¡Síguenos!
Bartomeu y Piqué, en la presentación de la renovación del jugador.

Fútbol

Lo que importa es la Champions; el resto no aguanta un proyecto

No hay Liga ganada que aguante un proyecto. La Champions es la joya y el resto no te sirve ni para excusarte de un meneo en Anfield.

Después de la temporadita que se ha marcado el Madrid (la peor en decenios), lo normal es que la casa blanca fuese el Monte Calvario. Todos hubiésemos apostado por un mal verano para Florentino, mucho ruido en los medios y la palabra revolución en la boca de la mayoría de los aficionados merengues. Que en marzo te quedes a verlas venir y que la última docena de partidos tengan menos tensión que una faja de talla grande daba para augurar mucho ruido de sables, pero resulta que quien padece este síndrome… ¡es el que ha ganado la Liga! En Can Barça están casi al borde de un ataque de nervios.

Que si Griezmann, que si Neymar, que si los cuatro fantásticos, que si casi viene De Ligt… Y así, noticia tras noticia, mientras el Madrid ha hecho prácticamente todos los deberes en junio y lo que venga ya será casi un regalo. Florentino se ha permitido hacerlos con una tranquilidad pasmosa y en un entorno que sonaba a chill out. Tres Champions de recuerdo cercano dan crédito a mansalva.

Porque está claro que diga lo que diga quien lo diga (aunque se llame Pep Guardiola) aquí lo que importa es el máximo trofeo continental y las urgencias que produce el no conseguirlo se convierten en bombas de mano que destruyen cualquier proyecto.

Si el Madrid se pega la bofetada más grande del siglo XXI aquí no pasa nada. Y a quien diga que pasa se le saluda con cuatro orejonas de las últimas seis… ¡Y a ver si sigue diciendo que pasa! En cambio, aunque ganes la Liga y la Copa, como te ocurra lo de Roma o lo de Liverpool, ya puedes atarte los machos. Pero, ojo, que no sólo aquí cuecen habas. Juve, Bayern y PSG también sufren picores causados por el mismo sarpullido . Millones y millones de euros, año tras año, para intentar conseguir este preciado trofeo.

Por muchas Ligas que ganen, la eliminación en Europa equivale al fracaso deportivo y a sacudir la plantilla de nuevo.

Los únicos que, de momento, dan bola a su día a día y perdonan fallos fuera son los ingleses. Y a ver lo que les dura, porque por mucho que ensalcen su liga acabarán dejando de conducir por la izquierda cuando se hable de Copas de Europa. Y ya han empezado a catarla después de muchas lunas sin olerla. En cierto modo, la Champions es el anillo de Tolkien. Crea adicción.

Así que negar la nueva Liga Europea es ir contra el sentido común. Los gallitos se refuerzan tanto para ser competitivos fuera que ya ganan sus campeonatos locales casi sin bajarse del autobús. Habrá que reducir el número de equipos en las primeras divisiones de cada país, dejar las eliminatorias de Copa a un partido y racionalizar el calendario de selecciones para que la verdadera razón de ser de los más grandes de España, Italia, Alemania, Francia e Inglaterra (esta por prestigio y ósmosis) se plasme en una gran competición continental.

Y para el que aún no se lo crea (si es que todavía quedan escépticos) lo vuelvo a repetir encantado: que mire lo que está pasando en Barcelona, año tras año, pese a tiranizar la competición nacional. Bartomeu necesita, como sea, tocar ya una Copa de Europa, porque no hay Liga ganada que le aguante un proyecto. La Champions es la joya y el resto no te sirve ni para excusarte de un meneo en Anfield.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies