¡Síguenos!
Javier Fernández remonta y se retira siendo campeón de Europa. Foto: Cordon Press

Multideporte

La merecida despedida para un pionero

Súper Javi se despidió del patinaje artístico sobre hielo con su 7º Europeo consecutivo. El español rompió con los esquemas y puso a este deporte en el mapa

Javier Fernández se retiró como lo que es: el más grande. La capital bielorrusa vio cómo el patinador madrileño se despedía de la forma más brillante de la que ha sido su vída desde que cumplió los seis años. Quién le iba a decir a ese niño loco por el patinaje que acabaría retirándose con siete campeonatos europeos consecutivos, dos oros mundiales, un bronce en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018 y unas cuantas medallas más. Hoy en Minsk hemos asistido a la despedida del mejor patinador artístico sobre hielo del Viejo Continente y uno de los mejores deportistas de la historia de España.

Un bronce o una plata, medallas que tenía prácticamente aseguradas, no hubieran sido suficientes para un Javi Fernández que merecía cerrar esta etapa de su vida con un broche de oro… algo que se antojaba más utópico que factible. El español no fue bien valorado en el programa corto del pasado jueves y finalizó en tercera posición por detrás de Mikhail Kolyada y Alexander Samarin. Subir a lo más alto del podio parecía misión imposible. Lo que nadie sabía es que el patinador madrileño se guardaba un as bajo la manga. Javi desempolvó el traje de superhéroe y se transformó en Súper Javi por última vez. Su programa sobre el hielo fue el mismo, con las adaptaciones correspondientes, con el que se alzó con el bronce olímpico. De fondo sonaba El hombre de la Mancha y, como don Quijote peleando contra los gigantes, el español terminó la velada con más puntuación que Kolyada y Samarin. No se veían tantos oros consecutivos desde 1935.


El siete veces campeón europeo comenzó en el patinaje por su hermana mayor, Laura. El pequeño de los Fernández tuvo sus primeros contactos con el hielo en pistas de Madrid como las de Aluche o Majadahonda. Con 13 años se marchó a Jaca para continuar con sus entrenamientos, pero un par de años después terminó regresando a casa. Su debut internacional se produjo en 2007, aunque no fue hasta 2009 cuando se le presentó la oportunidad de tirarse de cabeza a por su sueño. El entrenador de patinaje ruso, Nikolai Morozov, le aseguró que lo convertiría en campeón europeo a precio cero. A cambio, debía trasladarse de España a Estados Unidos. Javi Fernández mejoró, pero no estaba contento. La vida a miles de kilómetros de casa no era sencilla y su relación con Morozov era cada vez más tensa. El tándem se separó. Un año después, el español tomó una de las mejores decisiones de su vida: trasladarse a Canadá. Allí conoció a Brian Orser, el entrenador con el que hoy se fundió en un emocionante abrazo. La vida del patinador madrileño cambió para siempre cuando conoció a Orser. Comenzaba una historia que cada vez más gente conoce.

El triunfo de Javi Fernández es el de un pionero. “Es un pequeño héroe para todos nosotros por todo lo que ha logrado. Nos ha abierto los ojos e hizo creer que no hacía falta venir de un país superpotente en este deporte. Si de verdad persigues un sueño y trabajas a diario por él, lo puedes conseguir. Javi es la demostración de que que todo esfuerzo y sacrifico, antes o después, tiene su recompensa”, nos contó Sara Hurtado, histórica medalla de plata junto a su pareja de danza, Kirill Khaliavin, en una prueba del Gran Prix.

Hoy los niños quieren ser como Javi Fernández, la persona que liberó al patinaje sobre hielo de los estereotipos machistas que lo relacionaban exclusivamente con el sexo femenino. España abrió los ojos ante el que era un deporte que no entendía de géneros, sino de plasticidad, arte o pasión. La verdadera influencia del patinador madrileño, más que en sus medallas, está en haber puesto sobre el mapa una disciplina que hasta hace unos años era intrascendente dentro de nuestras fronteras. Parecía imposible que de un país como España saliera un siete veces campeón de Europa de patinaje artístico. Ahora, cada vez más personas buscan probar suerte en lo mismo en lo que tantas veces nos ha hecho disfrutar Súper Javi. Javi Fernández se retira. “Mi cuerpo o mi mente ya no llega… Tengo que aceptarlo”. Eso sí, también ha asegurado que dejará de “competir, pero no de patinar”. Quién sabe si estamos ante el principio de un entrenador a la altura del patinador. Casi mejor terminar con un hasta pronto, que con un hasta nunca.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Multideporte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies