¡Síguenos!
Spinefarm Records.

La Femme Totale

Ann-Sofie Hoyles: regreso al pasado

Su principal referente musical femenino es Tina Turner a la que considera inalcanzable. También admira, entre otras, a Etta James, Joan Jett —y bien que se le nota— o a las hermanas Wilson de Heart.

Nacida en Gotemburgo en 1984, empezó a recibir clases de música a temprana edad en la escuela donde estudiaba iniciándose en los rudimentos de la trompeta. Pero al ver actuar a pequeños grupos de rock quedó cautivada de tal manera que decidió que ese tenía que ser su camino. Agarró una guitarra acústica que tenían en casa y más adelante acabó vendiendo su preciosa silla y demás aperos de montar a caballo para comprarse una guitarra eléctrica y un pequeño amplificador.

Así que comenzó a tocar en distintas bandas en las que podía hacerse cargo de la guitarra, de la batería o de lo que se terciase. Pronto comprendió que ser mujer es un hándicap a la hora de dedicarse al rock porque, según ella, dentro del modelo patriarcal en el que vivimos está mejor visto un chico que una chica si de lo que se trata es de hacer música canalla y salvaje encima de un escenario. Si eres una mujer tienes que demostrar que vales. Mucho más que si eres un hombre, siempre estás más señalada.

Su principal referente musical femenino es Tina Turner a la que considera inalcanzable. También admira, entre otras, a Etta James, Joan Jett —y bien que se le nota— o a las hermanas Wilson de Heart. Todas ellas mujeres de potente personalidad musical.

En 2010 inició una especie de experimento arreglando y grabando alguna de las composiciones de su marido, Johnn Hoyles, junto con él y con dos viejos amigos que se hicieron cargo de la batería y el bajo. El motivo inicial, que era meramente lúdico, empezó a tomar cuerpo a la vista de los buenos resultados obtenidos y así fue como nació Spiders, la banda en la que por fin encontró el proyecto que de verdad había estado buscando, tocando la música que más la motiva y participando de ella en igualdad de condiciones con sus compañeros. El protagonismo de la banda lo acapara el matrimonio; John con sus potentes fraseos de guitarra y Ann-Sofie con su afilada interpretación vocal. Los otros dos miembros han ido variando, si bien a día de hoy parece que la formación está ya asentada con Olle Griphammar al bajo y Ricard Harryson a la batería.

El álbum de debut fue Flash Point (2012) que, tal como nuestra propia protagonista lo define, se trata de un bofetón en la cara a modo de rock and roll clásico sin aditivos. Podríamos catalogarlo como un disco de garage-heavy setentero muy en la honda de los riffs de Motörhead, la crudeza de los MC5 e incluso con cosas que recuerdan a los primeros Thin Lizzy. Temas cortos y directos cargados de adrenalina. Un rescate del sonido, la actitud y la estética de décadas pasadas en pleno siglo XXI. Ann-Sofie se desempeña muy en la honda de las Girlschool como la perfecta guinda que mejora notablemente la propuesta de Spiders. Su indumentaria, dentro del revival underground del que hablamos, podría interpretarse como un claro homenaje a Suzi Quatro. Y ojo que lo de la indumentaria del grupo es algo que está muy estudiado y que se toman muy en serio. Pueden parecer estrambóticos pero reflejan perfectamente el tipo de música que hacen. Una estética chocante pero sin caer en lo paródico.

Para su segundo trabajo (Shake Electric 2104) cambiaron de productor y de estudio, acoplaron más influencias musicales, grabaron en vivo todos a la vez, en pocas tomas y en analógico para obtener un resultado más natural. También añadieron teclados. El sonido es más moderno, más fresco y el estilo se dirige hacia una especie de glam-rock setentero mejorado y sin perder un ápice de dureza. Incluso se atreven a incluir una estupenda balada soul que a Ann-Sofie le queda como anillo al dedo. El disco es energía pura, todo un pelotazo que mejora en mucho al anterior y empieza a definir tanto a la banda como a la propia Ann-Sofie que a partir de aquí brilla con voz propia.

El sello discográfico Spinefarm Records —perteneciente a Universal— se fijó en ellos y se ofreció a lanzar el disco. La banda ya no tenía freno y tiró para arriba como la espuma.

Después de la pertinente gira, se tomaron casi un año para componer y grabar lo que es su tercer y hasta la fecha último trabajo (Killer Machine 2018). Tras volver a cambiar de productor y estudio, ahora Spiders parece haberse convertido en un grupo de música disco de los 70 pero envuelto en la poderosa coraza del heavy-rock. Se aprecia un trabajo más cuidado en todo lo referente a las melodías vocales y a los arreglos de coros, cosa que hace lucir más aún si cabe a nuestra protagonista. Acompañando al general aire bailongo del disco, incluso se atreven a hacer su primera balada heavy, sí, de esas de cantar con el mechero en alto. Y la verdad, quedan como unos monarcas. El trabajo colaborativo entre todos, sumado a las horas en el estudio, dan su fruto y el disco es otro pepinazo. Otro detalle que siguen manteniendo, dentro de los cánones del rock de antaño, es el de hacer grabaciones cortas, de poco más de media hora, perfectamente encajables en formato vinilo.

Observen el vídeo de este temazo y noten la diferencia estética, diríase que son una especie de Abba pasados por la turmix:

La evolución que han venido experimentando con cada nuevo disco hace que mejoren a pasos agigantados y que nos preguntemos cuál será su siguiente propuesta. ¿Quedaron cosas por decir en el rock de la época dorada? Pues ellos son la prueba escuchable de que sí. De momento ya han girado por toda Europa y por los Estados Unidos y han compartido cartel con algunas de las bandas más renombradas del momento.

Por su parte Ann-Sofie ha demostrado una adaptación y una mejora que la señalan sin duda como el gran referente de la banda. La trepidante fiereza no tiene por qué estar reñida con cantar bien ni con las melodías pegadizas y ella es el perfecto ejemplo. Y aunque las letras puedan ser oscuras o ambiguas, Ann-Sofie tiene una gran cualidad, la de alegrarte la vida con su voz. Apunten su nombre en la agenda porque va a dar mucho que hablar.

Si les queda algún resquicio de sangre heavy en sus sistemas vasculares y aún tienen arrojo para desmelenarse en una fiesta, no se la pierdan. Si, por el contrario, nunca han transitado los oscuros caminos del rock, seguramente esta sea la forma más divertida de aventurarse por ellos.

En la playlist que les ofrecemos hemos seleccionado sobre todo temas de los dos últimos trabajos pero para los amantes de las composiciones más crudas y primitivas les recomendamos que escuchen el primero.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Femme Totale

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies