¡Síguenos!

Fútbol

Florencia busca un título

Esta noche, la Fiorentina recibirá al Atalanta por la primera vuelta de la semifinal de la Copa Italia. Los violetas no consiguen un título desde hace 18 años, mientras que los de Bérgamo viven una sequía de 56 años.

Esta no es una semana cualquiera para la ciudad de Florencia. Desde el lunes, el departamento de prensa de la Fiorentina ya cargaba el ambiente para la semifinal de Copa Italia que disputará esta noche frente al Atalanta con un vídeo protagonizado por su capitán, Germán Pezzela: “Juntos somos más fuertes” es el lema de esta campaña y el argentino, heredero de la cinta de Davide Astori, lo repite cada vez que puede.

El martes, el club decidió abrir las puertas de su sesión vespertina de entrenamiento en el Artemio Franchi al público. Miles de hinchas violetas se acercaron al estadio con banderolas y bengalas. El club anunció que ha preparado para el encuentro de hoy una coreografía especial en honor a Davide Astori, el capitán que falleció el año pasado en Udine. Dieciocho años después de su sexto título de Copa Italia, la Fiorentina busca con urgencia conseguir un título que calme la sed de una afición particularmente exigente.

La última vez que la Fiore levantó una copa, el delantero Enrico Chiesa, llamado, junto a Nuno Gomes, a llenar el vacío dejado por Gabriel Batistuta, era una de sus figuras. Hoy, la estrella del equipo es Federico Chiesa, hijo de Enrico, y la gran joya del fútbol italiano. Justamente Batistuta, quien anotó en la penúltima final de copa que ganó el equipo violeta —fue, curiosamente, frente al Atalanta— dijo hace un par de días que lo que más le gustaba de jugar en Florencia era pelear contra los más grandes, generalmente en desventaja, por más que eso supusiera sacrificar unos cuantos títulos.

Hoy Florencia no quiere más excusas. No tiene al frente a la Juve ni al Napoli, gigantes que, en estas instancias, empiezan los partidos con la ventaja de saberse inminentes ganadores. Del otro lado estará el Atalanta, uno de los equipos que mejor juega al fútbol en Italia. La Dea, conocida por su extraordinario trabajo en el fútbol formativo, ha conseguido establecerse como un cuadro que compite por clasificar a posiciones europeas. Este año, incluso, está metido en la pelea por la Champions. El equipo de Gasperini —un técnico lleno de recursos, hábil y experimentado— basa su juego en explotar las bandas y confía justificadamente en sus dos hombres de ataque: Papu Gómez y Duván Zapata. El colombiano es uno de los goleadores de la Serie A y Gómez es una de las estrellas del campeonato.

El Atalanta, por cierto, pasó por encima de la Juve en los cuartos de final (ganó 3-0) y es ligeramente favorito en el duelo con la Fiorentina. El cuadro de Stefano Pioli tiene un andar irregular en la liga, aunque en los últimos partidos ha mostrado una garra difícil de superar, remontando partidos increíbles (como el último frente al Inter, que terminó 3-3) y ganando otros (en los cuartos de final de Copa, vapuleó 7-1 a la Roma). Tras una primera mitad de temporada para el olvido, los violetas ficharon en el mercado de invierno al colombiano Luis Muriel. Ocho partidos después, el delantero ha marcado cinco goles y la Fiorentina juega bastante mejor que en jornadas anteriores. De hecho, antes de la llegada del colombiano, la Fiore había marcado 25 goles en 19 partidos. Desde que llegó, tiene 21 en 8. La inyección de calidad y de confianza que ha dado Muriel al equipo ha sido fundamental para que la afición violeta crea que un título, después de tanto tiempo, es posible. El domingo anotó un gol de época que abrió el camino para un insospechado empate frente al Inter, y todo parece indicar que la racha podría prolongarse esta noche en el Franchi.

La Fiorentina se juega hoy buena parte de su temporada, dado que la irregularidad mostrada en la Serie A la ha alejado de los puestos europeos. El duelo Zapata-Muriel se robará toda la atención de nuestros amigos colombianos, pero media Europa mirará este partido sabiendo que en ambos cuadros hay jugadores prometedores que pronto darán el salto. Hablamos, por supuesto, de Fede Chiesa, pero también de Giovanni Simeone, Timothy Castagne o Gianluca Mancini, jugadores jóvenes que ya forman parte de la élite del Calcio.

Habrá fútbol esta noche en Firenze. Estará presente, en espíritu, el capitán Davide Astori, cuya muerte unió aun más a un pueblo que tiene derecho a ilusionarse. Estará el pequeño Chiesa y, en la tribuna, su padre, esperando que su heredero repita la hazaña del 2001. Y estará también, quizás de lejos, Gabriel Omar, esperando que, esta vez, su equipo del alma sí se lleve un título. Ya es hora.

Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Crisis y revoluciones en Florencia | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies