¡Síguenos!
George Dixon

Boxeo

Hoy hace 129 años: la primera vez que un boxeador negro ganó un título

George Dixon es recordado como uno de los mejores boxeadores gallo y pluma de la historia, aunque por encima de todo… como un pionero.

La lápida de George Dixon se encuentra en el cementerio de Mount Hope. Entre los barrios de Roslindale y Mattapan, en el sur de Boston, descansa el primer campeón de tez negra de la historia del boxeo. Algunas, bastantes, de las paginas más celebres del pugilismo se han escrito con tinta oscura. La mayoría de estos boxeadores que levantaron los pabellones estadounidenses a lo largo del siglo XX son hoy recordados más allá de sus golpes y campeonatos. Trascienden del propio deporte. Se han convertido en símbolos de la sociedad. Hoy se cumplen 129 años de la victoria de Dixon sobre Wallace… la primera vez que un púgil negro se colgó un título.

El 27 de junio de 1890, en un combate celebrado en la capital inglesa, George Dixon, conocido popularmente como Little Chocolate, se impuso por abandono sobre el británico Nunc Wallace. Estaba en juego el campeonato mundial del peso gallo. La pelea era a treinta asaltos y Wallace arrojó la toalla en el 18. Ambos boxeadores combatieron con guantes de cuatro onzas. La victoria fue histórica porque nunca antes había habido un campeón negro en el deporte de las cuatro cuerdas. Dixon sentó un precedente. Alejado de los focos que unas décadas después iluminarían a los Joe Louis, Sugar Ray Robinson o Muhammad Ali, fue el primero en mostrar el camino. Sin embargo, la historia parece no haber reconocido lo suficiente a Little Chocolate.

Tal vez vio la luz demasiado pronto. George Dixon nació el 29 de julio de 1870 en Africville, una pequeña población canadiense ubicada en la costa sur de Nueva Escocia. Su estatura escasa, apenas 1,60 metros, no impidió que desde bien niño se subiera a los cuadriláteros. Dixon pasó a la historia cuando se convirtió en el primer campeón negro de la historia del boxeo… a pesar de que dos años antes logró un hito incluso mayor. El 10 de mayo de 1888 derrotó al estadounidense Tommy ‘Spider’ Kelly para ganar el título mundial del peso gallo. Para su desgracia, el campeonato no tenía carácter oficial. Lo realmente extraordinario, más allá de la victoria, es que en aquel momento todavía era menor de edad.

El mismo año de su triunfo sobre Wallace, Dixon renunció al titulo, previa defensa exitosa, para comenzar a pelear como peso pluma. La subida de kilogramos no afectó a su rendimiento encima del cuadrilátero. En 1891 ganó su primer título en esta categoría tras derrotar a Carl McCarthy. Desde ese año y hasta 1897, nadie pudo arrebatarle el campeonato a Little Chocolate. El primero en conseguirlo fue el californiano Solly Smith. Un año después de aquella derrota, volvió a hincar la rodilla. En esa ocasión en Nueva York, ante el británico Ben Jordan. La falta de victorias no minó el espíritu del boxeador canadiense. El 11 de noviembre de 1898, el año en el que España perdió las colonias de Cuba y Puerto Rico, recuperó el título mundial de peso pluma. El damnificado fue Dave Sullivan. 

El cambio de siglo le sentó mal a Dixon. De nuevo, dejó escapar el campeonato. Y ya nada volvió a ser como antes. El púgil se desplazó primero a Boston y después a Nueva York. El seis de enero de 1908, con sólo 37 años de edad, falleció. Estaba ahogado en la miseria. Para pagar sus deudas hospitalarias se llegó a organizar un torneo benéfico de boxeo. No se sabe a ciencia cierta el número de veces que se subió al ring a lo largo de su carrera de veinte años. La cifra contabilizada es de 158 peleas, aunque algunos historiadores sostienen que fueron más de 700. En 1956, fue introducido por la revista The Ring en el Salón de la Fama del boxeo.

Un año antes de aquella prestigiosa distinción, Archie Moore y Rocky Marciano protagonizaron uno de los grandes combates del siglo pasado. La huella de Joe Louis todavía seguía muy fresca en los pabellones estadounidenses. Cassius Clay aún no era Muhammad Ali, pero ya dejaba entrever en los campeonatos adolescentes que gozaba de un talento sobrehumano. Era la época de Sugar Ray Robinson. Antes de todos estos nombres legendarios, y de todos los que les siguieron, estuvo Little Chocolate. George Dixon es recordado como uno de los mejores boxeadores gallo y pluma de la historia, aunque por encima de todo… como un pionero.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Boxeo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies