¡Síguenos!
Dan Martin, el más perjudicado por las caídas. CORDON PRESS

Tour de Francia

Groenewegen se apunta al club del doblete

El neerlandés ya suma dos victorias, las mismas que Sagan y Gaviria. Dan Martin, el damnificado del día, perdió más de un minuto por una caída.

Oficialmente ha terminado la primera semana del Tour. Es un día para suspirar y para estar aliviado, porque no ha sido la emoción la nota característica de estos primeros días de carrera, donde los corredores han ofrecido menos de lo esperado. Aunque es a posteriori y oportunista, el método de la carrera debería cambiarse a la de ya. Las llegadas masivas son bonitas y apasionantes, pero antes de eso tiene que haber algo que seduzca al espectador y que lo atraiga. Aunque, dicho sea de paso, los corredores también tienen que poner esas gotitas de pasión y ganas de competir que hasta el momento no hemos visto.

 


Triple empate a dos triunfos


Dicho lo cual, el protagonista del día ha sido el neerlandés Dylan Groenewegen, que ha logrado su segundo triunfo consecutivo y se ha unido al selecto club en el que estaban Peter Sagan y Fernando Gaviria. Ayer mandó callar y se reivindicó y este sábado ha demostrado que los que apuntaban su nombre como posible dominador en los sprints, no iban tan desencaminados. Con toda la nómina de velocistas presente, el del Lotto NL Jumbo volvió a ser el mejor con evidente claridad, superando en línea de meta al veterano André Greipel, al joven Gaviria y al omnipresente Peter Sagan.

Pese a que aparentemente fue una jornada plácida, de baño y masaje y final predecible con todo el pelotón, el Tour siempre se guarda una bala para que demos un respingo en el sofá y pongamos las orejas alerta. Cuando el final ya amenazaba, una caída dejó varios damnificados, pero entre todos ellos, el más ilustre fue el de Dan Martin. Si el jueves la moneda le ofreció la cara, hoy se giró y le tocó la cruz. Paró a todo el Emirates y los puso a trabajar, pero aún con todo, se dejó 1:16, una renta que será complicada de levantar en la montaña. Como suele ser habitual en julio por las carreteras francesas, esquivar el infortunio es vital para ganar el Tour de Francia.

 


Domingo, el Infierno del Norte


Y a partir de ahora, la carrera cambia drásticamente. Los velocistas van a tener que dar un paso al lado y llega el momento de los aspirantes a reinar en la Torre Eiffel en dos semanas. El viento y las caídas van a ceder el paso al pavé, primero y a la alta —altísima esta vez— montaña, a partir del martes. Pero es sin duda la etapa de este domingo la que paraliza el corazón de ciclistas, directores y espectadores. Nunca el Tour de Francia hizo una apuesta tan clara por los adoquines como esta vez. Hasta quince tramos de piedras duras y rugosas, carreteras estrechas y un sinfín de obstáculos. Se prevé un día vital en el desarrollo de la carrera.

Todos, sin excepción, han analizado y preparado la etapa, pero nadie sabe qué piensa cada cual. Se espera a un Nibali agresivo y a un Dumoulin a la carga. Y también cabe pensar que Movistar jugará a la defensiva, como Bardet con AG2R. Las dudas recaen en el BMC de Richie Porte y en el Sky de Chris Froome. El cuatro veces campeón del Tour nunca ha destacado por su habilidad, sin embargo, la mayoría de sus compañeros son expertos en estas lides. Las expectativas del día están altísimas y pondría mi mano en el fuego a que alguno de los importantes se va a dejar el Tour 2018 camino de Roubaix, en ese mini Infierno del Norte que viviremos entre el vermout y la final del Mundial de fútbol.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Tour de Francia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies