cuarto con tres triples consecutivos y un siempre incisivo De Colo, más liberado sin la marca de Taylor. La exuberante superioridad de los merengues en los instantes iniciales no fue más efectiva que el silencioso trabajo de su rival, que cerró el cuarto a 9 puntos.

El segundo resaltó la gran diferencia que existe entre la defensa Campazzo y Llull. El argentino es uno de los mejores especialistas de Europa, mientras que el balear se muestra más inconsistente desde que regresó de su lesión. La brecha que separa a Mickey y Tavares es aún mayor. También sirvió para demostrar, por el momento, que la pareja “interior” Mickey-Deck necesita un tres de más altura que Causeur. Para esta disposición táctica, Taylor es la pieza que Pablo Laso necesita.

Los turcos, a base de talento individual, compitieron mejor en la parcela ofensiva. Derrick Williams y De Colo, los nuevos, fueron los hombres que lideraron la remontada. El francés mostró uno de los comportamientos característicos del anotador. Primero contenido por una buena marca de algún notorio defensor, comienza a entrar en ebullición al marcharse su sombra y cuando el que antes supo frenarle vuelve, no es capaz de contenerle y entra en trance. De esta forma, el ex CSKA se marchó con 16 puntos tras los primeros veinte minutos. Los pupilos de Obradovic solo cometieron dos pérdidas en el segundo cuarto, pero el factor X fue una agresiva y física defensa que sacó al Madrid del ritmo del partido. Al descanso, la diferencia era casi la misma que al comienzo del encuentro (43-42).

El tercer cuarto, característico de la era Laso como forma de romper los partidos, fue mucho más similar al primer cuarto; para gozo de los madridistas. Con los titulares en pista, el balón comenzó a circular de mejor manera y, como suele ser habitual, el porcentaje de acierto exterior mejoró notoriamente. Rudy Fernández y Anthony Randolph fueron los encargados de acertar desde el 6’75. Jugando como 3 y con Randolph al lado, se vio una mejor versión de Gabriel Deck; pero el argentino necesita mostrarse más confiado al encarar el aro rival. Después de una temporada de adaptación, su gran Mundial le ha dado el status necesario para dar un paso adelante en el aspecto ofensivo. De momento, está contando con muchos más minutos en la rotación. Un triple del incansable De Colo colocó a su equipo con la posibilidad de encarar el cuarto final por debajo de los diez puntos de desventaja.

Tras un intercambio de canastas que favoreció a los locales, el Fenerbahce acortó distancias ante los suplentes madridistas. La pareja Laprovittola-Llull, como ya hizo en el segundo cuarto, no logró imponer su ritmo. El argentino se mostró bastante desacertado, con numerosas pérdidas y fallos en el tiro exterior. Laso les mantuvo en pista, lo que puede ser positivo a largo plazo para dotarles de confianza, pero que fue nefasto para los intereses del Madrid en su estreno europeo. Campazzo y Rudy volvieron a cancha con el partido empatado a tres minutos para la conclusión.

Con los titulares en pista salvo Deck, los madridistas se volvieron a imponer desde la defensa, Los cortes de Taylor volvieron a ser decisivos para oxigenar el ataque de su equipo. A destacar también, la labor de Randolph como 5, especialmente en una maravillosa acción en la que logró robarle el balón a De Colo. Dos buenas defensas finales y un contraataque pilotado a la perfección por Campazzo y finalizado por Deck selló la primera victoria del curso.

81 – Real Madrid (30+13+21+17): Campazzo (14), Rudy (10), Taylor (19), Randolph (15), Tavares (8) -quinteto inicial-, Llull (2), Causeur, Mickey (9), Deck (4) y Laprovittola.

77 – Fenerbahce Beko (21+21+13+22): De Colo (22), Westermann, Datome, Williams (19), Duverioglu (2) -quinteto inicial-, Stimac (4), Kalinic (13), Mahmutoglu (8), Sloukas (5) y Muhammed (4),

Árbitros: Robert Lottermoser (GER), Olegs Latisevs (LAT) y Mehdi Difallah (FRA). Eliminado el visitante Nikola Kalinic (min. 37).

Incidencias: partido de la primera jornada de la fase regular de la Euroliga de baloncesto, disputado en el WiZink Center (Palacio de los Deportes) de Madrid, ante 10.434 espectadores.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Euroliga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies