¡Síguenos!

Atletismo

España sonríe en Glasgow

Álvaro de Arriba y Jorge Ureña se colgaron el oro, el relevo 4×400 la plata y Jesús Gómez el bronce en una apoteósica jornada final del Europeo. Orlando Ortega, cuarto, fue la única decepción.

El atletismo español vive el momento más emocionante que un servidor recuerda. Es algo que trasciende a los resultados y que va más allá. Todos los deportistas muestran una sonrisa casi inquebrantable, dan el 200% en la pista, se vacían de cuerpo y alma y, a veces, hasta ganan, que es lo de menos. El domingo fue histórico para el verdadero deporte rey, con actuaciones portentosas como las de Álvaro de Arriba y Jorge Ureña, con carreras que nos dejaron sin aliento como el relevo 4×400 o con sinsabores como ese cuarto puesto de Orlando Ortega, que nos dejó una preocupante declaración en zona mixta. “Estoy frustrado, no sé si seguiré en el atletismo”. Esperemos que sea un calentón y que con un sueño reparador olvide esa temeridad.

Con el regusto del vuelo de Ana Peleteiro por la mañana, la jornada vespertina, última sesión en Glasgow, arrancó con el cuarto puesto de Ortega, una decepción que nos puso los pies en el suelo. El vallista se mostró intratable en series y semifinales, pero la complejidad de las vallas es esta, nunca sabes dónde esconden las trampas. Tras un invierno inmaculado, la peor carrera llegó en el peor momento. Estas cosas no se eligen, nadie quiere encajar un gol en el 94, nadie quiere fallar un tiro sobre la bocina o estrellar contra la red un remate, pero esto deporte.

 


Álvaro de Arriba, intratable


A partir de ahí, las medallas cayeron con una velocidad vertiginosa. La exhibición de Álvaro de Arriba en el 800 fue portentosa, demostrando que es un atleta de talla mundial y que mira a los mejores del mundo a los ojos. Ganó con la autoridad de las leyendas, controlando en todo momento, atacando cuando lo creyó oportuno y sin la necesidad de mirar atrás. Ya tiene el oro que añoraba y que prometía en la previa. También en dorado vio el domingo Jorge Ureña, un decatleta convertido en heptatleta en la pista cubierta.

Sin el dichoso lanzamiento de disco que tantos sinsabores le ha costado, el de Onil se regaló la mejor competición de su vida, superó los baches que Glasgow le fue poniendo por el camino y acabó torturando a todos sus rivales. Incluso se permitió el lujo de ganar los 1.000 metros, última prueba de la competición y que lo convirtió en el primer español que logra la medalla de oro en esta especialidad tan complicada y tan particular.

 


Un relevo de presente y futuro


Y si la palabra solvencia fue el adjetivo apropiado para los oros, emoción, tensión e ilusión son las palabras que definen la plata del relevo 4×400. Óscar Husillos, Manuel Guijarro, Lucas Bua y Bernat Erta nos obligaron a contener el aliento durante algo más de tres minutos y todos intentamos ayudar a este último para que rebasara a Kevin Borlee en la última recta. No fue posible y el equipo se bañó en plata, pero con ausencias, deportistas tocados y la excelencia de la familia Borlee; el resultado es extraordinario. Además, fue acompañado de récord de España (3:06.32), supuso la segunda presea de Husillos en Glasgow y Erta sale convertido en el medallista masculino más joven de la historia de España en grandes campeonatos.

La sexta medalla del equipo la logró el valiente Jesús Gómez, que se atrevió a desafiar a todos sus rivales, incluidos el polaco Marcin Lewandowski —oro—y el joven y estrella mundial Jakob Ingebritsen —plata—. El español mandó en la carrera, se pegó a la estela de los dos aspirantes y cuando miró atrás para defender su bronce no había rivales. Exhultante y feliz, su cara es la del renacido mediofondo español que, plagado de imberbes, ya no teme a nadie.

España sale de la capital escocesa convertida en potencia Europea, tercera del medallero, solamente por detrás de Polonia y Gran Bretaña, con jóvenes talentos llenando de esperanza las ilusiones de los aficionados, con la confirmación de atletas como Ana Peleteiro, Álvaro de Arriba u Óscar Husillos y con la sensación de estar viviendo una edad de oro que transmite, que llena y que apasiona a todo aquel que se pone delante del sofá a disfrutar de este maravilloso deporte.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atletismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies