¡Síguenos!

Opinión

El éxito asegurado del 4-4-2 de toda la vida

Me gusta el Madrid en 4-4-2, así sin pivote defensivo (sea quien sea), con dos líneas bien claras y todos mirando a la portería contraria.

Me gusta el 4-4-2, así a secas, sin rombos, sin despliegues ni pliegues. Me gusta el Madrid en 4-4-2, así sin pivote defensivo (sea quien sea), con dos líneas bien claras, apoyadas en Modric y Kroos y todos mirando a la portería contraria. ¿Para qué más precauciones? ¿Para qué tanta complicación táctica con pivotes, medias puntas y otras probetas? Supongo que para meter con calzador a quien debe jugar por que debe jugar y para hacer sitio a quien parece que merece un sitio.

Cuando las cosas se hacen fáciles, suelen salir bien. Y así le ocurrió a este Real Madrid lineal ante el Sevilla, con un 4-4-2 de siempre con volantes largos, con laterales profundos, con Cristiano enchufado y con muchas ganas de hacer goles, con un Kroos que se arranca, y un Modric que participa feliz… Y así sucumbió el Sevilla cuando el protagonista menos esperado, el central Nacho, abría la lata de un equipo ‘championero’ irreconocible en defensa. Bueno, peor que irreconocible, digamos indigno.

Este es el Madrid que pone en pie al Bernabéu, como ocurrió cuando el once enfilaba la ducha en el descanso. ¿Qué premiaba la grada con el aplauso? Cosas olvidadas esta temporada, como la rápida movilidad de balón, los continuos desmarques por banda, las jugadas bien trenzadas y, en definitiva, un buen ritmo pletórico de confianza y seriedad. Insisto, así de fácil. Zidane me pareció atinado incluso en los relevos. Hay testigos de que una tras otra las sustituciones respondían a lo que en mi círculo comentaba: Kroos, Modric y, echándole valor y autoridad, Cristiano Ronaldo en el 75´. Clavado.

Así sí. Así da gusto ver al Madrid. Es la justificación para defender que en la Liga sigue vivo, que en la Champions tiene muchísimo que decir y por supuesto que en el Mundialito de clubes en el que participa la semana entrante parte como favorito. Recordemos, con un 4-4-2 sencillo, sin rombos, sin pivotes defensivos añadidos a Kroos y Modric cuando no es necesario, sin jugadores añadidos por razones de Estado. Cinco goles que pudieron ser cuantos hubiera querido el equipo blanco; cinco razones para entender que efectivamente el Madrid remonta el vuelo cuando más oscuro estaba el horizonte. El Balón de Oro ha puesto las pilas no sólo a Cristiano. Ha vuelto la luz.

Pedro Pablo San Martín, 34 años contando historias del deporte en papel, radio y televisión. Diario Ya, Pueblo, Marca, Diario 16, AS. Colaborador en RNE, TVE, La Sexta, Cuatro, Tele 5... Especialista en fútbol, fui un modesto jugador de la cantera del Real Madrid que se quedó en el camino, pero ha contado al mundo cuatro Mundiales, dos Eurocopas, cuatro finales de Champions... Ahora 'Alacontra' porque ni mucho menos está todo inventado en la Prensa deportiva.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies