¡Síguenos!
La directiva del Barça, Montal a la cabeza, fue recibida por Franco en 1974 en el Palacio de El Pardo.

Barcelona

El Barça retira sus condecoraciones a Franco en 1951, 1971 y 1974

La decisión se tomó por una mayoría de los socios compromisarios de la entidad con 671 votos a favor, 2 en contra y 7 en blanco.

La Asamblea de socios compromisarios del Barcelona ratificó este domingo la decisión de la actual junta directiva de dejar sin efecto las distinciones otorgadas al general Francisco Franco en 1951, 1971 y 1974 y todos los efectos honoríficos vinculados a su entrega. La decisión se tomó por una mayoría absoluta aplastante de los socios compromisarios de la entidad con 671 votos a favor de la retirada de las distinciones, 2 en contra y 7 en blanco.

«Ha pasado demasiado tiempo, demasiadas directivas. En el 2003 ya lo valoramos, pero no encontramos documentación. El año pasado encontramos la documentación y, por ello, lo hemos podido retirar», recordó el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu en su turno de palabra.

En 1951 el entonces presidente, Agustín Montal Galobart, quizá presa de la euforia (el Barça ganó 3-0), entregó su insignia de oro y brillantes a Francisco Franco en el transcurso de la final de Copa disputada contra la Real Sociedad y presidida por el Caudillo. Posteriormente, la Junta Directiva de la época acordó la reposición de la insignia al presidente Montal.

En 1971, el Barça otorgó al general Franco la medalla de oro conmemorativa de la inauguración del Palau Blaugrana. La junta directiva del Barça casi al completo, y acompañada por José Samitier («por cuya persona ha mostrado el Caudillo vivas simpatías») , fue recibida en audiencia por Franco en el palacio del Pardo. “Gich (exgerente del Barça y delegado nacional de deportes) nos indicó que debíamos acudir todos los directivos, pero surgió un problema”, explica el hijo de Montal en sus memorias. Entre los directivos se encontraba Raimon Carrasco, hijo del dirigente de Unió Democràtica Manuel Carrasco i Formiguera, que fue fusilado en 1937 por Franco. Finalmente, Raimon Carrasco no se presentó en la audiencia.

Durante el encuentro, y según se puede leer en El Mundo Deportivo, «el señor Montal agradeció la ayuda prestada por el Gobierno en la construcción de las nuevas instalaciones y añadió: ‘Esperamos ver que la ayuda de vuestro Gobierno haya encontrado justa correspondencia en nuestros esfuerzos por concretarla en realidades concretas (sic). Con ello no hacemos más que respaldar el artículo I de los estatutos del Club, en el que se especifica que obligación de la entidad es contribuir a la práctica del deporte entre nuestros asociados participando así en el desarrollo moral y mejoramiento físico de la juventud española».

«El Jefe del Estado contestó con unas breves palabras (…) dedicando cálidos elogios al deporte catalán del que el Barcelona es primer vanguardista. Añadió que recordaba siempre con cariño a Cataluña por la importantísima contribución que siempre ha aportado al deporte nacional».

Tres años después, otra delegación barcelonista volvió a viajar a Madrid para entregar la primera medalla de oro del 75 aniversario de la creación del Barcelona al general Franco, ya que existía una norma no escrita según la cual la primera distinción de primer nivel de cualquier club tenía que concederse a Franco.

Según informó El Mundo Deportivo en la edición de ese día, «el señor Montal leyó un breve mensaje en el que expresó la afectuosa adhesión del club a la persona del Jefe del Estado e hizo un resumen de las iniciativas deportivas llevadas a cabo por la entidad». «Franco contestó con unas breves palabras en las que subrayó su satisfacción por el auge deportivo del FC Barcelona y animó a sus directivos a continuar en el mismo camino, pues así sirven a la mejor causa del deporte español y, en definitiva, al prestigio del país».

A continuación, los directivos rindieron visita al Ministro secretario general del Movimiento Utrera Molina. «Tras ofrecerle la medalla de oro conmemorativa de la inauguración del Palau Blaugrana y de su pista de hielo, el señor Montal hizo una relación de las actividades deportivas del club (…) y agradeció las ayudas recibidas por la Delegación Nacional de Deportes».

«Utrera Molina expresó su sincero afecto por los valores de Cataluña por cuanto suponen en la vida nacional. Resaltó que el pueblo catalán tiene un sentido aristocrático de la calidad y es capaz de sensibilidades y ofrecimientos abnegados, y subrayó la labor modélica de esta directiva (…). Finalmente, el Ministro deseó una larga vida al Fútbol Club Barcelona y señaló que el Barcelona podría contar con la ayuda y el respaldo de su ministerio».

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: "Más que un club": la frase de un franquista convertida en lema |

  2. erguibat

    08/10/2019 at 01:42

    ESta decisión, a mi juicio estúpida,tiene una pega y es que la directiva actual está enfrentándose a tres directivas anteriores que obviamente no pensaban como Bertomeu. Yo creo que lo hacen por fastidiar. Si así son felices con su pan se lo coman.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Barcelona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies