¡Síguenos!
Sergio Llull fue el máximo anotador del encuentro. / Foto: ZUMAPRESS.com/Cordon Press

Euroliga

Un buen último cuarto le basta al Madrid para vencer al Gran Canaria

El triunfo blanco (67-75), sumado a la derrota del Fenerbahçe ante el Khimki, acerca al vigente campeón al primer lugar de la tabla de Euroliga

El Real Madrid se impuso al Herbalife Gran Canaria en tierras canarias (67-75), gracias a un gran último cuarto que opacó el buen trabajo que hasta entonces había realizado el equipo de Víctor García. El triunfo blanco, sumado a la derrota del Fenerbahçe ante el Khimki, acerca al vigente campeón al primer lugar de la tabla de Euroliga. Los canarios, por su parte, desaprovecharon una buena oportunidad para acercarse a los puestos que dan acceso al playoff.

Los tres primeros cuartos se jugaron en un terreno pantanoso y defensivo, en el cual el combinado insular se veía más capaz de hacer frente a su rival. Pero no mostró el colmillo y el temple suficiente para tumbar a un equipo que siempre tiene una marcha y una vida extra. Los pupilos de Laso mantuvieron la dinámica defensiva del choque en el último cuarto, pero su mayor acierto y la incapacidad de los locales para anotar desde fuera (5/22 en triples) acabaron por decantar la balanza a su favor.

El conjunto madridista arrancó con un parcial de 0-5, después del cual se olvidó de atacar por un largo tiempo. El Madrid cometió seis pérdidas consecutivas, que no fueron compensadas con el esfuerzo necesario en la parcela defensiva. Aprovechando la apatía de su rival en las transiciones y el rebote defensivo, el equipo canario logró tomar el mando del partido. Seis puntos de Sergio Llull lideraron una reacción tan poco llamativa como efectiva de los madrileños, que cerraron el primer cuarto por delante (15-16).

El duelo siguió disputándose en unos términos más favorables al equipo local, es decir, a un puntaje bajo y con un ritmo lento. A raíz de este contexto propicio, los canarios fueron aumentando su acierto ofensivo, el cual comenzó a florecer después de que Eriksson estrenara la estadística de triples anotados (0-8 hasta entonces). El veteranísimo Albert Oliver, con diez puntos al descanso, se encargó de liderar la anotación de los amarillos. Los pupilos de Laso se quedaron en solo 27 puntos en dos cuartos, pero la desventaja que debían afrontar tras el descanso fue menor de lo que reflejaron las sensaciones sobre el parquet (27-34).

Los locales logaron rápidamente alcanzar la barrera de los diez puntos de ventaja, una diferencia considerable para un partido de pocos tantos. El Madrid logró, poco a poco, hacer carburar su ofensiva. En el tercer cuarto los blancos anotaron 25 puntos (dos menos que en la primera parte) y cometieron solo una pérdida (12 al descanso). El conjunto canario fue capaz de jugar con su ventaja, anotando canastas importantes cuando su rival más apretaba, lo que le sirvió para afrontar el último cuarto con cuatro puntos de diferencia (56-52).

Tras unos minutos de tanteo, los blancos circularon a la perfección el balón hasta recuperar el mando del partido. Después, ante el escaso acierto de ambos conjuntos, cada balón dividido y rebote se convirtió en una guerra. Ocho puntos consecutivos de Rudy, seis de ellos desde la línea de 6’75, condenaron al Granca. El exterior balear volvió a ser, un día más, el desatascador del equipo madridista. Al final, los canarios pagaron caro su falta de inspiración en el último cuarto, reflejada en los únicamente 11 puntos que anotaron en ese periodo.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Euroliga

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies