¡Síguenos!

Atlético

Hola Griezmann; hola VAR

Si lo de Griezmann fue reencuentro, el VAR fue estreno. Y no podía empezar el vídeoarbitraje de otra forma en el Metropolitano: gol anulado al Atleti.

Minuto 61. Ya está aquí El Principito. Ya llegó. Era verdad. El público veraniego del Wanda le brindó un caluroso aplauso desde que se quitó el peto en el banquillo.  Y también se escuchó algún suspiro de alivio. En el feudo colchonero sólo se cree lo que es tangible. No pudo haber recibimiento individualizado porque entró en un cambio, pero el cariño especial se notó cuando el francés, con brazalete de capitán, fue a sacar un córner a los dos minutos de estar en el campo. Siempre hay un hijo preferido, aunque las madres nos digan que no.

Y qué lejos queda el último partido de Liga en el Metropolitano. Aquel en el que una parte despechada de la afición le pitó porque estaba convencida del abandono. Griezmann lloró en el campo con la rabia del que no entiende el desprecio preventivo. El binomio grada-Grizi parecía roto, pero en el fútbol, como en la vida, a grandes discusiones, grandes reconciliaciones. No hubo mesa para dos ni gintonics redentores, pero hubo complicidad y el vínculo ha renacido a la espera de que los socios y socias habituales vuelvan a sus asientos.

Si lo de Griezmann fue reencuentro, el VAR fue estreno. Y no podía empezar el vídeoarbitraje de otra forma en el Metropolitano: gol anulado al Atleti. Fuera de juego de Correa a pase del Koke en el minuto 43. No jugó bien el Atlético en esa primera parte. El Inter llegaba fácil, eso sí, y tenía la posesión, algo que no quita el sueño al Cholo. Lemar sigue dando buenas sensaciones, esta vez entrando desde la derecha. En el 6′ ya avisó cambiando el juego hacia Filipe; el brasileño pasó a Costa, pero el punta no controló el balón. La conexión franco-brasileña volvió a funcionar en el minuto 40. Filipe quiso hacer de 9, pero el balón se le fue alto.

Y entre medias llegó el gol del Inter. Lautaro marcó gracias a un pase de Asamoah desde la izquierda. El argentino recibió en el segundo palo y marcó un golazo acrobático. El destino es caprichoso y el eterno deseado por Simeone va y marca en el Metropolitano. Justo el día que debutó Kalinic, que sin tiempo en el campo y sin periodo de adaptación fuera poco pudo hacer.

Como tampoco pudo hacer nada Oblak en el mencionado gol de Lautaro. El esloveno ya se había lucido en el 11′ sacándole un mano a mano a Icardi. En la semana mediática de los porteros conviene resaltar que en el Atleti reside el mejor del mundo. Aunque aún no tenga placa. Aún.

Los cambios en la segunda parte le sentaron bien al Atleti. Además de Griezmann entraron Gelson, que está cada vez mejor, rápido y atento a la posición y la recuperación, y Rodrigo, la sensación de la pretemporada. Parece mentira que en un mes un futbolista haya convencido tanto y a tantos. El Atleti juega con él distinto, con una salida de balón mucho más limpia y menos pérdidas en el medio. Suena a Tallin.

Nunca conviene llegar con derrota a una gran cita. Aunque la Supercopa será la primera gran prueba de fuego de este Atleti, que ilusiona, pero que aún lo tiene que demostrar. Tallin espera, como la afición esperaba a Grizi.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies