¡Síguenos!
Exceso publicidad
'La verdad' fue una de las series más promocionadas durante la emisión de los partidos del Mundial | @laverdadserie

Marketing

El exceso es el peor de los defectos

Pagamos aceptando el consumo de publicidad, pero los excesos en muchas ocasiones hacen que la rechacemos y en algunos casos aborrezcamos.

Hay algo que tengo claro en mi vida (y no son muchas cosas): que los excesos no son buenos. Sé que es una frase muy ‘sobreutilizada’, entiendo que nada aporto con eso. Cuantas veces nos lo habrán dicho nuestros padres y cuantas veces habremos sufrido su cruda realidad.

El exceso según la RAE es “la parte que excede y pasa más allá de la medida o regla”. Los excesos en la comida, en la política, en la opinión, en el deporte, en el sexo y hasta en el marketing son a veces difíciles de descubrir. La medida o regla no está clara y eso a veces genera problemas.

Precisamente, esto es lo que yo creo que está pasando últimamente con la publicidad en algunos medios.

Hace poco estuve en el cine, un logro mayúsculo para un padre de familia. Ilusionado, llegas con tiempo. Un cine, una buena película y unas palomitas son un tesoro y una oportunidad única de relajación y disfrute. Llega la hora de comienzo de la película y entre anuncio y anuncio aderezado con algún tráiler (cada vez menos) esperas los que tú consideras los 10 minutos de cortesía para los más rezagados. Es respetable, no todo el mundo entiende la puntualidad como yo. Pasan otros 10 minutos de anuncios y el exceso hace su aparición. Tu predisposición a esa relajación y disfrute empieza a cambiar a la de incomodidad e ira.

Más de 20 minutos de anuncios en un medio como el cine no hacen bien a nadie. Ni al cine ni a sus anunciantes. Y que quede claro que soy un defensor de la publicidad en el cine, pero es necesario encontrar ese término medio. Tiempo justo y anunciantes de calidad con publicidad adaptada al medio, son ingredientes básicos y simples de implantar.

Otro ejemplo del exceso en publicidad ha sido el Mundial de fútbol. Miles de críticas ha recibido Mediaset en redes sociales por este motivo. Mensajes publicitarios en momentos inoportunos, poca sensibilidad a la hora de medir los tiempos, mensajes innecesarios y poco creíbles de telepromoción durante los partidos han sido excesos que no hacen bien tanto al medio como a sus anunciantes.

Los minutos de después de la final del Mundial fueron un despropósito poco sensible al espectador y muy rentable para el medio… ¿Alguien cree que esto es bueno para los anunciantes?

La publicidad es necesaria. Para algunos como yo apasionante y hasta divertida, pero esta se debe utilizar pensando más en las personas. Es importante hacer entender a la gente que las cosas no son gratis. Pagamos aceptando el consumo de publicidad, pero los excesos en muchas ocasiones hacen que la rechacemos y en algunos casos aborrezcamos.

Hace tiempo escuche que el exceso es el peor de los defectos. Cuidar y respetar a las personas es básico, ahí dejo eso… Os aseguro que es fácil.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Marketing

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies