¡Síguenos!
Fotogramaa de la película 'Handía'

Cine

‘Handia’, la odisea del Tkachenko vasco

La película relata el viaje a ninguna parte de Miguel Joaquín, de 2,42 metros de estatura. Un periplo vital que se cuenta con sutileza y poesía.

Nacer gigante en un caserío vasco en tiempos de las Primeras Guerras Carlistas suponía una odisea más dantesca que hacerlo en la Unión Soviética de los años 50 del siglo pasado, como nuestro querido Vladimir Tkachenko. Los creadores de la emocionante Loreak nos cuentan en Handia la historia de un personaje real nacido con gigantismo en el pueblo guipuzcoano de Altxo. Aquí, el trágico destino de Miguel Joaquín, con sus 2,42 m. de altura, no es dominar el interior de la zona de las canchas de baloncesto, sino ser paseado por España y Europa como una atracción de feria junto a otros freaks ante las miradas morbosas del público del siglo XIX que disfrutaba con el espectáculo de las deformidades ajenas.


Título: Handía

Directores: Jon Garaño, Aitor Arregi.

Reparto: Ramón Agirre, Eneko Sagardoy, Joseba Usabiaga, Iñigo Aranburu, Iñigo Azpitarte.

Nacionalidad: España.

Duración: 114 min.


La película relata este viaje a ninguna parte del gigante vasco y su hermano en busca de dinero para salvar su arruinado caserío. En esta extraña cinta asistimos al triste periplo de este gigante, a la soledad y al desamparo a los que le condena su anormal físico, pero todo contado con poesía, con sutileza, como ese emotivo plano en que el protagonista, mientras cruzan en barco el Canal de la Mancha hacia Inglaterra, fija su mirada en una solitaria y enorme ballena que nada junto a ellos, identificándose con el singular cetáceo.

Es notable también el uso de unos invisibles efectos especiales, muchas veces juegos ópticos, que junto con los estudiados gestos del actor Eneko Sagardoy, dotan a este particular ‘hombre elefante’ de autenticidad y magia. Una cinta que, rodada en euskera, en el primer fin de semana ya se ha puesto en el Top 5 de la taquilla española. Sin duda, un estreno gigante.


LIBRO RECOMENDADO


El cuerpo eléctrico – Jordi Soler

Portada del libro 'El Cuerpo Eléctrico'.

Portada del libro ‘El Cuerpo Eléctrico’.

El escritor mexicano afincado en Barcelona Jordi Soler partió de una vieja fotografía en blanco y negro de Lucía Zárate, una liliputiense mexicana que a finales del siglo XIX se convirtió en una estrella en los escenarios de freak show de Estados Unidos, para escribir este agudo retrato del capitalismo encarnado en el veracruzano Cristino Lobatón, el Donald Trump de la época, un empresario que se hizo inmensamente rico exhibiendo ante el mundo a esta mujer de 23 cm. de altura y, aprovechando los viajes en tren por Estados Unidos con su circo de freaks, para traficar con opio por toda Norteamérica.

Soler narra con destiladas gotas de humor este relato de aventuras y miserias a través del amoral Cristino Lobatón —un hombre cuyo lema era “me hice rico gracias a que cada minuto nace un idiota”, lo que le emparenta con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump—, y de la pequeña Lucía Zárate, una versión diminuta y mexicana del gigante protagonista vasco de la excelente Handia. Una novela que transcurre en el siglo XIX, pero cuya carga de profundidad política puede ser aplicable a esta narcotizada y voyeur sociedad millennial del siglo XXI.


CERVEZA RECOMENDADA


Laugar Euskal Pale Ale – Cervecera: Laugar Brewery

Cerveza Laugar EPA

Cerveza Laugar EPA

Qué mejor brebaje para disfrutar de los paisajes de Euskadi que nos muestra la película Handia que esta EPA (Euskal Pale Ale), un remake ‘a la vasca’ de una American Pale Ale, creada por los cinco amigos que se unieron allá por 2010 en un pequeño local de Barakaldo para elaborar sus primeras cervezas que luego se materializaron en las recetas que ahora ofrece la microcervecera Laugar Brewery.

Al servirla en el vaso, lo primero que nos llama la atención es su color ocre y turbio, que nos transporta a esos caseríos iluminados por velas que servían de refugio en las frías noches del monte vasco. Al llevarla a la nariz, la Laugar EPA nos muestra sus notas herbáceas, cítricas y florales tan propias de los lúpulos americanos usados en las APA. Cuando por fin nos la llevamos a la boca, las papilas gustativas responden como ante un cítrico amargo, siendo el final de boca largo y poderoso, propio de sus 40 IBU de amargor. Su 5,2% de alcohol se recibe en el gaznate tan cálido como el abrazo bajo la nieve que se dan en la peli los dos hermanos protagonistas. Una excelente birra para adentrarse en el territorio de las craft, de hecho sus creadores ya nos indican con la singular oveja de su etiqueta a “salir del rebaño de las cervezas tradicionales”. ¡¡¡Beeee!!!!

Tras unas gafas ‘Clark Kent style’ y junto a Luis ‘Peter Parker’ Cárcamo se inició en el heroico oficio del periodismo en la agencia Hero Press. Desde tiempos analógicos ha escrito sobre cine, sexo, drogas y rock & roll para medios como DT, Hablan, Grandes Viajes, GQ, Maxim… Ahora, cuando no está en el cine o en el bar, marida pelis y birras para A La Contra. No perdona una velada con Toro Salvaje en la pantalla y una buena pinta de cerveza Porter en la mano.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Cine

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies