¡Síguenos!

Fútbol

Holanda remonta a Inglaterra en el duelo de los regalos

De Ligt arregló un partido que él solo había puesto cuesta arriba para los suyos. Inglaterra devolvió el regalo. El último escollo para coronar a esta generación holandesa tiene nombre propio: Cristiano Ronaldo

El desembarco de ingleses en Portugal aventuraba la continuación de la final de la Champions. Y así fue durante más de 70 minutos, en los que pudimos comprobar que la Holanda de Koeman tiene jugadores top en todas sus líneas menos en la delantera. Solo un juego excelso puede maquillar esa carencia cuando enfrente está toda una semifinalista del pasado Mundial. Y si encima les regalas un gol, la cosa se complica. Pero esta ‘Oranje’ coral y mestiza tiene muy claras las ideas, capaces de no desestabilizarse en mitad de la tormenta y de remontar un partido igualando a Inglaterra en físico y pundonor. Los de Southgate, no obstante dejaron claro que lo de lo Mundial no fue flor de un día, aunque pagaro muy caros sus errores. Los De Ligt, De Jong, Depay y compañía han arribado a una nueva final para la Oranje  30 años después.

Había empezado mejor Holanda, controlando el esférico y las posibles contras inglesas, que buscaban las alas para volar. En realidad todo el frente de ataque podía haber hecho prácticas en la Royal Air Force británica. La pelota buscaba a Sterling y Sancho en los flancos para acelerar, mientras que el encargado de fusilar era Rashford. Pero empezó asustando Holanda con una contra entre Depay y Babel no supieron resolver. Antes Bergwijn ya había probado a Pickford, que confirmó lo que nos había enseñado en el pasado Mundial. Por fin Inglaterra tiene portero.

A veces no es bueno que todos los focos te apunten o que en la cabeza haya demasiados pájaros. Más si se tienen 19 primaveras. Es lo que le pasó a De Ligt en un control sencillo que convirtió en grosero error. Ahí recordamos su edad y los escasos fallos que le habíamos visto hasta ahora. La zancada de gacela de Rashford hizo el resto. El propio delantero del United se encargó con una facilidad pasmosa de engañar a Cillessen, que se venció justo al lado contrario de donde fue el lanzamiento del inglés.

Aquello dejó tocado al rubio neerlandés porque a la siguiente salió a la caza de Jadon Sancho, un colibrí entre mastodontes. El joven extremo del Borussia Dortmund le tiró un caño que aclaró la jugada y abrió un socavón en el eje de la zaga que ni Van Dijk pudo cerrar. La pelota cayó de nuevo a Rashford quien esta vez lo vio tan fácil que se durmió. Tanto que a Dumfries, lateral derecho Oranje le dió tiempo a corregir todo el desaguisado y evitar lo que hubiera sido un mazazo definitivo. El gol había sentado tan bien a Inglaterra que hasta las jugadas de estrategia le salían. Eran los mejores minutos de los Pross, que volvieron a tenerla en una falta rematada por Delph, con un disparo desde la frontal.

De sus errores en estos primeros 45′ pudo redimirse De Ligt con un cabezazo a la salida de un córner justo antes del descanso. Remató inusualmente solo para los marcajes y las torres que posee Southgate pero su testarazo se marchó desviado. No parecía su noche; el panorama cambiaría en los siguientes 45 minutos

«¡Más madera!» gritó Southgate para la segunda mitad y acto seguido dio entrada a Harry Kane por un dolorido Rashford. Fue el primero de los ingleses que disputaron la final de la Champions que pisó el césped de Guimaraes y pareció todavía ensimismado por aquella decepción. Su presencia no atemorizó a un De Ligt, que una y otra vez le ganaría la partida por tierra, mar y aire. También le ganó la carrera Bergwijn a Chilwell, hasta que este le atropelló en los límites del área. Pidió penalti Holanda pero el colegiado, Clement Turpin no quiso saber nada. Acto seguido tuvo la sentencia Inglaterra. El balón cayó tenso del cielo al corazón del área pequeña, pero el testarazo de Sancho, que suele utilizar la cabeza para imaginar regates más que para rematar, acabó en las manos de Cillessen.

El partido estaba loco y de ello pareció contagiarse Walker quien quiso emular a De Ligt con su regalo, solo que a 35 metros de su portería. Depay lanzó un obús que repelió Pickford y el intento posterior de chilena se quedó en fuegos de artificio. En un parpadeo, ambas selecciones se habían salvado. Las pistolas eran de agua en la calurosa noche portuguesa.

Hasta que la salida de Van de Beek y Quincy Promes dieron una marcha más a los neerlandeses y con ese empuje llegó el córner del empate. Ahora sí se redimió De Ligt, que es un faro en cada balón aéreo. Nada pudo hacer Pickford ante su testarazo a quemarropa, elevado a los altares tras su paso por el purgatorio. Lo celebró con rabia el rubísimo holandés, mientras amanecía un partido nuevo con poco más de 25 minutos por delante. Tuvo la remontada Van de Beek en sus botas en uno de esos balones que merodean el área y solo su instinto detecta. Su volea se marchó alta por poco.

Luego fue el VAR el que salvó a los holandeses. La magnífica jugada de los Pross ganó en belleza con el taconazo de Sterling, aquello aclaró el frente de ataque y liberó a Lingaard para ganar la espalda a Van Dijk. Su definición, su celebración y la euforia de los ingleses en la grada quedó borrada de un plumazo por el videoarbitraje. Incluso las líneas se tiraron con una rapidez inusitada. La prórroga la pudieron evitar primero Depay y luego Sterling, el disparo de este último incluso acarició el larguero.

Pero había que llegar al drama del tiempo extra donde Inglaterra y concretamente Stones se disparó en el pie. El central del City, que lleva tiempo encallado, se hizo un ovillo con la pelota hasta que la perdió. Depay no aprovechó en primera instancia el regalo ya que su disparo seco fue salvado por Pickford. Poco pudo hacer el cancerbero en el rechazo después de que Promes llegara antes que nadie. Su disparo, pese a todo, se iba a las nubes, pero Walker en un intento desesperado por despejar terminó por condenar a los suyos. La sentencia de los de Koeman llegó en un nuevo fallo dramático, en este caso de Barkley que cedió mal el balón tras la presión neerlandesa. Nuevamente Depay y Promes pusieron la rúbrica al tercero. La renovada Holanda de Koeman intentará ahora otro imposible, tras dejar por el camino en esta Liga de Naciones a Francia, Alemania e Inglaterra, buscarán ganar a Cristiano en su casa.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies