¡Síguenos!
Schachmann (Quick Step)
Schachmann (Quick Step) I CORDON PRESS

Giro de Italia

¡Hay Giro!

Simon Yates entra en crisis y se deja 28 segundos en Prato Nevoso con Dumoulin, Froome y Pozzovivo justo el día antes de la etapa reina.

Cuando todo parecía finiquitado en Italia con Simon Yates ejerciendo de patrón, llegó la famosa semana final del Giro y a la primera de cambio ha desnudado la carrera. Y lo ha hecho en el día menos propicio para ello. En una jornada aparentemente tranquila, sin más contratiempo que el del puerto final, el hasta ahora sólido líder del Mitchelton tuvo su primera crisis y todos se lanzaron a su cuello, dañando su impunidad y arrebatándole un buen puñado de segundos.

Antes de la batalla por la general, por delante hubo una fuga que jugó por la etapa su particular y paralela carrera. Consentida en los primeros metros, sin grandes escaladores, la presencia de Rubén Plaza obligaba a forzar una mini sonrisa pensando en la primera victoria española en la carrera. Experto en estas lides, el corredor del Israel Cycling Academy tenía muchas papeletas para pisar el podio. No pudo ser porque el joven Schachmann (Quick Step), que ya derrotó a Diego Rubio (Caja Rural) en Cataluña este año, fue el más fuerte y se impuso al valenciano en la llegada final.

El gallinero se empezó a mover por detrás más pronto de lo esperado. Lo iniciaron los segundos espadas y lo dinamitó Movistar. Richard Carapaz se sintió con buenas piernas y mandó a sus compañeros poner ritmo para más tarde arrancar en busca de recuperar la maglia de mejor joven. Sin embargo, la jugada le salió al revés. Miguel Ángel López (Astana), su rival, se encendió, se fue a por él, lo pasó y fue el primero de los favoritos en cruzar la meta. Ya dio muestras de su potencial en la alta montaña de la última Vuelta a España y si tiene ese golpe de pedal en estos próximos dos días, puede armar un buen zafarrancho de combate.

 


Crisis de Simon Yates


Algo no iba bien por detrás. O eso debió pensar Tom Dumoulin (Sunweb), que lanzó su primer ataque del Giro. Enrabietado por no haber rendido al máximo en la contrarreloj, el neerlandés fue a buscar las cosquillas a Simon Yates. No las encontró de entrada, pero un segundo ataque de Chris Froome (Sky) abrió de piernas al del Mitchelton, que entró en crisis. No solo se quedó de los dos y Pozzovivo (Bahrein Merida), sino que fue siendo rebasado por casi todos los demás aspirantes, excepto Pinot (Groupama FDJ), al que la carrera se le está haciendo larga.

Al final, la maglia rosa se dejaba 28 segundos con el trío de aspirantes y quince más con el colombiano Miguel Ángel López, de forma que sigue vistiendo la prenda más preciada de la carrera, pero su diferencia se ha reducido a los 28 segundos con el actual campeón. Y lo más importante de todo es que ha dejado unas dudas que han revoloteado a muchos escaladores.

Antes de que se disparase todo en Prato Nevoso, la etapa, para la vista y el espectáculo fue un suplicio, como una tortura. Lo único que pasó, y damos gracias a dios, fueron los kilómetros. En el pelotón se corrió con sonrisas, sin prisa ninguna. Todos aceptaron la jornada de tregua como una bendición y regalaron la etapa a los escapados. Estos lo aceptaron de buen grado y los minutos fueron cayendo sin apenas esfuerzo. El GPS marcó hasta más de 16 minutos y medio y la diferencia no empezó a decrecer hasta que llegaron las primeras rampas de Prato Nevoso. A pesar del arreón final del grupo, la fuga —primera que llega claramente— nunca vio comprometidas sus opciones.

 


La etapa reina


¿Y ahora qué? Pues todo. Viernes y sábado son las dos jornadas más terribles de la carrera, con subidas exigentes y muchos kilómetros de dureza. La etapa reina es la de mañana, con el Finestre, ese puerto eterno de 18 kilómetros, 8 de ellos de sterrato, situado en el medio de la jornada, propicio para que la carrera se rompa en mil pedazos y se formen esas persecuciones que son la esencia de este deporte. Y es que cuando se corone la Cima Coppi restarán 75 kilómetros a meta, con dos ascensiones más, una suave a Sestriere y una última muy dura a Jafferau. La batalla final pide responsabilidades a Simon Yates, ¿estará preparado?

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Giro de Italia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies