¡Síguenos!

Fórmula 1

Hamilton firma una victoria guionizada en Sochi

Fue un día triste para la F1. Las órdenes de equipo aparecieron, una vez más, en contra del espíritu deportivo de la competición.

Hoy fue un día triste para el deporte del motor en Sochi. Las órdenes de equipo aparecieron, una vez más, en la máxima categoría del automovilismo mundial. Si bien es cierto que actualmente son legales, la realidad es que van en contra del espíritu deportivo de la competición. Más allá de la ética deportiva, la historia dirá que Lewis Hamilton venció el Gran Premio de Rusia. Una carrera que, por quinto año consecutivo, se lleva Mercedes. Lewis, con tres, es el piloto que más victorias acumula en Sochi, mientras que el ganador del año pasado y segundo clasificado de hoy, Valtteri Bottas, lleva una. Tercero finalizó Sebastian Vettel, por lo que su sueño de ser pentacampeón se aleja cada vez más. Por detrás, a pesar de la estrategia previa a la carrera, los Red Bull firmaron el quinto y sexto puesto, solo superados por los tres de cabeza y Kimi Räikkönen, cuarto. Para los españoles, este fue un gran premio para el olvido.

Faltaban apenas cinco minutos para que arrancase la carrera cuando empezaron a caer gotas del cielo. Quizá las nubes ya supiesen que esta no iba a ser una carrera de alegrías. Todo el mundo tenía los ojos puestos en la frenada de la segunda curva, lugar donde el guion marcaba que Vettel debería de pasar a los Mercedes. Finalmente, allí no pasó nada, solo Daniel Ricciardo y Carlos Sainz se vieron involucrados en un lance de carrera que lastró su progresión. Mientras la realización se afanó en mostrar la lucha entre los Mercedes y Vettel, Max Verstappen, quien salió decimonoveno, empezó su particular carrera y adelantó a todo aquel que se le puso delante. En salida pasó a dos, en la segunda curva, a tres más y, al final de la primera vuelta ya era decimotercero. El poderío de su Red Bull era tan grande que en los boxes se tiraban de los pelos los estrategas. Ellos habían decidido que en este gran premio no serían competitivos y que aprovecharían para penalizar por cambiar de motor. Solo siete vueltas después de apagarse el semáforo, Max ya era quinto.

Por delante todo seguía igual y Lewis se desesperaba. El inglés comentó por radio, con intención de mentir para sacar ventaja, que sus ruedas desfallecían, por lo que para evitar un undercut a Bottas por parte del de Stevenage, cuando este entrase a boxes, el equipo decidió parar al finlandés. Hasta aquí todo normal, sin embargo, Ferrari, que veía que se le escapaba la carrera, optó por hacer un overcut a Hamilton y mandó entrar a pit a Sebastian. En ese momento, Lewis se vio acorralado, ya que su plan no solo no había funcionado, sino que podría perder la posición con el alemán. El inglés entró rápidamente a boxes, momento en el cual Ferrari aprovechó para sacar a sus mecánicos con el fin de hacer más lento el regreso a pista de Hamilton. Funcionó, Seb era ya P2, sin embargo, el inglés, visiblemente enfadado y pidiendo explicaciones por radio, no tardó ni una vuelta en meterle el coche al alemán y adelantarlo.

Tras este momento tenso entre ambos, en la vuelta veinticuatro, Mercedes optó por parar a Bottas para dejar pasar a Lewis y que fuese el finlandés quien defendiese los intereses del equipo frente a Vettel.

En Force India también se vivieron órdenes de equipo. Sergio Pérez pidió por radio que le dejase adelantar su compañero, Esteban Ocon, para luchar por adelantar a Kevin Magnussen. Tras una negociación con su ingeniero, el francés accedió, no obstante, unas cuantas vueltas más tarde recuperó su posición, dado que el mexicano no había conseguido su propósito.

Ya en los últimos compases de carrera, Bottas pulsó el botón de la radio para preguntar a su equipo como terminaría la carrera, lo que significaba que si Hamilton le devolvería la posición o no. No encontró respuesta por parte de su ingeniero y, solo unos segundos más tarde, escuchó: “Soy Toto. Es un difícil día para ti, y un difícil día para nosotros. Quédate ahí. Hablaremos después de la carrera y te explicaremos todo”. Unas palabras pronunciadas por el director ejecutivo de Mercedes, Toto Wolff, que sentaron como un jarro de agua fría al finlandés. Un hecho que, traducido al lenguaje coloquial, puede llegar a significar hasta tres cosas. Por una banda, que le regalen una carrera cuando Hamilton ya sea campeón del mundo. Por otra, que buscarán una compensación económica por el trabajo en equipo y, finalmente, que Mercedes le tiene un gran respeto a Ferrari y no se atreven a dejar escapar unos puntos que más adelante le puedan hacer falta.

Tras la carrera, Hamilton se va de Rusia con 70 victorias en su palmarés, 8 de ellas en esta temporada, y una racha de 5 victorias en los últimos 6 grandes premios. Pero más allá de los números y de los 50 puntos que le saca a Vettel, a falta de 5 carreras, el podio del Gran Premio de Rusia no fue una alegría para ninguno de los tres pilotos que se subieron a él. Tampoco fue un buen fin de semana para Sainz, quien acabó 17º, ni para Fernando Alonso, quien firmó un 14º puesto.

Tras Sochi, la próxima cita del mundial será dentro de tan solo siete días. El circuito de Suzuka será el encargado de recibir a los equipos durante la disputa del Gran Premio de Japón.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fórmula 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies