¡Síguenos!
Javier Ares
Javier Ares, periodista especializado en ciclismo | LUIS CÁRCAMO

Ciclismo

Ares: “Indurain era menos espectacular que Perico”

“Del dopaje no me preocupa la salud, sino la trampa. Los ciclistas corren en igualdad de condiciones y eso es gracias a la cantidad de controles“.

Más de 40 años de experiencia en la profesión y más de la mitad retransmitiendo las principales carreras ciclistas, primero en la radio y ahora en la televisión, pero aún se pone nervioso cuando le toca hacerlo por primera vez. Javier Ares (Valladolid, 1954) es un defensor acérrimo de los controles antidopaje, pero, sobre todo, la voz del ciclismo, un deporte que entre el público ha evolucionado con “madurez”. Conoce de primera mano las hazañas de Federico Martín Bahamontes, Jacques Anquetil o Luis Ocaña, héroes como el “espectacular” Perico Delgado o el “descomunal” Miguel Indurain e incluso el recientemente retirado Alberto Contador, su nuevo compañero en Eurosport (con quien comentará el Giro de Italia desde el 4 de mayo), y cuyo recuerdo en la memoria de los aficionados está por determinar.

—A pesar de llevar más de 40 años en la profesión, y más de la mitad comentando para la radio el Tour de Francia, entre otras carreras, y de su paso por Real Madrid TV y la dirección de Antena 3 Deportes, la primera vez que narró para televisión fue con Eurosport hace pocas semanas.

—No tiene mucho de diferente a la radio, por una razón fundamental: porque en la radio también hacemos las retransmisiones a través de la televisión, a través del monitor en el que visionamos todas las imágenes, los movimientos y las situaciones en carrera.

—En su debut, el pasado 7 de marzo, con el arranque de la Tirreno-Adriático, estuvo algo tenso y nervioso.

—Para mí fue una experiencia muy gratificante, en todos los sentidos, y muy positiva. Estás haciendo algo nuevo y estás debutando. Tienes la sensación de que puede haber ojos y oídos pendientes de ti. Estar con Contador también impone (sonríe).

—¿Cómo ha evolucionado la pasión por el ciclismo en España?

—Con certeza tampoco lo sé, pero la gente entiende más, se ha vuelto muy practicante, cosa que antes no ocurría, aunque sea cicloturista. Entienden mucho mejor las cosas que pasan. Sin embargo, cuando yo empecé en esto, tenía la sensación de que el entendimiento del deporte en sí no era tan grande, se vivía colgado de la emoción que deparaba una estrella como Perico Delgado o antes Julio Jiménez, Bahamontes y compañía. Pero ahora me da la sensación de que se ve con madurez. La gente disfruta de un espectáculo visual que es formidable, las retrasmisiones de antes comparadas con las de hoy eran de pésima calidad. El paisaje y el escenario en sí resultan idílicos. Conozco a mucha gente, entre ellos familiares, que ven el Tour de Francia por todo menos por el ciclismo, por lo que se ve: los castillos, los bosques frondosos… A la hora de la siesta.

—Antes mencionaba a Bahamontes. ¿Cree que quedan héroes como los de antes, como Jacques Anquetil o Luis Ocaña?

—Sí, claro que quedan, lo que pasa es que la proyección no es la misma. Estamos hablando de un deportista en medio de la nada. En la España de los años 60 y 70, por ejemplo, era difícil encontrar más allá de un boxeador, un futbolista como Di Stéfano o un tenista como Manolo Santana. Sin embargo, hoy el deporte ha alcanzado unas cotas inimaginables entonces. Ahora hay decenas y centenares de deportistas a los que se idolatra. No significa que un ciclista como Contador no tenga el mismo tirón que Bahamontes, tiene bastante más, pero Bahamontes en aquel momento era un héroe nacional por todo lo que representaba y Contador es uno más de los muchos deportistas españoles: Gasol, Nadal, Alonso… Pero eso no significa que la atención mediática sea menor. En los medios de comunicación, evidentemente, Contador tiene más tirón que Bahamontes.

—¿Por qué la gente quiere más a Perico Delgado que a Miguel Indurain?

—Por la época. Todo hay que ubicarlo en el tiempo para entender mucho mejor la trayectoria y la repercusión de cualquier logro de cualquier personaje. Perico nace en una época en la que el ciclismo español estaba huérfano. Desde los tiempos de Ocaña, que fueron creo los más gloriosos, hasta que apareció Pedro Delgado pasaron prácticamente diez años. Fueron diez años de aspirar a tener un equipo español en el Tour, de gozar por que un corredor malogrado como Alberto Fernández terminó décimo, esos fueron los grandes logros en la época de orfandad. Entonces, de repente, aparece un españolito, en medio de un dominio francés muy insultante, que planta cara y es un escalador muy espectacular, es normal que tire. La pregunta que me podías hacer es: ¿Por qué Contador no tiene el mismo tirón que Induráin?, y así sucesivamente, porque vienen después de éxitos, entonces ya no es lo mismo que cuando aparece un tipo del medio de la nada y es capaz de ganar un Tour. Perico ganó uno y estuvo cerca de lograr tres o cuatro. Indurain gana cinco seguidos, pero ya no era una empresa titánica.

—La forma de correr que tenía cada uno también influye.

—Indurain era menos espectacular, ganó los Tours fundamentalmente gracias a su descomunal dominio de las cronos, no era un hombre que destrozaba carreras, que atacaba en montañas; al revés, era don generoso. Dejaba ganar cada día a uno y llegaba de la manita de los rivales, entonces eso merma la leyenda, pero el nivel de Indurain fue descomunal.

—¿Cómo cree que recordarán a Alberto Contador?

—Depende un poco de lo que pase en años venideros. Aquí ha habido gente que ha ganado el Tour de Francia como Carlos Sastre, además de manera arrolladora, y no ha tenido el reconocimiento debido porque venía después de las victorias de Indurain, Contador y de tantos éxitos españoles. Nos va a pasar ahora con el testigo de Valverde, Purito y toda esta gente. Ahora gana un señor una clásica, y esto lo ha hecho Valverde con 38 años cinco veces, y no tiene tanto mérito, pero es que hemos estado 40 años sin ganar una. El contexto marca la trayectoria. Si ahora mismo aparece un tipo que gana el Tour, no tendrá tanto mérito. Pero si estamos diez años sin ganar y sin meter a un tío en el podio…

—¿Está justificado que en ciclismo haya más controles antidopaje que en otros deportes?

—Sí, y es bueno para el ciclismo. Porque por más que se lo quiera denostar, precisamente por los controles, por los positivos, se sabe que los corredores están sometidos a una regla, que no pueden hacer trampas. Hay muchas teorías sobre el dopaje y sería conveniente hacer un congreso, dedicar una semana entera para hablar del tema. Del dopaje no me preocupa la salud, lo peligroso es hacer 200 kilómetros con nieve y frío, eso es lo grave para la salud y sin embargo parece que de eso no se preocupa nadie. Lo que me preocupa del dopaje es la trampa, la mentira, el que puedas ganar a un corredor que es peor que tú y, por consiguiente, lo estés obligando a doparse, entre comillas, si quiere seguir compitiendo. Ese es el verdadero problema. Mi convicción es que el ciclista corre en igualdad de condiciones contra sus rivales, cosa que no tengo tan clara en otros deportes. No digo que, excepcionalmente, pueda ocurrir, pero los ciclistas corren en igualdad de condiciones y eso es gracias a la cantidad de controles antidopaje. A más controles, es normal que salgan casos de vez en cuando. Los demás deportes no pueden estar orgullosos de decir que no hay casos de dopaje si no se hacen ni controles, y cuando los hacen están advertidos.

–En MotoGP, por ejemplo, tal y como ha dicho el campeón Marc Márquez hace unos días, los hacen una vez a la temporada.

–Ellos son los que viven en la falsedad. Que salgan casos de positivo en el ciclismo solo habla de que se hacen muchos controles, y que el deportista está permanentemente vigilado y lo sabe. Eso lo lleva a no poder, por lo menos, hacer lo que no hagan los demás.

Periodista vigués. No trabaja en el Daily Planet, ha estado en el decano de la prensa nacional y ahora va A la Contra, buscando siempre la mejor opción. Colabora con Radio Marca. Su debilidad no es la kryptonita, sino la Cultura y el Deporte, pero en el buen sentido. No vive en Smallville. Su nombre no es Clark Kent, tampoco es Superman, solo es periodista.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Ciclismo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies