Green Bay Packers: el verdadero equipo del pueblo | NFL | A la Contra
¡Síguenos!
Packers
Aaron Rodgers, quarterback y alma de los Green Bay Packers. / Montaje: deviantart.com

NFL

Green Bay Packers: el verdadero equipo del pueblo

Es el único equipo de las grandes ligas americanas que no pertenece a un dueño multimillonario: su modelo de gestión es una de sus virtudes a la hora de competir todas las temporadas

Wisconsin es un pequeño estado de Estados Unidos, situado entre Minnesota y Michigan, con Illinois debajo. Al norte del estado encontramos la ciudad de Green Bay, la más antigua del estado y la tercera más poblada después de Madison, su capital, y Milwaukee, su ciudad más importante.

Green Bay tiene algo más de 100.000 habitantes y cuenta con los Green Bay Packers, el equipo más antiguo de la NFL. Además, tiene el honor de ser el más laureado del fútbol americano con once campeonatos y 4 Superbowls (1967, 1968, 1997 y 2011). Su estadio, el Lambeau Field, cuenta con capacidad para 81.435 espectadores y, a día de hoy, hay una lista de espera de 30 años para poder ser abonado. Los aficionados de los Packers lo llenan siempre, algo que se puede considerar un hito dado que el 80% de los habitantes de la ciudad acuden al estadio cada día de partido. Las calles de la localidad se quedan vacías.

Curly Lambeau, que da nombre al estadio, fue fundador, jugador y entrenador del equipo del estado quesero. En su faceta de fundador, solicitó fondos a una empresa de la ciudad llamada “Indian Packing Company”, que aportó 500 dólares (de 1919) que se emplearon en los uniformes del equipo. Gracias a esta aportación, los Green Bay le pusieron “Packers” de apellido al club.

Cuando hablamos de franquicias de NFL, NBA, NHL o MLB, pensamos en multimillonarios como Robert Kraft, que posee los New England Patriots y se estima que aportaría a su patrimonio, en caso de venderlo, 5.200 millones de dólares, o como Arthur Blank, con sus Atlanta Falcons y los 3.300 millones que generaría con su franquicia en una hipotética venta. Pero la realidad de Green Bay es diferente. El equipo de Wisconsin es el único club de cualquiera de las ligas americanas que no tiene un dueño: pertenece únicamente a sus aficionados.

360.000 socios (repartidos entre Estados Unidos y Canadá) son los actuales dueños de la entidad deportiva de Wisconsin. De sus dirigentes, solo obtiene remuneración el presidente, quien es elegido por los accionistas mayoritarios. El resto de los que poseen acciones no recibe nada a cambio. Ser copropietario con una acción o 200.000 (máximo permitido que corresponde al 4%) no te da ningún privilegio. Ni entradas, ni beneficios, ni puedes venderlas: lo único que te aporta es el orgullo de formar parte del equipo empaquetador.

Se trata de una organización sin ánimo de lucro que destina todos sus beneficios a hacer un equipo más competitivo y el dinero restante a obras sociales. Educación, derechos civiles o beneficencia son las acciones de ayuda más repetidas por este club. Durante sus primeros años de historia, el dinero que sobraba se donaba a los veteranos de guerra, pero con el tiempo se decidió apostar por los citados pilares de la sociedad. Debido a este modelo de gestión, Green Bay Packers es el único club de la liga que está obligado a hacer públicos sus libros de cuentas para garantizar el control de la institución.

En 2016, la revista Forbes anunció que los Packers eran el vigesimoquinto club deportivo más rico de los Estados Unidos, con un valor de 391 millones de dólares. Con los beneficios restantes de aquella temporada, el conjunto quesero hizo una remodelación a su estadio para aumentar su capacidad. También desarrolló el TittleTown, un lugar de ocio en Green Bay que aumentará el turismo y la realización de actividades durante todo el año para residentes y visitantes, además de proporcionar un destino de compras y entretenimiento local.

Su máximo rival, a la vez es su ángel salvador. Bears y Packers tienen una de las rivalidades más sonadas de la NFL. Pero, en varias ocasiones, el equipo de Chicago ha salvado al equipo de Wisconsin. En 1956, Green Bay se enfrentaba a una de sus mayores crisis institucionales: necesitaba un nuevo estadio para poder competir en la liga. George Halas, entrenador, jugador y dueño de la franquicia de Chicago, se desplazó a Green Bay para convencer a los socios del club empaquetador y así construir el nuevo estadio. Años más tarde, Halas habló con la directiva de los Packers para que fichasen como entrenador a Vince Lombardi (una de las personas más importantes del fútbol americano, de hecho, da el nombre al famoso trofeo entregado al campeón de la Superbowl). La directiva de los Packers hizo caso a Halas y gracias a esa decisión el equipo de Wisconsin vivió su época más dorada en la NFL (dos Superbowls consecutivas).

En efecto, Green Bay Packers es mucho más que el vigesimoquinto equipo más rico, es el conjunto más laureado, uno de los más competitivos y el que reside en la ciudad más pequeña de toda la NFL. La explicación a tanto éxito se resume en su filosofía: no depender de un multimillonario que piense en su patrimonio. Con esta sencilla fórmula, los Packers consiguen que sus aficionados (y accionistas) se dediquen cada temporada a hacer un equipo más competitivo. No tienen la necesidad de pensar en el márketing o en si prescinden de un jugador, o cuánto dinero van a perder o ganar: tan solo miran por el equipo y lo que necesita la plantilla para pelear por el título.

Otro factor a tener en cuenta es su importante vínculo con los socios, que durante más de medio siglo han llenado todos los domingos el Lambeau Field. Un amor de los bonitos, de los que no tienen fisuras, como si se tratase de una película de Woddy Allen. Es tan fuerte el enlace entre ambos, que la franquicia nunca ha jugado como local ningún partido en Europa o México por respeto a sus dueños: la afición.

Seguramente, aunque no lo sabemos a ciencia cierta, de haber sido una franquicia de un único propietario, la historia hubiese sido diferente. Nunca un equipo habría aguantado en una localidad tan pequeña y seguramente habría sido trasladado a una gran ciudad cuando tuvo su peor etapa económica en la década de los 40. Pero entonces no sería el verdadero equipo del pueblo.

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Regresa Aaron Rodgers (y también los Green Bay Packers) | NFL | A la Contra

  2. Pingback: El anillo de Matthew (y de Clayton) | NFL | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio
Anuncio

Más en NFL

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies