¡Síguenos!

Atlético

James para coronar al Atleti

Los colchoneros intentan ganar la partida al Nápoles y a Ancelotti. El Madrid duda, tras Morata y Llorente, ¿no estarán reforzando demasiado al rival ciudadano?

El modelo a seguir es el de Morata. Un jugador criado por tu enemigo, que has visto crecer desde la otra acera de la ciudad, lo has visto emigrar y  también volver. Volver a emigrar y ahí por fin recuperarlo tras el paso previo de una cesión. Si entonces Turín o Londres fueron estaciones de paso para su destino final, ahora lo sería Munich. Con James Rodríguez no hablamos de un canterano pero sí de una estrella fichada a golpe de talonario por tu eterno rival. El colombiano, en cualquier caso, también tuvo que emigrar ante la falta de oportunidades en el Real Madrid y ahora que su cesión en Baviera se agotó, el deseo de volver a Madrid se mantiene vivo en el cafetero. El Atleti lo sabe y a Simeone le gusta. A la ecuación solo le falta una incógnita por despejar ¿permitirá Florentino otra escapada al rival ciudadano?

La espera beneficia al Atlético de Madrid. Porque el que necesita vender en esta ocasión es el Real Madrid. No solo para aligerar su plantilla, también para engrosar las arcas y acometer el otro gran deseo de Zinedine Zidane, que no es otro que Paul Pogba. El tiempo acecha a los blancos si tenemos en cuenta que el mercado de fichajes en la Premier League se cierra el 8 de agosto, en poco más de tres semanas, y la de James no es la única gran venta que tiene que hacer en este tiempo (sumen ahí a Gareth Bale, Ceballos e incluso Isco). Una vez que el Bayern de Munich no ha hecho efectiva la opción de compra por 42 millones de euros que tenía sobre el colombiano, las opciones  de James, descartado por Zidane, se reducían a dos: Nápoles o el Metropolitano.

Los italianos, con Ancelotti a la cabeza, apostaron con fuerza por el cafetero. Fueron ellos los primeros en dirigirse al Real Madrid con intención de fichar al jugador que ya estuvo a las órdenes del técnico italiano durante la temporada 2014-15 y que luego coincidirían también en el Bayern. De hecho Ancelotti se puso en contacto con James para explicarle tanto el rol como el proyecto deportivo que le esperaba en San Paolo. El acuerdo entre el club y el jugador era total gracias también a las nuevas medidas fiscales que entran en vigor esta temporada en Italia . Pero entonces surgió el principal escollo de la negociación, la fórmula para pagar los 42 millones que solicitaba el Real Madrid.

Un carácter volcánico como el de Aurelio De Laurentiis tardó poco en entrar en combustión. El Madrid se negaba a aceptar los tres pagos de 14 millones a repartir en tres años que proponía la entidad del sur de Italia. Tampoco aceptaba una nueva cesión, quería un traspaso. Y De Laurentiis estalló: «Somos duros, no queremos ceder ante las injustas peticiones de Florentino Pérez», soltó el mandatario partenopeo y la negociación se encalló. Todo ello ante los ojos de Jorge Mendes, representante del jugador, que se puso manos a la obra para activar el plan B, atendiendo al anhelo de su representado: volver a Madrid.

Y ahí surge el Atlético de Madrid. Con cash suficiente como para acometer una inversión de este tipo. Después de haber ingresado 300 millones en ventas este verano y haber gastado hasta ahora algo menos de 200 millones. La fórmula que Mendes le propone al Atlético de Madrid para llevarse al madridista al Metropolitano es pagar 50 millones de euros y 10 más en variables. Con ese incremento en el precio entiende Mendes que el Madrid superaría las reticencias iniciales a vender al futbolista cafetero al vecino. El Atleti, además podría asumir el pago al contado de esos 50 millones después de que el FC Barcelona haya depositado en la Liga la cláusula de rescisión de Griezmann.

La posible llegada de James al Atlético obligaría a los colchoneros a aligerar su plantilla. Al menos dos piezas ofensivas tendrían que abandonar el Metropolitano para hacer hueco al cafetero. A la más que posible salida de Kalinic se uniría Vitolo o Correa que se quedarían sin hueco y verían reducidas sus oportunidades de jugar con la llegada del colombiano. El alto sueldo de ambos y la necesidad del Atleti de aligerar la nómina salarial para no sobrepasar las recomendaciones de La Liga obligaría a los colchoneros a poner a alguno de los dos en el mercado. La última temporada de Correa le hace tener más pretendientes aunque la mayoría de ellos fuera de nuestras fronteras.

De este modo todos ganarían, el Real Madrid se desprende de un jugador con el que no cuenta y obtiene dinero inmediato por su venta para acometer nuevos fichajes; el Atleti consigue al que ya sonó como primer recambio de Griezmann y del que Simeone no se ha olvidado, es más, estaría encantado de contar con él para su nuevo proyecto; y por último el jugador vuelve a Madrid, a una Liga que ya conoce y a las órdenes de un entrenador que sabe que cuenta con él desde el primer día. Pero todo queda condicionado a que Florentino Pérez dé el OK a la operación y admita negociar con el Atlético de Madrid. No resulta baladí el hecho de que en el próximo derbi tres ex madridistas pudieran provocar un dolor de cabeza a los blancos. Más aún sabiendo cómo se han comportado históricamente los ex del Real Madrid. Ese temor es el que hace que el Real Madrid siga esperando una mejor oferta proveniente de Nápoles. Pero ya saben que el tiempo juega, en realidad, a favor de los rojiblancos.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Atlético

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies