¡Síguenos!
Afición del Flamengo. ZUMAPRESS.com / Cordon Press

Fútbol

Así es el Flamengo, el próximo equipo de Filipe Luis

El Flamengo es el equipo con más aficionados de todo Brasil (más de 32 millones sólo en su país) y la cuna de Zico, producto 100% de la academia rojinegra.

Filipe Luis está de regreso en Brasil quince años después de su aterrizaje en el viejo continente. Antes de emprender el viaje de vuelta a casa, el lateral izquierdo quiso despedirse del Atlético de Madrid y sus aficionados. “Es un día feliz porque me voy con la conciencia tranquila de que lo di todo… Es una camiseta que te hace jugar solo”. Dice adiós al conjunto rojiblanco consagrado como leyenda y con 333 partidos a las espaldas. El equipo por el que ha renunciado al fútbol europeo, a pesar de tener ofertas para continuar, es el Flamengo. A sus 33 años ni ha firmado por un club exento de presión ni disfrutará de un retiro anticipado entre las paradisíacas playas de Río de Janeiro. Todo lo contrario. El nuevo destino de Filipe Luis es uno de los enclaves con más sentimiento ya no de Brasil, sino de todo el continente americano.

Flamengo no es China o Estados Unidos. Aunque el nivel futbolístico es inferior al de Europa, la exigencia es máxima. No es para menos: a nivel cuantitativo, probablemente sea el club con más apoyo social del planeta. Según una encuesta publicada hace dos años por el periódico Lance!, el Flamengo contaba con más de 32 millones de torcedores (la forma en la que se conoce a los aficionados en portugués) solamente en Brasil. Más hinchas que muchos países personas… Filipe Luis vivirá en primera persona el ambiente único de jugar como local en Maracaná. En los días de partido, las gradas del estadio se llenan de canciones y colorido rojinegro. Fue en este templo donde se registró el mayor aforo de aficionados en un partido de fútbol de la historia. Nada menos que 194.603 personas se dieron cita en 1963 para vivir el derbi carioca entre Flamengo y Fluminense, conocido popularmente como el Fla-Flu. La Nação Rubro-Negra ha superado la barrera de los 150.000 espectadores hasta en trece ocasiones. De hecho, la afición del club fue declarada patrimonio cultural de la ciudad de Río de Janeiro.

Más allá de la popularidad de la torcida, Filipe Luis se une a un proyecto ilusionante y ambicioso. La Copa Libertadores de 1981, la única en las vitrinas del equipo, queda ya demasiado lejana. La dirección deportiva rojinegra se ha puesto manos a las obras para configurar una plantilla que pueda pelear al máximo nivel en Sudamérica. En las últimas semanas, el Flamengo ha anunciado las contrataciones de tres futbolistas provenientes del fútbol europeo. Son Rafinha, del Bayern de Múnich, Gerson, de la Roma, y el español Pablo Marí, del Deportivo de la Coruña. Filipe Luis compartirá vestuario con un viejo compañero de batallas en el Atlético. Se trata de Diego Rivas, con quien levantó una Liga y una Europa League en las dos temporadas que pasaron juntos a orillas del Manzanares. También coincidirá con un clásico de LaLiga como Diego Alves. Quien fuera portero de Valencia y Almería, recordado especialmente por su habilidad para detener penaltis, hoy ocupa los palos de la portería de Maracaná.

Al frente de la nave se encuentra Jorge Jesús. El veterano técnico luso, con experiencia en los banquillos de Benfica y Sporting de Portugal, asumió hace menos de dos meses las riendas del club. Una de sus motivaciones para cruzar el charco, como él mismo confesó, fue que el equipo fuese “uno de los cuatro más populares del planeta junto a Boca Juniors, Barcelona y Real Madrid”. La otra motivación era dirigir en la Copa Libertadores, el sueño de todos los torcedores. El Flamengo se medirá al Emelec en los octavos de final de la máxima competición de clubes sudamericanos. Además, está ubicado en el mismo lado del cuadro que otros gigantes del fútbol brasileño como Internacional, Gremio y Palmeiras.

Fundado el 15 de noviembre de 1895, el Clube de Regatas do Flamengo nació, como su propio nombre indica, con unas aspiraciones alejadas de los terrenos de juego. La institución fue creada con el objetivo de participar en las competiciones locales de remo, el deporte más popular en Río de Janeiro a finales del siglo XIX. Pasaron los años y las secciones fueron aumentando. A lo largo de la historia del Flamengo, algunas de las leyendas más fantasiosas de Brasil se han enfundado la elástica rubro-negra. El conjunto carioca no puede presumir de Pelé, el futbolista brasileño más grande de todos los tiempos, pero sí del “Pelé blanco”. Arthur Antunes Coimbra, conocido internacionalmente como Zico, es el mejor jugador en la historia del equipo y un producto 100% genuino de la academia rojinegra. Al igual que Pelé, Zico desarrolló toda su carrera en Brasil en el mismo lugar: el Flamengo. Fueron casi veinte años, entre 1971 y 1989, defendiendo los colores de su corazón. El punto culmen tuvo lugar en 1981 con la conquista de la Copa Libertadores. En total, 584 partidos y 340 goles. Nadie ha marcado más en la historia del club.

La magnitud de Zico se resume en que sobresale por encima de otras leyendas del Flamengo como Romario, Bebeto, Sócrates o Ronaldinho. Es la bandera de Maracaná. El ídolo de la afición más poblada de Brasil. La cantera del conjunto carioca es una mina de talentos inagotable. Desgraciadamente, en los últimos meses fue noticia en el mundo por una razón extradeportiva terrible. Un incendio en uno de los centros de entrenamiento del equipo se cobró la vida de diez jóvenes jugadores. Las muestras de solidaridad se extendieron por todos los rincones del planeta. Uno de los futbolistas más conmocionados fue Vinicius Jr. El extremo del Madrid se formó entre aquellas paredes y ha sido la última gran perla surgida de la academia rojinegra. Tanto que el Flamengo ingresó por su traspaso al conjunto blanco una cifra récord de 45 millones de euros.

Después de la victoria en la Copa América, precisamente en Maracaná, Filipe Luis posó en una de las fotografías de las celebraciones con la camiseta rubro-negra. A su lado estaban Dani Alves y Lucas Paquetá, canterano del club y actual centrocampista del Milán. El lateral izquierdo fue inmortalizado señalando con orgullo el escudo. Todavía era jugador del Atlético de Madrid, pero estaba dejando claro cuáles eran sus intenciones de futuro. Hoy sus deseos se han convertido en realidad. El imponente Maracaná aguarda en el horizonte. Filipe Luis dice adiós a un equipo que destaca por su sentimiento para marcharse a otro que es directamente eso.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies