¡Síguenos!

La Tribuna de Brian Clough

Joshua vuelve a la casilla de salida

Subió al ring con menos confianza que otras veces. Ruiz se presentaba como víctima perfecta.

Las noches de junio en el norte de Inglaterra son tan cortas que a las cinco menos cuarto de la mañana ya ha amanecido. Mientras el sol se anunciaba en Yorkshire, la noche caía en Nueva York sobre Anthony Joshua.

No soy un gran aficionado al boxeo. Llegué tarde, para pasar tiempo con mi suegro. Mi mujer se aficionó como forma de mantener viva su memoria y prácticamente hemos seguido toda la carrera profesional de Joshua desde que apareció en Wembley el día que Froch y Groves disputaron su revancha.

Ayer casi fue la primera vez que no le vimos pelear. Tenía pinta de ser muy tarde (o muy temprano) y parecía fácil. Enganchamos toda la velada justo después de la final de la Copa de Europa.

Joshua subió al ring con menos confianza que otras veces. Ruiz se presentaba como víctima perfecta, no tenía el aspecto físico de un atleta profesional, era más bajo y más pesado.

Sin embargo algo ha cambiado en Joshua. El retorno a los rings de Tyson Fury ha metido un tercer protagonista en la lucha por la supremacía, junto al americano Wilder. La pelea que ambos disputaron ha desplazado la atención de Joshua a sus rivales sin que su astuto manager, Eddie Hearn, haya podido cambiar el curso de la marea. Fury se presenta ante el público como un libro abierto, dice lo que piensa y lo adorna con humor. Wilder juega el papel del villano (últimamente ha declarado que quiere tener “un cuerpo” en su historial), quedando para Joshua el papel del boxeador moderado y elegante. Quizá el público quiera algo más natural y menos controlado y comedido.

Hace unos meses escuché una larga entrevista con Joshua en la que me dio la sensación de haber perdido parte de la motivación. Ha ganado títulos y mucho dinero, tiene su marca y su grupo de boxeadores.

La derrota ante Ruiz quizá se anunciaba sin que la viéramos. Las últimas peleas de saldaron con victorias rutinarias sin los fuegos artificiales de sus primeros triunfos. Esta derrota, tan sorprendente antes de empezar como justa durante el desarrollo de la pelea, obliga a Joshua a volver a la casilla de salida, sin títulos con los que negociar bolsa y rivales para las próximas veladas. Joshua debe ganar la revancha, que se espera en Londres y este invierno y, si no recupera sus títulos, perderá definitivamente su lugar de privilegio en la categoría de los pesados, los medios hablarán de retirada y su futuro será tan oscuro y breve como son las noches y las horas de luz en el invierno inglés.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en La Tribuna de Brian Clough

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies