¡Síguenos!
Alaphilippe se impone a Fuglsang en el Muro de Huy. Cordon Press

Ciclismo

Cambio de ciclo

El francés Alaphilippe, bendecido en este 2019, demuestra que ya es el nuevo rey en el Muro de Huy con su segundo triunfo consecutivo

Al contrario de lo que sucedió en la Amstel Gold Race el pasado domingo, Valverde sí quiso presentar batalla en la Flecha Valona, pero no pudo. Con el Arco Iris en su espalda, el murciano llamó a filas a su equipo y pidió un esfuerzo extra de todos para brindarse una nueva oportunidad de conquistar esta preciada cima, en la que buscaba su sexto triunfo. Movistar aceptó el reto, trabajo a destajo cuando hizo falta y llevo a su líder a la base de la última subida sin contratiempo alguno. Una palmadita en la espalda y para arriba. Estratégicamente todo salió a la perfección, Valverde se pegó a la rueda de Alaphilippe y ambos se retaron con la mirada. Pero a 400 metros, cuando el francés entendió que era el momento de atacar, Alejandro torció el gesto y dobló la rodilla. No pudo hacer ni el intento.


Fuglsang, segundo


Los segundos que siguieron a ese momento pusieron sobre la mesa varias cosas. Que Fuglsang está en su mejor temporada y a punto estuvo de tumbar al francés en el arreón final, que Valverde, aunque no lo parezca, va cumpliendo años y mañana ya serán 39 primaveras y que Julian Alaphilippe ha revertido el ciclo y ya es dueño y señor de las Ardenas. Porque gana y porque parte como favorito en cada una de estas carreras. Si alguien quiere ganarle en Lieja, tendrá que inventar alguna cosa nueva, buscar un escondrijo o un momento de descontrol. Si van con él a meta, irán al matadero.

La Flecha Valona 2019 se recordará por el segundo triunfo consecutivo de Alaphilippe en Huy por ser una de las ediciones más entretenidas de los últimos años. A ello ha contribuido el favoritismo de Julian y Alejandro, un recorrido más exigente que anima a probar de más lejos y la actitud de equipos valientes como Astaná o Lotto Soudal que intentaron negarse a que todo se decidiera en el kilómetro final. También contribuyó el viento, que sopló fuerte y provocó nervios y caídas. Entre los damnificados quedaron Adam Yates, Ion Izagirre o Roman Kreuziger. Y mientras ellos se iban al suelo, Sagan se bajaba de la bici, otra vez condenado sin fuerzas. Habrá qué ver cómo revierte su temporada el campeón eslovaco.

Con las piernas calientes y todo por decidir se presentó un grupo de unos treinta corredores en la base del Muro de Huy después de que el joven y valiente Enric Mas trabajara sin parangón durante los últimos diez kilómetros, poniendo un ritmo terrorífico que evitó ataques de segundos espada, dejando en una situación idílica a su líder francés, que remató la faena como mejor sabe hacer, midiendo sus fuerzas, controlando la distancia y soltando su hachazo en el momento oportuno.


Van der Breggen, otra vez en chicas


Cruzó la meta, levantó los brazos y se abrazó, otra vez, con Anna der Breggen, también multicampeona en Huy. La neerlandesa se llevó la prueba femenina (sin tele que la emitiera en directo lamentable y tristemente), derrotando a su compatriota y gran rival Annemiek Van Vleuten, que fue segunda. El podio lo cerró la danesa Langvad, compañera de Van der Breggen en el todopoderoso equipo Boels. Mavi García, brillantísima, terminó en décima posición, la misma que ocupó hace justamente un año en esta misma prueba.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Ciclismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies