Hasta luego Fernando Alonso I Fórmula 1 I A La Contra
¡Síguenos!
Montaje de Fernando Alonso por Freudentanz en DeviantArt

Fórmula 1

Hasta luego Fernando Alonso

Durante la época dorada del deporte español hemos sido campeones mundiales en casi todos los deportes. El inicio de esa etapa brillante tuvo su origen en 2005, con el Mundial de Fórmula 1 ganado por Fernando Alonso.

Querido Fernando Alonso,

Hoy, para muchos amantes de este deporte es un día triste. Pero no solo para ellos, para los que disfrutaban con tu manera de conducir y se reunían cada fin de semana a la hora del aperitivo para ver tus carreras, también. Nos embarga la pena al pensar en tu despedida de la Fórmula 1, por eso prefiero pensar que no es un adiós, que es un hasta luego.

Cuando eres un niño, no hay nada que te haga más ilusión que tener la camiseta de tu equipo de fútbol serigrafiada con el nombre y el dorsal de tu jugador favorito. Pero tú conseguiste que la gente también vistiese la elástica de la escudería que defendías. El azul y amarillo de Renault, el plata y rojo de McLaren Mercedes y el rojo de Ferrari. Todos esos colores, durante muchos años, nos han representado a todos. Bajo esos colores, la gente se ha reunido en locales, cines o casas particulares para ver tus espectaculares salidas, tus agresivos adelantamientos y tus inolvidables victorias.

Todo empezó en el año 2001, en el cual fuiste piloto del equipo Minardi. Pero realmente, fue en 2003 cuando los que aún no teníamos mucha idea de cómo funcionaban las carreras de la Fórmula 1, empezábamos a acercarnos al televisor para seguir tus primeros kilómetros en el Mundial. Ese mismo año, conseguiste tu primera victoria en el Campeonato del Mundo, la primera victoria de un español en la Fórmula 1 (GP Hungría 2003) y tu cuarto podio de la temporada. Me dolió perderme aquella carrera, porque mis padres tuvieron la brillante idea de ir a pasear por La Pedriza. Había un español que salía desde la pole y ¿teníamos que ir a andar por una montaña que siempre iba a estar ahí? Cosas de padres.

Por suerte, aquellos días tan solo fueron los primeros pasos de una trayectoria espectacular en el mundo automovilístico. Los años 2005 y 2006 forman parte ya de la historia del automovilismo español. Mi generación ha tenido la suerte de vivir la época más dorada de nuestro deporte. Un mundial de baloncesto, uno de fútbol, motociclismo, etc. Pero lo que a lo mejor nadie recuerda, es que todos estos buenos momentos tuvieron un origen. Todo empezó en el año 2005, cuando ganaste tu primer Mundial y Rafa Nadal su primer Roland Garros, después vino el resto. Con vosotros empezó todo.

Todo era rojo y con la bandera alemana de fondo. Un tal Michael Shumacher tenía un Ferrari y bastantes títulos mundiales en la Formula 1 (7). Parecía imbatible, pero tu le ganaste, con un Renault, que lo hace todo bastante más sorprendente y extraordinario. Dos títulos y una carrera espectacular. Por desgracia, la suerte no acompañó y no lograste más campeonatos. A veces el destino es caprichoso y cruel. Aún así, la mayoría siempre hemos estado contigo. Cada año pensábamos (seguramente como tú) que esa temporada tendrías un coche competitivo, pero siempre pasaba algo, una piedra en el camino tras otra, una decepción todavía mayor que la anterior, un disgusto, un derrape, un frenazo.

Aún sabiendo que el año no iba bien, seguíamos ahí, esperando que la situación se diera la vuelta. Porque si alguien era capaz de hacerlo, ese eres tú, Fernando. La magia tiene ese poder. No pasó, pero allí estuvimos. La grandeza de tu figura se resume en la famosa carrera de las 500 millas de Indianapolis. La gran mayoría de este país, nunca habíamos visto nada parecido, pero el 28 de mayo de 2017 estuvimos ahí apoyándote, recordando que cualquier pasado pudo haber sido mejor, pero que en tu presente mereces todo lo bueno que pueda ocurrirte. Una vez más, la mala suerte nos acompaño hasta Indiana.

Por todo esto, después de haberte seguido por medio mundo para verte pilotar y teniendo que verte partir para recorrer otras carreteras, te deseo toda la suerte que muchas veces se te ha negado. Espero que sea un hasta luego y no un adiós. 

Gracias por hacernos pasar tan buenos domingos. Gracias por tantas otras cosas, Fernando. 

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: ¿Por qué hay quien odia a Fernando Alonso? | Fórmula 1 | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fórmula 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies