¡Síguenos!

Opinión

Excelente noticia

El equipo de Simeone hizo un partido irregular pero no se le puede reprochar que no se tomara la competición en serio. Excelente noticia.

Me gusta la gente que sin perder su propia personalidad es capaz de encajar igual en una recepción del Palacio de Versalles que en una tertulia improvisada dentro de un bar de freidurías, en el corazón de un barrio periférico. Me gustan los entrenadores que son capaces de adaptar su forma de entender el fútbol a los jugadores que tiene (y no los que lo hacen al revés). Me gustan los equipos que juegan con la misma actitud en el Salto del Caballo que en Old Trafford. Me gustan los aficionados cuya afección por el club es independiente de la competición que juegue.

Tenía mucho miedo de que esa corriente de soberbia tan íntimamente ligada a los preceptos del fútbol moderno pudiera afectar a la presencia del Atlético de Madrid en la Europa League. El papel de favorito que con tanta petulancia muchos han asignado al cuadro madrileño, unido también a cierto aire de nuevo rico que parece pulular por la grada del Metropolitano, había generado algunos comentarios insolentes y ciertas muestras de displicencia en la grada rojiblanca. Puede que sean sólo cosas mías porque afortunadamente no es lo que vi ayer en el estadio. Lo ve que vi fue un interesante partido europeo que se disputó rodeado de un ambiente bastante más que digno. Excelente noticia, porque me resultaría difícil entender el Atlético de Madrid de otra manera.

A ese gran ambiente de competición europea contribuyó significativamente la presencia masiva de aficionados portugueses, que llenaron de calor y color la parte superior del Fondo Norte. Los colores verdiblancos ya se habían dejado ver en los alrededores del coliseo rojiblanco pero minutos antes de comenzar, cuando todos estaban juntos en la misma zona del campo, la amenaza de una interesante guerra de decibelios parecía más que evidente. Desgraciadamente para ellos, dicha posibilidad se vio mermada de forma letal cuando Koke inauguró el marcador a los veinte segundos de que el balón echase a rodar.

El equipo de Simeone hizo un partido irregular pero no se le puede reprochar que no se tomara la competición en serio. Excelente noticia. Saltaron al campo a comerse a su rival y simplemente con eso provocaron el error que hizo que el marcador se moviese tan pronto. La actitud en el campo siguió siendo muy buena pero el Atleti encajó mal la superioridad en el marcador. Consciente de la defensa tan adelantada del equipo luso, se obsesionó con la verticalidad extrema y los balones a la espalda. Algo de lo que se abusó, que no funcionó como debería y que provocó dos problemas. La pérdida instantánea de balón cada vez que se recuperaba y que el Sporting tuviese fácil jugar en campo rival.

Más de uno se sorprendió con el equipo lisboeta pero los de Jorge Jesús no hicieron más que lo que llevan haciendo toda la temporada. Es un equipo muy interesante de medio campo para arriba pero terrible en lo que a concentración defensiva se refiere. Durante muchos tramos de la primera parte fueron los dueños del balón y del partido pero dos errores les condena a tener que tirar de épica en Lisboa para poder remontar la eliminatoria. El primer error supuso el tanto de Koke. El segundo, en las postrimerías del descanso, facilitó que Griezmann marcase un nuevo gol.

Y más que pudo haber si Diego Costa no hubiese desaprovechado un nuevo regalo al comenzar la segunda parte. El hispano-brasileño volvió a hacer un gran partido pero últimamente parece algo ansioso de cara al gol y quizá por eso decidió ponerse a regatear al portero rival cuando encaraba la portería completamente solo.

El Atleti jugó bastante mejor la segunda parte que la primera pero paradójicamente no obtuvo ningún rédito con ello. Dominó el juego en ese tramo del partido pero al llegar el último cuarto de hora, por alguna razón, el equipo reculó las formas y el Sporting, después de haber dado unas cuantas patadas, aprovechó la invitación para ponerse a jugar. Volvieron a adueñarse del balón y pusieron el miedo en una grada que seguía sin dejar de animar. Esos minutos de angustia sirvieron para comprobar dos cosas: que Oblak sigue siendo un portero magnífico (excelente noticia) y que el cuadro luso no tiene suerte. A punto de terminar el partido, para redondear la pájara temporal de los de Simeone, Fredy Montero se quedó solo delante de la portería pero decidió mandar el balón a las nubes. Excelente noticia, porque la diferencia entre jugar la vuelta con un 2-0 o un 2-1 es la de hacerlo con una sonrisa o con una mueca.

Parece claro que el Atleti tiene encarada la eliminatoria. No es fácil hacerle tres goles a este equipo y no es difícil que los colchoneros marquen un gol en el José Alvalade (que haría que los portugueses tuviesen que meter cuatro). Es probable que ahora mismo el principal rival del Atlético de Madrid en la Europa League sea el propio Atlético de Madrid pero ojo, es un rival muy peligroso.

Se hace llamar "escritor intruso", pero ya se está convirtiendo en escritor de cabecera. Alimentó un blog en torno al Atleti (“Y los sueños, sueños son”) desde 2007 a 2017 así como otros blogs clandestinos sobre música, cine, series y política. Además, es compositor, cantante, guitarrista y teclista de los 'Happy Losers'. También ha publicado discos en solitario bajo el pseudónimo de Lukah Boo. Entre otras rarezas tiene un título de Ingeniero Industrial firmado por el Rey.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies