¡Síguenos!
Correa y Griezmann celebran el tercer gol del Atlético.
Correa y Griezmann celebran el tercer gol del Atlético. | CORDÓNPRESS

Liga Santander

Griezmann es un tesoro

El Atlético supera al Celta sin problemas (3-0) con una espectacular actuación del francés. Vitolo y Correa completaron el resultado

Llegados a este punto de la temporada se puede decir que el Atlético de Madrid  ha subido un peldaño, ese escalón que te hace manejarte como un grande y solventar con goleada un partido que no mereció tal resultado. 3-0 en el Metropolitano frente a un Celta desfigurado y desconocido, sí, pero con un Atlético de entreguerras que guarda un tesoro en su filas: Antoine Griezmann, un francés de seda que se empeñó en dejar los tres puntos en casa y se marchó a descansar a los 70 minutos después de una actuación estelar.

Visto lo visto, es una pena lo que sucedió en el Camp Nou y quizá al Atlético le pese el resto de la temporada haber tirado a la basura toda una primera parte. Es fútbol ficción, realmente, pero quién sabe lo que podría estar pasando en el campeonato si aquellos 45 minutos se hubiesen planteado de otra forma. Con el Barcelona lejos y la Europa League a tiro, a Simeone y a sus chicos parecen sobrarles algo estos choques que a partir de ahora se celebrarán entre partido y partido europeo.

Compareció así el Atlético frente al Celta, un poco inane, con lo que parecía falta de ambición y a la espera de que el partido cayese de su lado por inacción celeste. Todo muy rutinario si Simeone no tuviera de su lado a un jugador como Antoine Griezmann, un tesoro al que hay que amarrar a una farola del Metropolitano para que no se vaya nunca.

En medio de la modorra, el francés decidió que había que ganar el partido y hacerlo de forma espectacular. Dicho y hecho. Para que todos supieran quién era el jefe, al filo del descanso agarró un balón dentro del área, sentó a un defensa y se la puso inalcanzable a Rubén en la escuadra. Búscala, pareció decirle al portero celeste.

Sin tiempo para más en la primera parte, no quiso desperdiciar tiempo Griezmann al salir de los vestuarios. Cumplida su obligación como líder del equipo y saciada su hambre de gol, decidió entonces que ya era hora de dar lucimiento a los demás. Primero con un pase de seda al regresado Vitolo para el segundo; después, para el tercero, con una combinación con Correa, espoleado por una suplencia no merecida.

No hubo más que buscar en el Atlético, quizá porque estaba ya todo encontrado. Casi sin querer y agarrado a su tesoro francés se fue el equipo con tres goles y tres puntos, un botín quizá excesivo para lo que fue el encuentro. Cierto que el Celta anda desvalido en tierra de nadir y sin saber si es carne o pescado, pero la actitud de equipo grande del Atlético bien merece un elogio… O tres. La vida rojiblanca pasa ahora por eso, por mucho que Simeone se empeñe en vender concentración máxima en las dos competiciones en las que aún anda enredado. El objetivo es la Europa League y en la Liga estarán a la que salta si el Barcelona permite que algo salte. La ventaja es que todo es más fácil teniendo a Griezmann de tu lado. Que lo esposen en el Metropolitano y no lo dejen salir nunca.

Hizo el viaje del teletipo al html cuando aún se hablaba de periódicos electrónicos. Pasó por El Mundo, abrió Diario de Sevilla, estuvo de visita en Canal Plus y se instaló en Prisacom para que todo el mundo conociera los medios digitales. En los buscadores de El País, Cuatro, Canal Plus y As aún se le encuentra y sigue pensando que lo que sucede conviene.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Liga Santander

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies