¡Síguenos!
Vinicius durante su presentación con el Real Madrid I CORDON PRESS

Real Madrid

El secreto de fichar bien

Doblar puestos con futbolistas de primer nivel no favorece la competencia, tal y como se repite, sino el desánimo de los que juegan menos.

El análisis más elemental de la pasada temporada del Real Madrid es que el equipo naufragó en Liga y Copa porque no tenía fondo de armario. O lo que es lo mismo: porque carecía de jugadores de suficiente nivel y experiencia en el banquillo. Antes de proseguir, diré que me parece bastante osado poner objeciones a una temporada en la que el Real Madrid ganó su tercera Copa de Europa consecutiva. Sin embargo, las objeciones existen. El club ha creído necesaria una renovación que no compartía Zidane, o no en la misma magnitud. Esa fue la razón de su adiós y últimamente se observa con más claridad: el compromiso del entrenador con su equipo, incluidos Keylor y Cristiano, desembocó en su salida del club.

Corregir un mal año con fichajes es un impulso básico en el mundo del fútbol. Se entiende que los grupos se acomodan y que los jugadores pierden capacidad de motivación después de varias temporadas con un mismo entrenador. Se entiende eso como bien podría entenderse lo contrario. En Inglaterra, cuna del invento, piensan que es bueno que los técnicos y los jugadores se acomoden, en el mejor sentido de la expresión. Que tengan tiempo para asimilar conceptos, más allá de una temporada mejorable. No viene mal recordar y recordarnos que el fascinante Tottenham de Pochettino terminó en tercera posición en la Premier (a 23 puntos del City), sin que ello haya afectado al prestigio del entrenador, primera opción al banquillo del Real Madrid, o al de Harry Kane, delantero más cotizado de la actualidad.

El éxito del Real Madrid en la Champions también desmiente que los equipos (los bien cuajados) deban ser reforzados cada temporada. Con la misma base y sin apenas novedades en el once titular, el club ha vivido una de las etapas más exitosas de su historia. Es evidente que ahora, con el traspaso de Cristiano, se abre un nuevo escenario. Toca plantearse si un buen delantero supliría el papel de Ronaldo (nunca sus goles) o si hará falta algo más. O tal vez algo menos. Si Bale ocupa el puesto y la responsabilidad de Cristiano, y si Benzema recibe un nuevo voto de confianza, la competencia sería reñida por el tercer puesto de la delantera o por el primero de la mediapunta: Isco, Asensio, Lucas, Vinicius… En caso de lesión de Bale (propenso) o Benzema el reemplazo vendría de esos mismos jugadores y a partir diferentes variantes tácticas (del 4-4-2 al 4-2-3-1), lo que incidiría en el crecimiento y consolidación de futbolistas que necesitan minutos de calidad.

¿Por qué renovar entonces el equipo? Volvemos al principio. Porque se ha instalado el pensamiento, casi la convicción, de que falta fondo de armario. Se considera que la temporada del doblete se construyó desde la solidez del banquillo, cuando Morata, James o Pepe esperaban turno desde la reserva.

Semejante afirmación niega la fórmula que representaron el pasado curso Achraf, Theo Hernández, Marcos Llorente o Mayoral, a los que se relaciona con el  fracaso en Liga y Copa, sin admitir que los jóvenes necesitan tiempo y confianza, y sin apreciar que el doblete Liga-Champions es una cima en la que se puede habitar poco tiempo. Después de un éxito semejante es muy normal que los titulares se tomaran un respiro por la simple razón de que no se puede ganar todo durante todo el tiempo.

Doblar puestos con futbolistas de primer nivel no favorece la competencia, tal y como se repite, sino el desánimo de los que juegan menos. Esa era la actitud de James o Morata en la temporada del doblete; la prueba es que en el último tercio de la campaña ambos preparaban su salida. 

Desconozco si Odriozola tendrá paciencia a la sombra de Carvajal o si Vinicius entenderá que, en teoría, es el último de la fila. En el caso de los porteros no preveo mayores intrigas porque Keylor está obligado a abandonar el Real Madrid en caso de que se confirme la contratación de Courtois. Esa convivencia es imposible y, en el fondo, nadie la pretende. Ni el mejor portero del Mundial ni el guardameta titular en las últimas tres Champions merece vivir a la sombra del otro. Hay insultos que conviene evitar.

En mayor medida que el talento, lo que empuja hacia arriba al suplente es el hambre. El suplente de un gran equipo debe tener el aliciente de la oportunidad; jugar cuando sea posible tiene que ser su estímulo. Cuando esa motivación no funciona surgen los problemas. Lucas Vázquez ha sido un suplente perfecto porque entendía su misión como revulsivo. Isco nunca lo fue y Asensio dejará de serlo. Hasta Kovavic se ha rebelado ante su papel secundario. No se trata de hacer coincidir buenos futbolistas en una plantilla, no es tan fácil, sino de encajar los relevos sin acosar al veterano. Nada sencillo, pero una tarea apasionante para los directores deportivos, esos animales mitológicos; se habla de ellos pero lo más probable es que no existan.

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

3 Comments

3 Comments

  1. Jose

    30/07/2018 at 16:48

    Un comentario muy acertado y correcto, asín debe ser y hacer el Real Madrid

  2. Gjon Haskaj

    30/07/2018 at 17:02

    «Doblar puestos con futbolistas de primer nivel no favorece la competencia, tal y como se repite, sino el desánimo de los que juegan menos»

    Bueno, la solucion desde mi punta de vista es traer a jugadores polivalentes o mayores de edad.

    Nacho no se queja porque si suma todos los partidos que juega tanto de central como de lateral izquierdo y derecho, juega tanto como los titulares. Y yo pienso que un Borja Valero acepteria mas facilmente la suplencia que un Ceballos que tiene todo su carrera por delante.

  3. Pingback: Oyarzabal no tiene segundo equipo | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies