¡Síguenos!
Gallopin | CORDON PRESS

Vuelta a España

Gallopin, a lo Valverde

Camino de Pozo Alcón se vivió el día más bonito de la Vuelta hasta la fecha: carreteras estrechas, sinuosas y de rugoso asfalto, de ese que quema y agarra las ruedas de los corredores.

Acuñábamos el otro día la expresión «ganar a lo Valverde» y hoy Gallopin quiso homenajearlo. Arrancó a falta de poco más de dos kilómetros, sobrepasó a Jesús Herrada como si con él no fuera la cosa y fue imparable hasta la meta. Por detrás, ni Sagan, ni Valverde fueron capaces de darle caza en el último arreón, aunque les valió para ser segundo y tercero. El damnificado del día fue Michal Kwiatkowski, que se fue al suelo y su persecución limitó daños, pero acabó entrando a medio minutos del grupo de los elegidos. En la ruleta rusa de las caídas y los inconvenientes, hoy le tocó la cruz al polaco.

Camino de Pozo Alcón (Jaén), se vivió el día más bonito de la carrera hasta la fecha, por carreteras estrechas, sinuosas y de rugoso asfalto, de ese que quema y agarra las ruedas de los corredores. Nadie se libró de la paliza del día, bajo un sol abrasador y un ritmo infernal provocado por los Bora, que intentaron brindar una opción de victoria a Peter Sagan. La numerosa y peligrosa escapada obligó al equipo del campeón del mundo a trabajar a destajo todo el día y eso se notó en los kilómetros finales, inesperadamente duros. Michael Woods, Aranburu y compañía forzaron un buen pulso, pero el pelotón salió airoso.


Muchos ataques


Cazados los fugados, salieron valientes individualidades como las de Fabio Felline o Lluís Mas, todas infructuosas ante el ritmo de un ambicioso Movistar, que barruntó el doblete de Valverde antes de tiempo. El penúltimo ataque sonó ganador con las piernas de Jesús Herrada, pero el desgaste del Tour y el peso del día acribillaron sus fuerzas a kilómetro y medio de la meta, cuando Gallopin llegó a su vera antes de ganar a lo Valverde. Solo pudo verlo y disfrutar de sus fuerzas porque apenas intentó seguirlo camino de la meta. El francés, con una mala temporada tras de sí, levantó los brazos y ya es quinto de la general, un doble bocado en una etapa ideal para él.


Kwiatkowski, tocado


Por detrás la pelea más bonita la provocó Kwiatkowski, que tuvo que machacarse los últimos ocho kilómetros tras una caída en la que se vio implicado. Apenas tuvo ayuda con Henao y Tao cortados antes y con De La Cruz manteniendo sus opciones por delante. Minimizó la pérdida porque no se le tiene en suficiente consideración y porque nadie se organizó lo suficientemente bien como para hacer daño. Solamente el último ataque desestabilizó a un grupo en el que entraron todos los demás aspirantes a ganar la carrera.

Para mañana se espera un día más tranquilo camino de Almadén, aunque esa es solo una teoría que la carretera puede desmentir. Los últimos kilómetros pican para arriba sobre el perfil de la etapa y quién sabe si ese recorrido esconde trampas que todavía no hemos visto. Y todo eso con La Covatilla, el domingo, en la mente de todos los corredores. Agárrense porque vienen más curvas.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Vuelta a España

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies