¡Síguenos!
Mikkel Hansen
Mikkel Hansen I CORDON PRESS

Balonmano

Hansen reina en la final anticipada y Dinamarca ya espera a Alemania

El lateral del PSG completa un estratosférico partido (12 goles) para machacar a Francia (38-30). Los de Dinart, actuales campeones del mundo, no defendieron bien en ningún momento. Si Alemania gana el otro cruce, el domingo se vivirá una final entre anfitriones en territorio danés.

El menú era casi insuperable: Francia, aún sin estar cuajando el mejor de sus campeonatos y en pleno relevo de generación mágica de los ‘Experts’, contra una estupenda Dinamarca, invicta y con el horizonte de la final en su propio territorio. El escenario, neutral, no podía ser mejor: Alemania, el país con probablemente mayor tradición de balonmano en el mundo. Se reeditaba la final de los Juegos Olímpicos de Río, que cayó del lado nórdico, y mediáticamente también había un duelo de héroes: Mikkel Hansen contra Nikola Karabatic. Ellos son los Messi y Cristiano Ronaldo de este deporte. Los que no podían estar en el Barclaycard Arena de Hamburgo sacaron las palomitas y el refrigerio de turno para disfrutar del mejor partido del mundo.

Lo malo fue que no hubo partido. Y no lo hubo porque Dinamarca pasó por encima de Francia, que se queda sin la oportunidad de ser la primera selección en ganar el Mundial tres veces consecutivas. Si ha de señalarse un motivo, hemos de apuntar la defensa gala, incapaz de incomodar a los hombres entrenados por Nikolaj Jacobsen, quienes practicaron un balonmano excelso pero que se encontraron muchas facilidades. Si los focos tienen que fijarse en alguien particularmente, han de hacerlo en Mikkel Hansen. El maravilloso jugador danés demostró por qué es considerado el mejor jugador del mundo y refrendó de manera definitiva su candidatura al MVP de este campeonato.

El lateral izquierdo empezó sin engañar a nadie. El tanto inicial, desde nueve metros y sin cargar prácticamente el brazo, dio muestra de lo que vendría después. Solo en la primera parte, el jugador que milita en el PSG anotó 7 de los 21 goles que llevaba su equipo al descanso, además de cuatro asistencias. Es decir, Hansen había participado directamente en más de la mitad de los goles que había marcado Dinamarca. También hizo dos cosas propias de las grandes estrellas: su capacidad de intimidación hacía que sus compañeros estuviesen más libres y, al mismo tiempo, era omnipresente. El de Elsinor jugó en los tres puestos de la primera línea danesa, que es como cuando Messi baja a recibir al centro del campo, parte de banda, asiste y remata Además de defender, porque Mikkel también lo hace desde el extremo. Salvo para los franceses, fue una auténtica delicia ver a este jugador total, que comandó el severo correctivo que su combinado le inflingió a les bleu, que en estas semifinales jugaron de blanco.

Por seguir dando datos, Dinamarca ganaba ya de tres en el minuto 7 (6-3), de cuatro en el 14 (9-5), de cinco en el 19 (13-8) y de seis en el 22 (16-10), distancia que se mantendría hasta el descanso (21-15). La selección nórdica tenía un espectacular 81% de acierto en ataque, ayudada por una defensa francesa que no contactaba y con una portería fantasma. Dika Mem, la gran esperanza gala, aparecía sin acierto (1/6 en lanzamiento) y solo Mahe, con cinco tantos, se salvaba del naufragio. Dinart necesitaba sacarse un truco de la manga.


La sangría continúa en la segunda parte


Lo que probó el seleccionador francés, residente en España, fue cambiar al 5-1 con avanzado y tirar de la vieja guardia. Abalo y Nikola Karabatic pisaban la pista por primera vez en el encuentro. El runrún con el otro mejor jugador del mundo duró poco. Y es que en la primera defensa se fue excluido dos minutos. Leónidas, recuperado milagrosamente de una lesión que según la física le tendría que haber dejado sin jugar, no insufló fuerzas a los suyos ni temor a los contrarios, marchándose al banquillo sin marcar un tanto y jugando en defensa mientras hacía gestos de calentar su dolorida pierna.

Sin Karabatic en el papel de Juana de Arco, los daneses siguieron a lo suyo de agrandar la ventaja. El ajuste en la defensa no fue tal y los goles continuaban cayendo con una facilidad pasmosa, a la vez que Green, portero suplente de Dinamarca, iba haciendo sus paradas. La conclusión fue que la distancia se fue hasta los +10 (30-20 y 32-22) en el ecuador del segundo tiempo. La efectividad de los de Jacobsen se situaba en un increíble 84%, provocando que el coloso francés estuviera en la lona. Se resistía un poco Melvyn Richardson, hijo de la leyenda Jackson, que cogió el testigo de Mahe para bajar el electrónico al 34-28. Pero Dinamarca, también con Mensah, Olsen o Svan sobresaliendo, no bajó el ritmo y fijó el marcador final en un clarificador 38-30.

La ciudad danesa de Herning albergará este domingo la final del Mundial, que ya tiene un clasificado. Entre Alemania y Noruega saldrá el segundo. Hansen y los suyos ya les esperan afilando los cuchillos. Qué miedo si hacen esto mismo.

En la selva del periodismo, A La Contra me es un gran ecosistema donde habitar. No entiendo la vida sin deporte, así como tampoco sin historias. En este espacio intentaré contar las que piense pueden resultar interesantes, y hacerlo con estilo propio. Como Hornby, me enamoré del fútbol "tal como más adelante me iba a enamorar de las mujeres: de repente, sin explicación, sin hacer ejercicio de mis facultades críticas, sin ponerme a pensar en el dolor y en los sobresaltos que la experiencia trae consigo”

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Noruega silencia Hamburgo | Balonmano | A la Contra

  2. Pingback: Dinamarca hereda el trono mundial del balonmano | Balonmano | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Balonmano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies