¡Síguenos!
Gordon Banks, en 1961. Foto: Cordon Press

Fútbol

Fallece el portero “tan seguro como los bancos de Inglaterra”

Gordon Banks, campeón del Mundo con Inglaterra en 1966 y autor de la parada del siglo, muere a los 81 años.

Gordon Banks, el portero de la Inglaterra campeona del mundo en 1966 y autor de la parada del siglo, ha fallecido a los 81 años víctima de un cáncer de riñón. “Con gran tristeza anunciamos que Gordon falleció en paz de la noche a la mañana… Estamos devastados por perderlo, pero tenemos muchos recuerdos felices y no podríamos haber estado más orgullosos de él”, dijo la familia. Banks es considerado el mejor portero inglés de todos los tiempos y uno de los mejores de la historia del fútbol.


Nacido en Sheffield el 30 de diciembre de 1937, comenzó su carrera deportiva en el humilde Chesterfield, en 1955. Un tiempo antes, cuando cumplió los 14 años, su padre lo sacó del colegio y lo envió a recoger escombros a la mina de Sheffield porque la familia necesitaba dinero. En 1959, una vez cumplido el servicio militar, se enroló en las filas del Leicester, donde jugó más de 350 partidos en los que salvó a los foxes en varias ocasiones del descenso. Para su desgracia, perdió tres finales y solo ganó una Copa de la Liga. Su siguiente equipo fue el Stoke City, por el que fichó en 1967. Con los potters, donde es leyenda, Banks ganó el primer título en la historia del club. Fue la Copa de la Liga de 1972. El portero inglés sufrió ese año un accidente de tráfico que le hizo perder la visión del ojo derecho. A pesar de dicha secuela, se recuperó después de varios años de rehabilitación y colgó las botas en el fútbol irlandés en 1978, después de una experiencia insatisfactoria en Estados Unidos. En 1970, fue galardonado por la reina Isabel II con la Orden del Imperio Británico.

Más que por sus experiencias en Leicester o Stoke, Banks es recordado por sus intervenciones con la Selección inglesa en los Mundiales de 1966 y 1970. En 1966, Inglaterra cosió a su camiseta la primera y hasta la fecha única estrella de su historia. Aquella Copa del Mundo se celebró en suelo inglés y Banks fue el guardameta titular del país anfitrión. Disputó los siete encuentros y solamente encajó tres goles (uno de ellos de penalti). En la final de Wembley, falló en el tanto inicial de la Alemania Federal, pero completó una prórroga sensacional. De Banks, que compartió equipo con Bobby Moore o Jack Charlton, llegó a decirse que era “tan seguro como los bancos de Inglaterra”. Durante aquella época, compitió guante con guante con Lev Yashin, el único guardameta ganador de un Balón de Oro.

El Mundial de México de 1970 también fue histórico para el portero inglés pese a que Inglaterra cayó eliminada en los cuartos de final ante Alemania Federal. Ese partido, que supuso la venganza de los germanos, no lo jugó Banks por culpa de una cerveza. Unos días antes del cruce, los jugadores ingleses aprovecharon su día libre para ir a tomar algo cuando varios notaron que su portero titular comenzaba a sentirse indispuesto. La expedición de Inglaterra partió a México con un cargamento de agua y comida para evitar las intoxicaciones típicas en los turistas. Ninguno tuvo en cuenta las cervezas. “No sé si esa botella fue abierta en mi presencia o no, solo sé que a la media hora me empecé a encontrar muy mal… El problema era que me ponía indispuesto tan a menudo que no pude descansar nada”, contó Banks.

La baja de Banks fue letal para los ánimos de una selección que llegaba con el cartel de favorita por su éxito en el anterior Mundial. El guardameta de Sheffield sí pudo disputar el encuentro de la fase de grupos entre la Inglaterra campeona del mundo y la Brasil de Pelé. En un momento del encuentro, el astro brasileño remató de cabeza picado contra la portería de Banks, que se adaptó al bote y despejó la pelota con un escorzo imposible. Los aficionados en las gradas de Guadalajara cantaron el gol antes de tiempo. Ni el más optimista de los ingleses vio esa pelota fuera. “He marcado más de mil goles, pero siempre recuerdo aquel que no anoté en 1970”, confesó Pelé. Gordon Banks acababa de “realizar la parada del siglo”. La mejor en la historia de los Mundiales. En las inmediaciones del Britannia Stadium, el estadio del Stoke, hay una estatua de aquel legendario portero que hoy ha fallecido. Fue inaugurada por Pelé.


 


1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: 28 de abril: una fecha con antecedentes deportivos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies