¡Síguenos!

Deporte USA

Jesús Angoy: “Cruyff me convenció para jugar al fútbol americano”

Jesús Angoy, exportero del F.C. Barcelona, habla en A LA CONTRA para analizar la Superbowl y hacer memoria sobre su trayectoria como kicker.

Jesús Angoy (Alagón, Zaragoza, 1966) fue guardameta del F.C. Barcelona y yerno del difunto Johan Cruyff, quien le convenció para jugar al fútbol americano. No fue una mala decisión, ya que disputó la NFL Europa, llegó a tres World Bowls y ganó una. Con los Barcelona Dragons (1996-2003), se convirtió en el segundo máximo anotador de la competición tras conseguir 329 puntos (164 extra points y 55 field goals), por detrás de Rob Hart (361 puntos). En 1999, los Denver Broncos le seleccionaron como kicker, los entrenadores le querían de titular, pero al final decidió no marcharse a los Estados Unidos. Ahora, habla en A LA CONTRA para analizar la Superbowl 2019 y hacer memoria de su trayectoria como profesional.

¿Qué hace ahora Jesús Angoy?
–Hago deporte, intento continuar con la vida deportiva bien sea a través del pádel o el fútbol e incluso de vez en cuando voy a clases de boxeo para quemar adrenalina. En el día a día, me dedico desde hace muchos años a algunas inversiones que tengo y unos despachos de agencia inmobiliaria en Tarragona, Barcelona y Lérida. En el Fútbol Club Barcelona, me dedico aún a jugar con los Barcelona Legends que, a veces, nos llaman del extranjero para algunos partidos.

–¿Cómo recuerda su etapa como futbolista?
–La verdad es que me siento un privilegiado. Para cualquier deportista, el objetivo principal es llegar a lo máximo e intentar vincularte a uno de los grandes equipos de España, como pueden ser Barcelona, Real Madrid o Atlético de Madrid, y yo tuve la suerte de jugar en el Barça. He vivido una época muy gloriosa, he disfrutado muchísimo. El Barcelona me lo ha dado todo. Crecí como persona, como futbolista y estaré siempre agradecido al club en todos sus aspectos. Ha habido momentos inolvidables, difíciles, muy buenos y me quedo con esos que han sido más agradecidos.

–De niño, supongo que soñaba con ser futbolista, pero ¿tenía interés por el fútbol americano o lo desconocía?
–De niño, como todo el mundo, soñaba con ser futbolista. El deporte rey es el fútbol, entonces, desde pequeño, mi pasión ha sido el fútbol y aún sigue siéndolo. En el fútbol americano me surgió la posibilidad cuando decidí retirarme del fútbol. Fue a través de Jordi Vilapuig. Me llamó un día y me propuso la posibilidad de jugar con los Dragons. Al principio, para mí era un reto que se me hacía muy cuesta arriba porque no había jugado nunca, además desconocía el deporte. Lo poco que había visto era en zappings durante las concentraciones del Barça y lo que sabía era que los jugadores estaban muy preparados físicamente. Eso me aterraba. Jordi Vilapuig me dijo que me veía de kicker, que seguro que lo iba a hacer bien. En ese momento, lo comenté con la familia, con Johan Cruyff también, y ellos me dijeron que adelante.

–¿Qué le dijo Cruyff?
–Me dijo que adelante, que él lo conocía y que me iba a divertir mucho. Johan Cruyff fue el que me empujó y me convenció para tomar la decisión de tomar ese reto.

–¿Cruyff le daba consejos sobre fútbol americano?
–En su momento, cuando salió la propuesta, sí. Para mí, Johan Cruyff era como un padre y todo lo que hacía en Barcelona, a nivel deportivo y profesional, lo consultaba con él. Era una persona que para estas cosas tenía una perspectiva diferente, muy sabia, que me ayudaba muchísimo. Él ya había estado en los Estados Unidos, conocía la NFL y me daba consejos.

–¿A Cruyff le gustaba la NFL?
–Sí, seguía todos los deportes. De su estapa en los Estados Unidos conocía la NFL y la MLB, y tenía muchísimos conceptos de esos deportes. Era una persona que para los deportes estaba muy abierto y, por tanto, veía muchas más cosas de las que nosotros podíamos percibir. Todos los deportes los seguía día a día, porque él era capaz de llevar cosas de distintos deportes al fútbol. Tenía la mente muy abierta, para mejorar conceptos a través de otros deportes.

–¿Era aficionado de algún equipo?
–No era seguidor de ningún equipo, él era una persona que disfrutaba del deporte. Pero más que encasillarse en un equipo, le gustaba seguir todos para trasladar conceptos de un deporte a otro. Le gustaba copiar esos detalles y trasladarlos al fútbol, que la gente disfrutase y se divirtiese, era fundamental para él.

–Viendo como Leo Messi tira las faltas, ¿tendría futuro como kicker?
–Son deportes diferentes. Es una mecánica muy diferente. El golpeo del field goal y el golpeo de faltas no tienen nada que ver. Jugadores como Cristiano o Messi tienen un don especial y a corta distancia tienen una calidad tremenda, por eso son los mejores y son indiscutibles. El fútbol americano tiene otra dinámica. Tienes que aprender a mecanizar esos movimientos. Pero es cierto que aquí es más fácil aprender esta dinámica, porque estamos muy acostumbrados a jugar con los pies y los americanos no tanto.

–Dejó el fútbol para dar el salto al football, ¿dónde disfrutó más?
–Con lo que más he disfrutado es con el fútbol. Pero aquí pasa una cosa: cuando jugaba al fútbol era una época en la que el portero empezaba a ser valorado y tenía mucha importancia que supiese jugar con los pies. Cuando el equipo no funcionaba, lo primero que se cambiaba era a los porteros. La racha negativa de un club recaía en el guardameta y eso fue evolucionando y cambiando, así que el portero empezó a ser un especialista, a saber jugar con los pies. Pero en el fútbol americano es diferente. También he disfrutado muchísimo, porque la sensación de que te metan goles a la sensación de meterlos es muy diferente. Pasé de ese momento crítico cuando me hacían gol a tener la sensación de marcarlo yo. En el fútbol, he disfrutado mucho, pero en el americano he tenido las mejores sensaciones.

–Tuvo la suerte de jugar tres World Bowls y ganar una. ¿Cómo se juega al fútbol americano en Europa?
–La verdad es que a mí me sorprendió. Pasé de un deporte en el que éramos 18-20 jugadores a una plantilla de 50-60. Al principio, no entendía por qué había tanta gente. Al final, vi que es un deporte de equipo, donde cada uno tiene su rol y que cada uno aporta ese grano de arena que provoca que todo funcione a la perfección. Cuando una línea no aportaba todo lo que tenía que aportar, difícilmente se conseguía el objetivo. En este deporte no hay individualismos, es un juego de equipo donde todos sabemos que el quarterback es el amo y hacemos todo lo posible para facilitarle el trabajo.

–Ganó la World Bowl, se convirtió en el segundo máximo anotador de la historia y le seleccionaron los Denver Broncos, pero no terminó jugando con ellos en la NFL. ¿Por qué?
–En Broncos me surgió la posibilidad, me llamaron de un día para otro diciéndome que tenía que viajar a Denver para hacer las pruebas con ellos. Yo no tenía preparado nada y tenía que coger un avión y viajar a Denver. Para mí, eso, que estaba afincado en Barcelona, era un cambio muy brusco. Me trasladé allí, empecé a entrenar con ellos y las sensaciones a medida que avanzaban los días eran espectaculares. Estaba haciendo números muy buenos tanto en distancia como en tiempos, porque allí se fijan mucho en las estadísticas, y los entrenadores me empezaron a elogiar, a decir que estaban contentos y querían contar conmigo. Pero justo cuando viajé a Denver estaba montando un proyecto futbolístico con Cruyff y era un compromiso que tenía con él. Mientras estaba en los Estados Unidos, en agosto, le empecé a dar vueltas a la cabeza con el tema y, al final… en Barcelona era un deporte con el que me divertía, pero no era un deporte que amaba. Finalmente, llegó un día que me planteé la idea de volverme a Barcelona, seguir con Cruyff y el proyecto y así fue. Por aquel motivo, no jugué en la NFL.

–¿No tiene la espinita de haber probado al menos una temporada?
–Tienes toda la razón, es una cosa que a mí me ha quedado ahí latente y que nunca sabré qué hubiese podido conseguir. Haber vuelto al mes o haber estado una temporada, dos o las que fuesen. Nunca lo sabré y difícilmente lo podré descubrir.

–Este fin de semana es la Superbowl, ¿sigue regularmente la NFL?
–Sí, sigo los partidos que puedo, pero los playoffs y las finales de conferencia las he visto todas. Ya ha llegado la final y, bueno, han llegado dos muy buenos equipos, uno que es parte de la historia de este deporte y otro que sorprendió ganando la final de conferencia. Dos equipos muy igualados tanto en ataque como en defensa, porque lo que le falta a uno, lo tiene el otro. A ver qué partido se da.

–¿Qué opinión tiene de la dinastía que ha inaugurado Brady en la NFL?
–Qué vamos a decir a estas alturas de Brady… Que es una estrella, que es el mejor de todos los tiempos y que en una final todos sabemos la experiencia que tiene, la seguridad que te da que en momentos puntuales pueda ganar el partido. Si su línea le aporta todo lo que necesita, con tiempo y espacio, los Patriots ganarán.

–En Rams, tienen a McVay, el entrenador más joven en llegar a una Superbowl. ¿Qué puede suponer?
–El entrenador joven tiene la ventaja de mirarlo todo con dos perspectivas. Por un lado, la poca experiencia y, por el otro, la novedad, la motivación, el orgullo y conseguir ese objetivo. Es un entrenador nuevo, tendrá una motivación y unas ganas que pueden competir con la experiencia.

–¿Cuál es la clave de este partido?
–La clave estará en cómo la ofensiva de Brady será capaz de parar a la línea defensiva de Rams para darle tiempo o no al quarterback de Patriots. En frente va a tener a Suh, Donald… y estos son capaces de reventar la línea y hacerle bastantes sacks. Ahí estará la primera clave. A partir de aquí, nos encontramos con Gronkowski, que va a ser muy importante. Brady le va a buscar mucho porque es capaz de conseguir las 3 o 4 yardas que te faltan para hacer primer down y en la end zone es letal.

–¿Se atreve con un resultado?
–Resultado no, pero me atrevo a decir que van a ganar los Patriots, por todo esto que estamos hablando. Al final, es un equipo consolidado, con mucha experiencia. Una final siempre es una final y aquel que es capaz de contener todos esos nervios ya tiene mucho ganado y creo que Patriots tienen todo eso. Resultado no voy a decir, pero me gustaría ver un partido donde haya jugadas espectaculares y un resultado abultado. Espero que sea un partido muy bonito.

 

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Deporte USA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies