¡Síguenos!
Rins, en el GP de Gran Bretaña. GIGI SOLDANO / DPPI Media / Cordon Press

MotoGP

Un Rins espectacular bate a Márquez en la línea de meta

La carrera de hoy pasará a la historia del motociclismo como el día en que Rins consiguió engañar a Marc Márquez en la última curva para arrebatarle la victoria.

Parece que el reasfaltado del histórico Silverstone ha solucionado los problemas que sufría el trazado inglés la pasada campaña y hemos podido volver a disfrutar de un grandísimo fin de semana de motociclismo en las Islas Británicas. El año pasado tuvimos que ver como se suspendían las carreras ante el nulo drenaje del asfalto del que antaño fuera un aeródromo de la Segunda Guerra Mundial desde el que despegaban bombarderos para atacar posiciones nazis en la Europa Continental.

Marc Márquez se marchará de Silverstone más líder todavía gracias a la caída de su principal rival para el título, Andrea Dovizioso, en el día en que Alex Rins consiguió batirlo cuerpo a cuerpo en la última curva. Las malas noticias para Dovizioso llegaron en la primera curva. Quartararo, que marchaba justo delante del de Ducati, hizo un highside, el italiano no pudo esquivar la moto del francés y sufrió una durísima caída que acabó con el piloto saliendo en camilla y su moto ardiendo. Ni la mejor descripción del accidente puede asemejarse a la impresión de haberlo visto en directo. La violencia con la que Quartararo y Dovizioso salieron volando e impactaron contra el asfalto fue brutal. Por suerte la vida de los pilotos no corre peligro.

El equipo de Márquez, que partía desde la pole y rodaba primero, se apresuró a avisarle de que Dovizioso estaba fuera de carrera, presumiblemente con la intención de pedirle a su piloto que no corriese más riesgos de los necesarios. Con Dovizioso haciendo un cero todo lo que fuese sumar significaba aumentar la distancia ante su inmediato perseguidor. Hasta ahí parece un razonamiento aplastantemente lógico. El caso es que si Marc Márquez se caracterizase por tirar más de raciocinio que de corazón cuando está encima de la moto no sería Marc Márquez. El de Cervera tiró desde el principio como a él le gusta y aunque esta vez un imperial Rins le quitó la primera plaza, Marc lo peleó hasta el final como si se estuviese jugando un Mundial. Nadie le podrá achacar nunca el conformarse con la segunda plaza, a pesar de las consecuencias.

Luego está lo de Rins, que fue de otro mundo. Las dos últimas vueltas recuerdan a aquella lejana época en la que se corría con motos de 500cc. El cuerpo a cuerpo fue sencillamente espectacular. Durante toda la carrera Rins marchó a rueda de Márquez salvo un momento con la mitad de las vueltas dadas en el que el del Honda Repsol HRC quiso dejar pasar al de Suzuki para ver si tenía algo más de ritmo que él. Resultó que Rins no lo tenía (o no se lo quiso enseñar) y en cuestión de tres curvas volvió dejar liderar a Marc. El resto de vueltas transcurrieron así: con Márquez primero, Rins segundo pegado a Marc y Viñales tercero en tierra de nadie, lejos de los dos primeros y del cuarto, que era Valentino Rossi. Lo emocionante llegó a falta de dos giros para la conclusión de la carrera: Rins adelantó a Márquez frenando y el de Cervera le devolvió el adelantamiento pocas curvas después. Rins no se quería conformar con la segunda plaza y en la última curva de la penúltima vuelta intentó un adelantamiento por fuera que no se llegó a materializar por la falta de motor de la Suzuki con respecto a la Honda. Con esa tesitura llegó la misma curva en la última vuelta y Márquez se abrió un poco para evitar que Rins lo volviese a intentar por fuera, el barcelonés vio entonces el hueco por dentro y lo aprovechó para cruzar la línea de meta trece milésimas de segundo antes que Márquez. Una delicia de final para los espectadores.

Por su parte, Jorge Lorenzo sí que pudo finalmente acabar la carrera y, al contrario de lo que pronosticaba el propio piloto, no acabó último y consiguió una meritoria decimocuarta posición que le hizo entrar en los puntos. Era la primera carrera para Lorenzo después del accidente en Assen en el que se aplastó dos vértebras. No está siendo la mejor temporada para Lorenzo, que nunca ha llegado a encontrar sintonía con la Honda, lo cual no quita la gesta que significa correr después de no estar recuperado de la lesión al cien por cien.

La carrera de la categoría pequeña se saldó con la victoria de un grandísimo Marcos Ramírez en la misma semana en que anunciaba su salto a Moto2 la próxima temporada, con Arbolino segundo y Dalla Porta tercero. El de Conil rodó discretamente en el grupo de cabeza durante toda la prueba hasta que falta de tres vueltas se metió en una pelea con Arbolino y Dalla Porta de la que salió victorioso. La carrera no fue diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en Moto3: tras la salida se hizo un grupo de ocho pilotos que rodaron juntos hasta el final. Al mando del grupo de cabeza estaba el líder del Mundial, Lorenzo Dalla Porta, que llegaba a Silvertone un punto por encima de Arón Canet en la general. El italiano fue el que demostró tener más ritmo de carrera a lo largo de todo el fin de semana y quiso hacerlo patente desde que se apagó el semáforo. Dalla Porta rodaba con comodidad y únicamente era molestado por su compatriota Arbolino. La sorpresa llegó cuando tan solo se habían completado cuatro giros: Canet, que salía bastante atrás (12), se fue al suelo en un lance de carrera con Albert Arenas. Arenas rodaba decimocuarto y se metió por dentro para adelantar a Canet cuando perdió el tren delantero y se llevó por delante al valenciano.

A pesar de la caída, para Canet no estaba todo dicho. En un alarde de pundonor el joven piloto levantó la moto y volvió a la pista. Las predicciones no eran buenas. Canet volvía a pista en último lugar (31) y su mayor rival para el campeonato marchaba en primera posición. La situación era muy complicada: de llegar a Silverstone a un punto de Dalla Porta podía irse con un cero y a veintiséis puntos en la general. Pero esto no entraba en los planes del de Corbera y, como la suerte suele premiar a los valientes, al final consiguió minimizar daños. Canet tiró como una bestia y consiguió acabar la carrera en la misma posición en la que marchaba cuando Arenas lo tiró, decimotercero, lo que le hizo sumar tres puntos y seguir siendo el único piloto de la categoría que ha puntuado en todos los grandes premios de esta temporada. A minimizar daños también ayudaron Marcos Ramírez y Arbolino, que relegaron a Dalla Porta a la tercera posición y solo ha conseguido aumentar la distancia con Canet en trece puntos, lo que lo sitúa a catorce de distancia del valenciano.

En la última carrera del Gran Premio, que en el caso de Silverston fue la de Moto2, Alex Márquez no pudo defender su pole al caerse a falta de doce vueltas cuando iba liderando. Márquez salió bien y mantuvo el liderato ante las acometidas de un Jorge Navarro que cada vez se hace más fuerte en la categoría. Ambos pilotos llegaron a abrir un hueco dejando atrás a Binder , Gardner y Augusto Fernández. Con esos tres pilotos peleándose por la tercera plaza del podio Márquez siguió liderando con Navarro hasta que en la curva 16 perdió la rueda de delantera y se fue al suelo. Navarro se quedó como líder en solitario hasta que Binder y Augusto empezaron a recortarle tiempo. A falta de ocho giros para el final, se formó un grupo de tres en cabeza con Navarro, Binder y Augusto Fernández.

Las últimas cinco vueltas fueron una lucha cuerpo a cuerpo sin cuartel de tres pilotos que estaban en apenas tres décimas. Garden adelantó a Navarro y el español replicó en el siguiente giro. Fue entonces cuando la lucha entre Binder y Augusto por la segunda plaza le dio unos metros de respiro a Navarro. Los adelantamientos entre el sudafricano y el español eran constantes hasta que a dos giros de la meta Binder se coló y perdió tercer puesto en favor de Gardner, al mismo tiempo que se esfumaba su candidatura a ganar la carrera. Las dos últimas vueltas fueron un duelo entre Navarro y Fernández que finalmente se llevó augusto con un gran interior en la última vuelta.

Las buenas noticias para Alex Márquez es que su principal rival por el campeonato Thomas Luthi ha quedado octavo y no ha conseguido restarle muchos puntos al pequeño de los Márquez, que sigue líder de Moto2.

Vigués afincado en Madrid. Aficionado a los golpes en la cabeza y, por ende, también al motociclismo y al boxeo. Su primera bicicleta tenía motor y desde ahí ha ido in crescendo. El día que descubrió que no iba a ser ni el próximo Kevin Schwantz ni el próximo Muhammad Ali decidió dedicarse al periodismo. En sus ratos libres le gusta complicarse la vida y leer sobre filosofía y la Guerra Civil, probablemente a causa de algún traumatismo craneoencefálico.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en MotoGP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies