¡Síguenos!
Leo Messi I CORDON PRESS

Copa América

Ganaron los de amarillo

Brasil elimina a Argentina y la deja sin final en la Copa América.

Espoleado por el público, un equipo vestido con camiseta amarilla con cuello verde y pantalón azul salió decidido a marcar un gol rápido. Ojo, no lo confundan con Brasil aunque vistan de manera similar. A esta versión sudamericana del Getafe le bastó una gran solidez con una solitaria pero buena combinación en ataque, encabezada por Dani Alves, para desnudar (nuevamente) las tremendas carencias de la endeble defensa argentina: gol de Gabriel Jesús con Otamendi saliendo nuevamente en la foto. Fuera de foco, por supuesto. Verlo junto a jugadores como Pezzela y Foyth luciendo la misma camiseta que en su día llevaron Perfumo, Pasarella, Zanetti, Ruggeri o Ayala realmente hace daño a la vista. Y al fútbol en general.

En ese momento, el equipo de camiseta amarilla se sintió cómodo con su pequeño tesoro. Y como cualquier equipo pequeño que se precie, decidió confiar en su fortaleza defensiva y sin ningún tipo de reparo concedió el dominio del balón a Argentina. Esto sería inadmisible si habláramos de un pentacampeón del mundo pero evidentemente no era el caso aunque la casualidad quiso que en la camiseta, los de amarillo lucieran cinco estrellas. Fue ahí cuando Messi hizo acto de presencia y elevó el nivel de su selección facilitándole dos claras ocasiones de gol a Agüero: lástima que siga teniendo problemas para aparecer en un partido importante o contra un rival serio. Ni siquiera hoy, que el rival era un equipo de segunda fila. 

Sin embargo, las ocasiones dieron confianza a una Argentina que en la segunda parte empezó a amigarse con el balón y tuvo sus mejores minutos en el campeonato gracias a la aparición de la mejor versión de Messi. Las aproximaciones albicelestes se sucedieron, incluyendo un tiro al palo, un tiro a la escuadra salvado por Allison y un centro que se paseó por delante de la línea de gol. Todas a cargo del “pecho frío” a quien volvieron a congelar sus eternos “amigos”: el sobrevalorado Kun, siempre ausente en los partidos importantes y un ex jugador de fútbol, convertido hoy en turista accidental en Brasil. Dicen que en sus tiempos de jugador, lo apodaban el Fideo.

De haber vuelto a convocar a Higuaín, Scaloni podría haber hecho un remake de la escena del camarote de Los Hermanos Marx. Volcada Argentina en ataque, el equipo de camiseta amarilla pudo sentenciar a través de Chutinho que, sin embargo, hizo lo que mejor se le da: chutinhear. Sí aprovechó su tercera ocasión nuevamente Gabriel Jesús que, en un contraataque, volvió a sacar las vergüenzas a Otamendi y cedió el balón a Firminho que firmó el 2-0 que metía al Getafe sudamericano vestido de amarillo en su primera final en 12 años.

Una vida de extremo a extremo: de los secarrales de Castilla a la húmeda yunga tucumana. De Perico Alonso a Messi. De la ingeniería al cine. De la A de Argentina a la Z de Zambia.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Copa América

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies