¡Síguenos!
Fabrice Muamba es reanimado después de desplomarse en un partido de la FA Cup en 2010. CORDON PRESS

Fútbol

¿Por qué los deportistas sufren infartos?

Nadie está libre del riesgo, ni los deportistas profesionales ni los amateurs, ni por supuesto, y en mayor índice, las personas de vida sedentaria.

La pregunta se repite ante situaciones como la de Iker Casillas. ¿Por qué un atleta de élite sufre un ataque al corazón? ¿Cómo es posible que alguien en plena forma puede verse afectado por un problema cardiaco? La respuesta es que nadie está libre del riesgo, ni los deportistas profesionales ni los amateurs, ni por supuesto, y en mayor índice, las personas de vida sedentaria. El problema es atender a las señales cuando todavía se está en la fase de prevención.

El medio canadiense The Global and Mail analizó el efecto y las causas de las afecciones cardiacas en deportistas a raíz del infarto sufrido por el jugador del Bolton Fabrice Muamba durante un partido de la FA Cup en 2012. Para ello se recurrió al Doctor Chris Simpson, jefe de cardiología de la Queen’s University. «Un infarto es un problema de fontanería. Una arteria que conduce al corazón se bloquea, generalmente por la acumulación de colesterol, y la parte del músculo cardíaco que se alimenta de esa arteria se daña». Este es el caso de Iker Casillas, y de ahí que se le haya intervenido para colocarle un stent, un dispositivo que desatasca la obstrucción arterial.

«El paro cardíaco es distinto: es un problema eléctrico. El ritmo natural del corazón que genera cada latido cardíaco repentinamente se detiene o se silencia eléctricamente, o se vuelve tan rápido y errático que el músculo cardíaco no puede mantenerse al día con todas las señales eléctricas, por lo que simplemente tiembla, literalmente tiembla, y no puede generar ningún resultado de bombeo». El paro cardíaco repentino tiene origen en diferentes trastornos heredados genéticamente: síndrome de QT largo (anormalidad en los canales de potasio y sodio del corazón), síndrome de Brugada (trastorno genético que deriva en la pérdida del conocimiento), taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica (CPVT), cardiomiopatía ventricular derecha arritmogénica (ARVC) y cardiomiopatía hipertrófica.

En cada caso, hay tres señales de advertencia para su detección. «Uno es tener mareos o desmayos durante el ejercicio. Eso puede ser una señal de que el ritmo de su corazón estuvo fuera de lugar el tiempo suficiente para hacer que se derrumbara, pero volvió a la normalidad lo suficientemente rápido como para dejar que se despierte».

«El desmayo como resultado de un ruido fuerte o de estar asustado es una segunda bandera roja. Las razones no están del todo claras, pero es un fenómeno bien descrito en el síndrome de QT largo».

«Por ultimo, tener antecedentes familiares de muerte súbita a temprana edad o de asfixia».

Y los deportistas no son inmunes a esos factores de riesgo. Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine analizó durante diez años los maratones y medias maratones que se corrieron en Estados Unidos para averiguar la incidencia de las afecciones cardiacas en deportistas sometidos a un esfuerzo extremo. De los 11 millones de corredores que participaron en estas pruebas, 59 (la mayoría hombres) sufrieron paros cardiacos, una tasa de incidencia de 0’54% por cada 100.000 corredores. El estudio demostró que no hay una mayor incidencia de muerte súbita en los corredores en comparación con la población general.

1 Comment

1 Comment

  1. Andrea

    02/05/2019 at 15:53

    Es peligrosa una taquicardia auricular polimorfa que duro un minuto y aque se puede deber

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Fútbol

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies