¡Síguenos!
Lemar celebra su gol ante el Getafe. Ivan Abanades Medina / Cordon Press

Atlético

Victoria con malos hábitos

Balsámica victoria del Atlético frente al Getafe (0-2) que no puede maquillar un mal que ya parece endémico: el paso atrás tras verse con ventaja.

El Atlético ganó, sí. Se sumaron tres puntos importantísimos, sumidos como estaban los rojiblancos en una depresión en la Liga que les ha alejado de los puestos de cabeza a las primeras de cambio. Los tres puntos y la victoria harán que la corbata apriete menos en el cuello y que la ansiedad se disipe, pero no podrán tapar los malos hábitos con los que se han conseguido.

Empecemos desde el inicio. El partido estaba siendo rápido y el Atlético tenía la posesión, pero no la materializaba en peligro. Tampoco lo creaba el Getafe, que esperaba la sucesión de acontecimientos demasiado pendiente de lo que hacía su rival. Todo cambió con el gol. Diego Costa se desesperaba (y peleaba) en la línea de tres cuartos por no tener compañero a quien pasarle el balón. En esas apareció Griezmann, que se la dio de primeras a su compatriota Lemar. El francés disparó un fortísimo tiro lejano a puerta, que rebotó primero en el larguero y después en la espalda de Soria para acabar traspasando la línea de gol. Mala fortuna para el meta de Getafe y buena para Lemar, que fue titular tras su suplencia en Mónaco. A veces el truco es sencillo. Consiste simplemente en que jueguen los mejores.

Y tras el gol, los malos hábitos. El paso para atrás que el Atlético se empeña a dar siempre que va por delante del marcador. Balón para el Getafe, cero riesgos y a aguantar lo que queda, da igual que sean 5, 30 o 60 minutos. El Getafe se agrandó por dejación de funciones del rival y las combinaciones Jorge Molina-Ángel se sucedían en el área de Oblak. Y así, jugando con fuego, se marchó el Atleti al descanso.

La situación no sorprende y ningún aficionado rojiblanco pensó que la segunda parte sería diferente… Y no lo fue. Pero claro, la calidad a veces desborda la lógica y este Atlético tiene calidad individual para exhibir. El segundo gol de colchonero fue una sucesión de perfectas combinaciones que Lucas inició desde su propio área y que llegaron hasta el pico de la rival, donde se juntaron Griezmann, Koke y Lemar.  El excelente pase del segundo al tercero fue la guinda de la jugada que acabó, esta vez sí, con gol de Lemar. Calidad llama a gol.

El Getafe reaccionó con valentía con una doble ocasión Angel/Antunes a los dos minutos, pero la expulsión de Alejo en el 68′ terminó de decantar el partido. Si el Atleti ya había sesteado durante 30 minutos en la primera mitad después del segundo gol se dejó ir, menos exigido por un rival con uno menos y con mayor ventaja en el marcador.

El Atlético encadena dos victorias, necesarias tanto anímicamente como en lo futbolístico. En Liga el tren de cabeza ya no se ve tan lejos y en la Champions ganar en el debut encarrila la fase de grupos. Pero mal haría este Atleti conformándose con eso, insistiendo en el paso atrás cuando se ve con ventaja, no arriesgando y no yendo a rematar los partidos. El Atleti ganó, sí. Pero los malos hábitos persisten.

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Regreso al futuro | Opinión | A la Contra

  2. PaoloFutre

    25/09/2018 at 12:19

    Da gusto leer tus crónicas del Atleti. Las del As son infumables.

Leave a Reply

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies