¡Síguenos!
Los integrantes de Mercedes celebran el mundial de constructores. / Foto: James Moy Photography/PA Images/Cordon Press

Fórmula 1

Hamilton venció en una carrera en la que Verstappen fue el protagonista

El piloto inglés sumó una nueva victoria y aupó a Mercedes a llevarse el mundial de constructores, sin embargo, el neerlandés fue el centro de atención

Lewis Hamilton venció en una carrera que ya se empezó a disputar en los entrenos cronometrados de ayer. El autódromo José Carlos Pace de São Paulo vio durante el sábado como Ferrari se la jugó en la monta de neumáticos a la hora de clasificar. Mientras Mercedes y Red Bull optaron por los súper blandos, los italianos se decantaron por los medios. Una opción, a priori, más lenta pero que les permitiría rodar un mayor número de vueltas hoy. Sin embargo, en la salida, dada la dureza de las gomas, los Ferrari se vieron superados por los rivales. Fueron unas primeras vueltas muy complicadas para la escuadra de Maranello, ya que veían como los Mercedes y los Red Bull se iban y, con ello, las opciones del título de constructores. Mientras tanto, Max Verstappen comenzó con su particular visión de las carreras y se convirtió en el centro de atención, además de un claro candidato a la victoria. Todo el mundo lo daba por vencedor del gran premio, al menos hasta que Esteban Ocon se cruzó en su camino y golpeó al Red Bull, dejándolo seriamente dañado. En ese momento, Hamilton aprovechó la ocasión e impuso su ley llevándose no solo la victoria, sino que también el mundial de constructores para Mercedes.

Se esperaba que la de Brasil fuese una carrera entretenida. Los poco más de 4.300 metros que forman el trazado del circuito de Interlagos eran propicios para ver una carrera en grupo y, aunque la lluvia finalmente no hizo acto de presencia, todas las expectativas se cumplieron. Desde Ferrari tenían muy claro que, con el mundial de pilotos ya perdido en favor de Hamilton, su guerra ahora era el de constructores. Tenían que quedar con los dos coches por delante de Mercedes para recortarles puntos y, para ello, comenzaron a jugar sus cartas en los clasificatorios de ayer. Los de Brackley, lejos de intimidarse, optaron por tirar desde el inicio de carrera como equipo, siendo, Valtteri Bottas, el escudero de Lewis. La jugada les salió bien, sin embargo, no contaban con que los Red Bull entrarían al juego. Tanto Daniel Ricciardo como Verstappen pusieron su granito de arena desde el inicio, aunque, la juventud de Max fue la que protagonizó los momentos más impactantes del gran premio. Habrá quien le critique por ello, aunque la realidad es que hacen falta más pilotos en la parrilla con la valentía y el punto de locura que caracteriza a Verstappen, pero no solo a él, también a Hamilton o, en su día, a Niki Lauda, Ayrton Senna o Emerson Fittipaldi.

Max salió en quinta posición y, con coraje, pocas vueltas le hicieron falta para luchar de tú a tú con Lewis. Pero la mala suerte se cruzó con él, cuando, en la vuelta 44, Ocon trató de desdoblarse, tras salir de boxes con gomas nuevas. Fue en la curva de la S de Senna donde ambos pilotos coincidieron y Esteban, en lugar de echarse a un lado para no entorpecer la carrera del, en ese momento, líder, decidió buscar la trazada buena provocando una colisión con Verstappen. El holandés, además de perder parte de sus deflectores aerodinámicos y trozos del fondo plano, trompeó y cedió el liderato en favor de Lewis. Tras el incidente, en el que el francés fue el culpable, se sucedieron los improperios por radio desde ambas partes. Solo una sanción de Stop and go, por parte de la FIA, a Esteban parecía calmar los ánimos. Sin embargo, la realidad es que, en esta ocasión, la juventud de Max le jugó una mala pasada y, en lugar de celebrar su segundo puesto en carrera, el enfado de perder la victoria le pesó más y se fue a por Ocon a la sala de pesaje, donde tuvieron que intervenir otros pilotos y comisarios para que el cabreo no llegase a más. Una mala imagen, sumada a la de sacar el dedo a Esteban, tras el incidente, que deja en muy mal lugar a Max, ante los cientos de miles de aficionados, sobre todo los más pequeños, que encuentran en deportistas como el holandés, un ejemplo a seguir.

Más allá del encontronazo entre el holandés y el francés, este Gran Premio de Brasil pasará a la historia por ser uno de los más entretenidos de los últimos tiempos, con batallas en todas las zonas de la parrilla. No obstante, para los españoles, la de Interlagos no será una de sus carreras favoritas, puesto que Fernando Alonso fue penúltimo y Carlos Sainz también quedó fuera de los puntos, en duodécimo lugar. Además, Vettel se va de São Paulo con una reprimenda y 25.000 euros de multa por su incidente en el pesaje, durante la jornada del sábado, en el que desobedeció con actitud chulesca, las órdenes de los comisarios de la FIA.

Tras Brasil y con el mundial de constructores y pilotos ya decidido, tan solo resta una carrera para finalizar la temporada 2018. Será en Abu Dhabi, el fin de semana del 23 al 25 de noviembre, y, con ella, se pondrá el broche de oro a una temporada en la que, a pesar de dar como vencedor a Vettel a mitad de temporada, Hamilton fue más listo y se llevó los dos títulos para Reino Unido.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fórmula 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies