¡Síguenos!
Froome
Froome I @giroditalia

Giro de Italia

Froome revienta el Giro y nos regala la etapa de nuestras vidas

El británico destroza la carrera en el temible Finestre, gana la etapa y se pone líder. Simon Yates se entrega y Tom Dumoulin se queda a 40 segundos de la maglia rosa.

Que me perdonen los clásicos, pero a mis 31 años, hoy escribo todavía alucinado y convencido de que esta ha sido la etapa de nuestras vidas. Jamás vi algo parecido en una gran vuelta de tres semanas. Tantas cosas, tantos cambios, tanta épica y tanta historia. La escribió Chris Froome (Sky) con letras mayúsculas, con un ataque que ya es parte de la leyenda de este deporte, pero, sin duda, el de hoy fue el día del entierro de Simon Yates (Mitchelton), muerto en vida, del pundonor de Tom Dumoulin (Sunweb) y de la consagración definitiva de dos escaladores formidables, Miguel Ángel López (Astana) y Richard Carapaz (Movistar).

Vestido de Eddy Merckx y con la capa de superhéroe, Froome emocionó al ciclismo como nunca ha logrado hacerlo en las carreteras francesas. Vista la debilidad mostrada ayer por Simon Yates, Sky decidió dinamitar la carrera en el majestuoso Finestre, un coloso imperial de 18 kilómetros, y convertir el día en una agonía. Con cuatro Tours de Francia y una Vuelta a España en su mochila, a Froome solo le valía la victoria final. Y jugó a por ella sin mirar atrás. Se lanzó a escribir una epopeya en solitario, a 80 kilómetros de meta y con la única obsesión de ganar el Giro. Y puede haberlo hecho.

“Nunca había hecho un ataque así. El equipo ha estado fantástico. Es un día muy especial, haber dejado a todos mis rivales así es increíble. Me he sentido bien y había que intentarlo”, explicaba un sonriente británico a unos minutos de vestirse de rosa por primera vez en su vida.

 


El espectacular Finestre, decisivo


Y es que ya nada será igual en la carrera de estos ciclistas, que se vaciaron del todo para dejarnos vivir una etapa para la historia, una jornada memorable, como solamente ocurren en el Giro de Italia, escenario habitual de estas proezas. Todos llegaron entregados a meta, rotos, destrozados. Y lo hicieron de uno en uno, pidiendo socorro y ayuda. Especialmente sangrante fue lo de Simon Yates, rendido en el primer metro del Finistre, abatido, hundido, dejando una de esas imágenes icónicas que este deporte muestra cuando una carrera noquea de esta manera a un líder.

Todo saltó por los aires muy pronto. La fantástica colocación del Finestre, lejos de la meta, invitaba a utilizarlo para desarmar a todos. Y por si había algunas dudas, la prematura crisis de Simon Yates terminó de animar al equipo Sky. Desde el primer metro de la subida decidió apostar a ganador, con un ritmo altísimo que fue descolgando uno a uno a todos los corredores. A falta de nueve kilómetros para coronar, cuando la bicicleta de Froome acarició el primer tramo de sterrato, dio la orden. A por ello.

 

Primero Wouter Poels y después Kenny Elissonde pusieron una marcha más y el británico arrancó sin mirar atrás. Parecieron aguantar en un primer momento Tom Dumoulin, Domenico Pozzovivo (Bahrein Merida) y Thibaut Pinot (Groupama FDJ), pero fue un espejismo. El ritmo de Froome sí recordó a ese que suele imprimir en verano y a la que miró para atrás ya estaba solo. Tan solo como Simon Yates, que perdía segundos a cada pedalada. El del Mitchelton, con la maglia rosa en su espalda, perdía más de 15 minutos a su paso por la Cima Coppi.

 


El ataque de Chris Froome


El Giro ofreció instantáneas maravillosas del Finestre, que recordaron a un ciclismo de otra época. La marcha de Chris Froome, a 80 kilómetros de meta, en solitario, brindó un espectáculo sin parangón. Las persecuciones, situaciones tan añoradas por el ciclismo, se vieron desde muy pronto. Dumoulin, Pinot, Carapaz y López formaron un segundo cuarteto donde la responsabilidad cayó en la espalda del neerlandés. Mientras, la agonía se agarraba en el maillot de los ciclistas y los metros se resistían a pasar; el Finestre había puesto patas arriba la carrera. Ya era otro Giro de Italia.

A partir de ahí se vivieron setenta y cinco kilómetros a pecho descubierto. El panorama siempre fue similar. Froome pedaleaba a por la gloria en solitario. El cuarteto esperó a un impresionante Reichenbach, compañero de Pinot, que puso más coraje que fuerzas. Rendido el suizo, fue Dumoulin el que asumió el mando en la última subida. Mientras el resto de perseguidores marchaban a tirones, el holandés hizo su subida, dejándose en Jafferau tres minutos y veintitrés segundos, que lo dejan a 40 segundos del nuevo y radiante líder.

 


Pinot, en el podio virtual


La etapa, además de destrozar a Simon Yates, enterró las opciones de podio de Domenico Pozzovivo, roto en el Finestre y sepultado más tarde en Sestrière. Intentó perseguir en solitario hasta que su cabeza y sus piernas dijeron basta. La soledad acabó con él, mientras Carapaz y López, batallando por ser el mejor joven de la carrera, asaltaban el Top 5. Pinot completa el podio virtual, pero a cuatro minutos y diecisiete segundos de Froome.

Por el camino, hubo tiempo de ver los abandonos de Fabio Aru (UAE Emirates), sin piernas desde el primer día del Giro, y del joven O’Connor (Dimension Data), caído en el descenso de Sestrière cuando soñaba con el Top 10. Y también de seguir admirando la figura de Pello Bilbao (Astana), quien, como una hormiguita, ya se ha aupado al séptimo puesto de la general.

Y el Giro todavía tiene una jornada de leyenda por delante. Camino de Cervinia, los corredores afrontarán tres duras subidas de primera categoría. Y lo harán con las piernas temblando por lo de hoy, con el cansancio de 19 etapas en los pulmones y con el Giro en juego. Si tienen otros planes, finjan enfermedad y secuestren el mando de la televisión.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Giro de Italia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies