¡Síguenos!
Javi Gracia I CORDON PRESS

Premier

Javi Gracia, el hombre de moda en Inglaterra

Para la presente temporada ha implantado los métodos que le han hecho recibir los elogios en sus anteriores etapas: junto a un gran compromiso y disciplina, la nutrición es uno de los puntos que ha cambiado.

Javi Gracia siempre ha sido un tipo peculiar, pero ahora en Inglaterra, concretamente con el Watford, sus métodos de entrenamiento le han hecho saltar a la fama. En parte, gracias a sus resultados con el equipo inglés, que a pesar de la derrota de hoy ante el Manchester United sueña con hacer algo grande en la Premier League. Y es que ha tenido una arranque de temporada digno de mención, colocándose, pasadas cinco jornadas, en cuarta posición por detrás de Chelsea, Liverpool y Manchester City. Situación que le ha llevado a ganarse el apodo del «nuevo Leicester», una denominación prematura a la que los jugadores han quitado hierro. «Nos reímos cuando nos comparan con el Leicester», con estas palabras reconocía Kiko Femenia al diario Marca, que el equipo mide las consecuencias de creerse los elogios.

El entrenador navarro, un viejo conocido en nuestra Liga al haber entrenar al Almería, Osasuna o Málaga, está siendo uno de los hombres del momento en la Premier. Llegó el año pasado para sustituir al portugués Marco Silva y desde que tomó las riendas del equipo en el mes de enero, los jugadores han ido empatizando poco a poco con él. El español no quedó conforme con la capacidad física de sus jugadores, por lo que empezó a modificar las costumbres de su plantilla para adaptarlos a los resultados que deseaba. Para la presente temporada ha implantado los métodos que le han hecho recibir los elogios en sus anteriores etapas: junto a un gran compromiso y disciplina, la nutrición es uno de los puntos que ha cambiado. Además del aumento de las máquinas de gimnasio con las que entrenan o, como ha ocurrido esta semana para preparar el partido ante el United, la plantilla ha tenido doble sesión de entrenamiento. Incluso él establece las multas, algo que hacían antes los jugadores. 113€ de castigo por llegar tarde al entrenamiento, por ejemplo. Y los jugadores lo agradecen, como lo hacía su capitán Troy Deeney hace unos días en una entrevista concedida a la BBC.

Como en su día se apodara al Liverpol o al Swansea, el Spanish Watford ya es una realidad. Junto a Gracia, Deulofeu, Kiko Femenia o Marc Navarro, el equipo tiene españoles en cuerpo técnico y staff. Salvo Kiko Femenía, que llegó el verano pasado a los Hornets, los demás han llegado detrás de Javi Gracia. Deulofeu lo hizo en el mercado invernal, tras su turbulento paso por el FC Barcelona. Como ya ocurrió en otras ocasiones, el extremo no contó para el entrenador y optó por volver a Inglaterra a las órdenes de Gracia. El último en llegar ha sido Marc Navarro, que ha fichado este verano sin saber que le iría tan bien al equipo. A pesar de que los tres jugadores no están siendo los referentes del equipo, la piña española les hace tener muy buen ambiente.

Frente al Manchester United, el único que ha contado con minutos ha sido Kiko Femenía. Condenado por una primera parte bastante mala, donde recibieron dos goles consecutivos y cercanos al descanso, el Watford no pudo practicar su juego y sufrió al intentar mantener el balón, con estadísticas que rondaban el 30% de posesión y un gran número de pérdidas. En la segunda parte hubo un cambio de chip y en el minuto 65 consiguió batir a De Gea y poner contra las cuerdas a Mourinho, muy cuestionado en los últimos días, llegando incluso a sonar el nombre de Zinedine Zidane para el banquillo de los Red Devils como sustituto del portugués. En los últimos minutos el portero español salvó a Mou una vez más, gracias a una gran parada ante un potente cabezazo de Kabasele.

El Watford, pese a la derrota, muestra síntomas de un equipo fuerte que puede acabar la temporada en la parte alta de la tabla. Su solidez defensiva es el pilar que sostiene al equipo, mezclado con una gran creatividad en el centro del campo. El argentino Roberto Pereyra se ha convertido en el cerebro del equipo y el mejor compañero de Troy Deeney. Un sistema clásico 4-4-2 que sacrifica las bandas por la imaginación de jugadores como el mencionado Pereyra y Will Hughes, mezclado con el poderío físico de Doucouré y Capoue para completar el equilibrio en la medular. Una táctica que hasta hoy había sido imbatible pero que va a seguir siendo el estandarte de Javi Gracia para asaltar la Premier y, quién sabe, si les será suficiente para convertirse en el nuevo Leicester.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Pioneros en las islas | Fútbol | A la Contra

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Premier

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies