¡Síguenos!

Opinión

El fracaso de Guardiola que hay que mantener en secreto

La eliminación del City contra el Tottenham señala la asignatura pendiente de un entrenador sacralizado por muchos.

La aproximación a Pep Guardiola hay que hacerla de puntillas y descalzo. Y aun así serás considerado un intruso o un hereje. No hay entrenador más protegido de las críticas, seguramente porque ninguno había gozado antes del favor unánime de la intelligentsia futbolera, hasta el punto de que criticar a Guardiola es casi un acto de villanía, de no querer entender.

Admito que la crítica se confunde muchas veces con la venganza. Hay quienes acechan a Guardiola con el objetivo de cobrarse factura por su barcelonismo o su independentismo, y en sentido contrario hay quienes lo defienden precisamente por eso, por el lazo amarillo o por ser culé. Apartemos a esos dos ejércitos del campo de análisis y centrémonos en el fútbol, a ser posible.

Que Guardiola es uno de los entrenadores más relevantes en lo que va de siglo no hay quien lo ponga en duda. Personalmente lo que discuto es la sacralización de su figura. A mí modo ver, su recientísima eliminación en la Champions es un fracaso que se repite desde que abandonó el Barcelona. El Bayern de Múnich no fichó a Guardiola para cambiar de peinado ni ganar las Bundesligas que ya consigue con el piloto automático, sino para ser campeón de la Champions. Esa era y es la asignatura pendiente del club, igual que lo es para el Manchester City, que antes de la llegada de Guardiola ya había ganado la Premier con Mancini y con Pellegrini. Y con los mismos argumentos sostengo que Mourinho fracasó en el Real Madrid: si se le dieron las llaves del club (y el lanzallamas) no fue para ganar una Liga y una Copa, sino para conquistar la Champions. Y falló.

La respuesta del guardiolismo fue dictada por el propio Pep cuando hace nueve años afirmó que las ligas son más importantes que la Champions, cuestión sobre la que incidió meses atrás al excluir al Real Madrid de los tres mejores equipos de la década (Barcelona, Bayern y Juventus, en su opinión), como si ganar cuatro Champions en cinco años fuera menos relevante que sumar ligas en cadena. Entre sus feligreses nadie se alarmó por su ataque de narcisismo y se convino que la regularidad es la virtud de las virtudes. La justificación fue comprada y entró a formar parte del catecismo.

El hecho cierto es que Guardiola solo ha ganado la Champions con Messi, mérito que comparte con Luis Enrique. Eso es tan verdad como que su Barcelona ha sido el mejor equipo de los últimos treinta años y de ahí viene su prestigio inmaculado. Nada que oponer, esa baza es suya. Guardiola impuso un estilo que se aproximaba a la perfección porque hacía coincidir la belleza con la efectividad, porque señalaba a la pelota como camino de salvación en contra de los apologetas del músculo y la especulación. Insisto en que esa baza le corresponde por completo. Pero no olvidemos tampoco a los jugadores de los que dispuso para pintar el cuadro, ni tampoco sus edades. Y no lo menciono para restarle mérito, sino para ajustarlo. Después de seis años fuera del Barça no ha conseguido replicar ese modelo, solo evocarlo a ratos sueltos.

Guardiola está lejos de ser infalible y la Champions lo pone de manifiesto cada temporada en los últimos seis años. Recordarlo no significa negar su influencia en el juego. Hoy en día, muchos equipos juegan mejor o lo intentan (o se suicidan hermosamente) por contagio directo con lo que fue el Barça de Guardiola. Pero todos ellos se encuentran antes o después con el problema que ataca a Pep por estas fechas: no tienen a Messi, ni a Xavi, ni a Iniesta…

Periodista, ciclista en sueños, cronista de variedades y cinéfilo (sector La La Land). Capitán del equipo para que le dejen jugar. Después de tantos años, sigue pensando que lo contrario del buenismo es el malismo. Fue subdirector del diario AS y colabora con El Transistor de Onda Cero. Ahora se lanza a esta aventura de 'A la Contra' porque cree que hay que hacer cosas. Y esta tiene buena pinta y le apetece mucho.

6 Comments

6 Comments

  1. Francisco Pedrajas Raya

    18/04/2019 at 19:45

    oleeee

  2. Somos

    19/04/2019 at 09:10

    El fracaso de Guardiola pasa por no hacer algo que recuerde, ni por asomo, eso que mancha el césped de ADN y hace pedagogía con el contrario diciendo, esto es fútbol y lo tuyo no.

    Tierra quemada en Munich y, me temo, que lo mismo pasará en el City. Él dice que no ha venido a ganar Champions, otros decimos que tampoco a edificar nada que no se parezca a caprichos de jeques o delirios de petrolero ruso. En boca cerrada no entran moscas… pero entran zascas como roscas.

  3. perdido

    20/04/2019 at 10:45

    En mi opinión Guardiola es un bluff montado encima de Messi y del independentismo.Ni ha inventado nada(la presión despues de perdida la aprendió en el stage de la selección chilena de Bielsa que hizo durante su formación) ni sus equipos son especialmente plasticos jugando,aparte de la posesión,claro que hay a quien le parece el summun del futbol y a otros que creemos que sólo vale como una buena defensa y suele acabar en amaneramiento……
    Y ya se que tiene muchos defensores cool pero hay una evidencia:ni en el Bayern ni en el City,despues de 3 temporadas en cada uno,ha llegado siquiera a jugar una final de Champions….y eso depues de haberse gastado millonadas de € en equipos con plantillas y triunfos espectaculares ya antes de su llegada.

  4. Pingback: El City de Guardiola gana su segunda Premier seguida - Fútbol, Premier - A la Contra

  5. Pingback: El City de Guardiola gana el primer trébol del fútbol inglés (masculino) - Fútbol - A la Contra

  6. Pingback: Guardiola y la cantera (no es oro todo lo que reluce) - Fútbol - A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies