¡Síguenos!

Atletismo

Gómez y García: háganme caso

Jesús Gómez y Mariano García, con esos dos apellidos que forman parte de nuestro libro de historia y que ya no se estilan en el deporte de élite, corren hoy en el Europeo de Glasgow las finales de 1.500 (21:01 h.) y 800 metros (19:17). Más mérito, imposible, ya lo verán.

Seguramente que en su comunidad de vecinos o en su trabajo haya alguien que se apellide como ellos dos: Gómez o García. Y el caso es que son apellidos que ya no se estilan en el deporte de élite cosido a tatuajes, a cortes de pelo y a fotografías que son como agencias de publicidad. Sin embargo, todavía hay excepciones. Todavía aparece gente como ellos: Jesús Gómez y Mariano García, que nos transportan a aquellos años en los que no existía  esa  diferencia tan  abismal entre nosotros y los ídolos. Son hijos de agricultores los dos. Uno viene de Burgos Jesús. El otro, Mariano, de un pueblo de Murcia: Cuevas de Reyllon. Jesús tiene 27 años y hasta hace tres no tenía ni idea de lo que era el atletismo. Qué cosas: los milagros existen, la vida es un milagro a punto de estallar. Nunca se sabe donde está lo más grande como Mariano, con 21 años y esa cara tan tierna, tan inocente. Y no sería malo. Le quedan muchos años pero para empezar su historia es digna del cine, como si fuese ‘Cinema Paradiso’, todo en un pueblo muy chiquitito, todo sin el más mínimo medio y todo con un entrenador (la Real Orden del Mérito) que trabaja de panadero. No encuentra otro trabajo mejor o más estable.

Y, sin embargo, Mariano acaba de hacerse finalista en el Europeo de Glasgow de pista cubierta. Y es difícil. Muy dificil por más medios que se le ponga. Y, sin embargo, Mariano correrá la final de 800 esta tarde como Jesús Gómez lo hará en la de 1.500. Quién lo iba a decir: Gómez y García. Hasta hace nada dos rotundos desconocidos, apellidados como miles de españoles. Jesús trabajaba en el campo, el cereal de secano, en un.pueblo de Burgos. Qué frío. Mariano había empezado a estudiar un grado superior de formación profesional en un instituto de Fuente Álamo. Pero, de repente, ha llegado este invierno que  ha sido como el imperio del sol naciente, imposible de pronosticar como esos tipos a los que les toca la lotería. Y ha sido en nuestras raíces más innatas con dos apellidos, esos dos apellidos, Gómez y García, que forman parte del libro de historia de este país. El hecho de que ahora sea tan difícil encontrar a un deportista de élite al que reconozcamos como Gómez o García no quiere decir que no los hubiera. Tampoco que no pueda haberlos como demuestran ellos dos: Jesús Gómez y Mariano García.

No sé si a ustedes les gusta el atletismo. Ni siquiera si ubican realmente una carrera en pista cubierta de 800 o de 1.500 metros. Hay que reconocer que yo no soy neutral porque amo a este deporte desde la infancia. Quizás desde aquel podio en el 1.500 de Los Ángeles 84 (Coe, Cram, Abascal) o quizás desde la primera vez que vi correr a Said Aouita. No sé yo, pero quizás por eso me gusta tanto ilusionarme con el atletismo. Y, si tienen un rato esta tarde, les aconsejo que me hagan caso. No les llevará tanto tiempo. La carrera de 800 metros, a las 19,57 horas, de García (Mariano) no durará más de 1m 50 seg. El 1.500 de Gómez (Jesús) será a las 21,01 y no se irá más allá de los 3m45seg.

No sé si serán los últimos o los primeros. Pero el hecho de estar allí, descosiendo los motivos, recuperando las credenciales del deporte del pasado y de los apellidos del pasado, ya es algo motivador. Gómez y García, señores. Como el delegado de nuestra clase en los tiempos del colegio. Como ese compañero que siempre llega diez minutos tarde al trabajo o como usted mismo, que también se puede apellidar Gómez o García. Apellidos en los que aún se pueden descubrir grandes diferencias. Incluso en el deporte de élite que no tiene que estar unido siempre a las grandes cifras. Ellos dos, Jesús y Mariano, desafían a los mejores de Europa en el deporte más viejo del mundo y, si no me equivoco, no llegan aún a los 1.000€. Qué vida ésta. Como le decía Alfredo a Toto en ‘Cinema Paradiso’:

-No me preguntes que significa, no lo sé. Si logras descifrarlo, me lo dices…

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atletismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies