¡Síguenos!
Paulo Guerrero, estrella y decepción de Perú. Foto: Cordon Press.

Fútbol

La FIFA suspende un año a Guerrero: decepción mundial

En Perú son tendencia los mensajes de apoyo con el hashtag #FuerzaPaolo. Se cree en la tesis del té contaminado con coca y se crítica a la FIFA. Habrá apelación y podría reducirse el castigo.

Tengo dos camisetas con la número nueve en mi colección. La que compré primero es una Adidas roja, creo que del 2009, del Hamburgo. La otra es blanca, con una franja roja que la cruza en diagonal. Es la de Perú. En las dos, el número nueve está acompañado del nombre del máximo ídolo que tenemos muchos de los hinchas de la selección peruana: Paolo Guerrero.

Empiezo con este párrafo dulzón para dejar claro el amor que tengo por ese delantero que –como Messi– nunca jugó profesionalmente en su país, que debutó en un gigante del fútbol mundial –el Bayern– y que hizo una carrera envidiable. Siento verdadero cariño por ese tipo que es la mezcla perfecta entre garra y talento, un delantero cuyo proceso de maduración fue ejemplar: pasó de ser un futbolista vehemente y de cabeza caliente a ser un líder, no de un equipo, sino de un país.

Dicho todo esto, no puedo evitar sentirme un poco decepcionado.

El día que se anunció que Paolo no jugaría la repesca con Nueva Zelanda por haber dado positivo en una prueba de antidopaje, todo era confusión, desconfianza, incredulidad. Pero si algo unía a todos los peruanos era la fe y la certeza de que Guerrero no había actuado mal: o había sido engañado o se había equivocado sin darse cuenta. Hoy, que la FIFA ha suspendido por un año al delantero, lo cual lo dejará sin Mundial, el hashtag #FuerzaPaolo y los mensajes de apoyo son tendencia.

También lo son las críticas a la FIFA (que, dicho sea de paso, se ha ganado a pulso la desconfianza del mundo entero). Algunos han ido más lejos y, claramente hablando desde la ira o el desconocimiento, se han mostrado indignados por la presencia de Maradona en el sorteo en Moscú, señalando la paradoja que implica que un tipo como él sea un embajador FIFA mientras que un futbolista correcto como Paolo sea sancionado.

Toda esa rabia y pena tiene sentido: el Perú disputará un Mundial después de 36 años, en buena medida gracias a su delantero estrella, y deberá jugarlo sin él. Es muy duro para la selección, para los hinchas, y, sobre todo, para Paolo. Su sueño de niño no podrá cumplirse.

Y todo eso está bien: la rabia, la pena, la furia, el sentimiento de injusticia, la frustración de Paolo. Pero, desde que comenzó este asunto, la idea de que todo esto nace de un error de un profesional de élite no ha dejado de rondar mi cabeza. La tesis del té contaminado con mate de coca puede ser cierta, pero, a sus largos 33 años, ¿no debería saber Guerrero que no puede andar tomando lo que le ofrecen en el hotel sin antes consultar qué es o si la taza estaba limpia? ¿Ustedes creen que Cristiano Ronaldo o Messi o Alexis Sánchez andan por la vida tomando infusiones de dudosa procedencia? Las preguntas se responden solas.

Guerrero es un jugador fundamental para la selección y, sobre todo, el ídolo de un país. Y eso está claro. Pero no deberíamos dejar que eso nuble nuestro juicio, que acusemos a la FIFA, a Maradona y al mismo Dios por la supuesta injusticia que está sufriendo nuestro capitán. Si la prueba dio positivo, ¿cuál es la injusticia? Deberíamos mejor hablar de responsabilidad. O de irresponsabilidad, más bien. Ya sea de él o de sus asesores.

Lo único injusto es que tendremos que darle el número nueve a alguien más. Y nadie lo merece más que Paolo. Pero la vida es así: las acciones tienen consecuencias. Un sorbo de té puede arruinar un sueño.

Sin embargo, aún queda una pequeña luz de esperanza: la defensa del delantero tiene diez días para apelar la decisión del tribunal en una segunda instancia y, de ser confirmada la sanción, puede aún llegar al TAS. Ya ha sucedido que la FIFA reduce las penas a la mitad, por lo que era clave que el castigo fuera por un año y no más. Si se le reduce a seis meses, podrá estar en el Mundial. Yo cruzo los dedos y desempolvo las camisetas que tengo guardadas con el nombre del capitán.

Periodista y defensa central que no le teme al choque, salvo el que le planteó la realidad. Entrenador top en Football Manager. Lejano y solitario aficionado de la Fiorentina gracias a un melenudo llamado Gabriel Omar. Vive el fútbol como su país le enseñó: con taquicardia y el ceño fruncido. Trabajó en AS durante un año y ahora está de vuelta en Lima, su ciudad, donde escribe para una revista local, y desde donde intentará contarnos qué pasa en esas latitudes (o cómo se ve desde allí el otro lado del mundo).

2 Comments

2 Comments

  1. RUBEN ARTURO VEGA ZAVALA

    09/12/2017 at 23:55

    AMIGOS,LA SENTENCIA DE UNA PRIMERA INSTANCIA SIEMPRES ES DURA Y EJEMPLAR Y LA DICTAMINA UN SOLO JUEZ PERO LA SEGUNDA INSTANCIA ES MAS CONTEMPLATIVA Y LA DETERMINAN 3 JUECES , ES POR ELLO QUE JOSE PAOLO GUERRERO SI IRA AL MUNDIAL DE TODAS MANERAS O LE REDUCENA LA MITAD DEL CASTIGO O LE ANULAN EL CASTIGO PORQUE SU FALTA HA SIDO INVOLUNTARIA. NO HA SIDO APROPOSITO.-LES APUESTO QUE SI EL VA A JUGAR EL MUNDIAL.-GRACIAS y ojala me gane un pasaje a rusia por este optimo comentario

  2. Pingback: Paolo Guerrero: ¿Quién dijo que iba a ser fácil? - Mundial Rusia 2018 - A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies