¡Síguenos!
Froome, con los maillots de las grandes que ha ganado.

Ciclismo

Caso Froome: el último intento de suicidio del ciclismo

Aunque suena a broma, es real. El cuatro veces campeón del Tour tomará la salida el próximo sábado y lo hará como gran favorito.

El que intenta suicidarse una vez es muy posible que repita la acción en un futuro. Tengo esto grabado a fuego en el cerebro porque llevo viendo ciclismo desde que aparté el chupete. Y no ha habido deporte que haya intentado suicidarse más veces. El caso Festina, la Operación Puerto, el solomillo de Contador y ahora, otro hecho gravísimo y muy mal gestionado, el salbutamol de Chris Froome, cuya resolución nos deja los ojos como platos después de aplaudir durante 24 horas la firme decisión del Tour de Francia de vetar la presencia del ciclista británico.

Apenas un día después de esa filtración a Le Monde, una segunda bomba ha sacudido los cimientos de este deporte. La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha aceptado el informe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y ha declarado inocente a Froome, un ciclista al que en la pasada edición de la Vuelta a España se le detectó en la orina una cantidad de salbutamol de más de 2.000 ng/ml —el doble de lo permitido—. Aunque suena a broma, es real. El cuatro veces campeón del Tour tomará la salida el próximo sábado y lo hará como gran favorito. El Tour no ha tenido más remedio que desdecirse de lo dicho y lo ha aceptado. Como quien acude resignado a hablar con su pareja después de un “tenemos que hablar”.

El sentir general del aficionado al ciclismo es de pesadumbre, de decepción, de haber recibido otro balazo en el pie, de haberse metido en la bañera a cortarse las venas. Si Diego Ulissi fue suspendido nueve meses por dar 1.900 ng/ml y Alessandro Petacchi por unos valores de 1.320 ng/ml, con el británico llega la exoneración definitiva a las puertas del gran reto de su vida; entrar en el selecto club de los ganadores de cinco Tours. Es lógico que la carrera tema que ocurra lo mismo que con Lance Armstrong, que solo confesó su dopaje a Oprah Winfrey cuando estaba totalmente acorralado.

 


Juguemos a adivinar


Llevo unas horas dando vueltas al tema y se me ocurren infinidad de maldades. Juguemos a imaginar unos minutos. ¿Y si el Tour sabía que se iba a exculpar a Froome y filtró su veto para dejar clara su postura? ¿Y si hay un acuerdo para exonerar al líder del Sky a cambio de que abandone el Tour? Por ahí encontraríamos respuesta a la presencia de Bernal. ¿Por qué la UCI ha tardado meses y meses y hace oficial la sentencia un día después del veto del Tour? Si ustedes tienen la respuesta, háganmela llegar de alguna forma. Les estaré eternamente agradecido.

Parafraseando a Gladiator, “una vez tuve un sueño” y ese sueño era ver como por una vez el ciclismo sonreía a la gente, a sus aficionados y convertía en realidad algo que todos vemos como lógico y normal. Pero no, otra vez no, otro tiro al pie, otro intento de suicidio y otro Tour que arrancará con la palabra dopaje revoloteando en las tertulias de bar. Y el suicida puede fallar una, dos o tres veces, pero si no se pone solución, al final lo consigue. Aprendamos mientras se pueda.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Ciclismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies