¡Síguenos!
Luka Jovic.

Opinión

Jovic, ni una sonrisa de más

Me gustó la presentación de Jovic. Esto es fútbol y aquí no hemos venido a hablar, dadme mi camiseta y ponedme a once rivales delante…

El fútbol ha cambiado, ha cambiado mucho, y muchas veces se puede decir que a peor… Hace 20 años los futbolistas no eran amigos de sus rivales, no había invitaciones a bodas, ni likes, ni por supuesto abrazos y charlas animadas antes y después de los partidos. No es normal que tu estés en casa con sangre en el ojo esperando a que empiece el Clásico y veas cómo en el túnel de vestuarios los jugadores están ahí, de cachondeo, ¿qué tal tu mujer?, vaya peinado chulo te has hecho, luego cenamos juntos… Todo eso mientras tú llevas tres días calentando el partido con ese compañero tan agradable del Barcelona…. ¿pero qué es esto? ¡Que no hombre, que no!

Esto pasa en el Clásico y pasa en cada partido medio serio de la Champions League. Es lo maravilloso de la globalización. Ahora todos tienen compañeros de selección en cualquier equipo y cuando no son del mismo país tienen un primo en común… Así, en el que debería ser el partido más importante del año en el infierno de Múnich, tú ves, sin entender nada, cómo salen los dos equipos abrazados entre risas. ¿Alguien se imagina a Hugo, Hierro o Camacho haciendo eso? ¿Verdad que no? No digo que tengan que volver Juanito y Stoichkov y que se pisen siempre que puedan, pero al menos guardemos las formas, ya está bien…

Por eso me gustó la presentación de Jovic. Esto es fútbol y aquí no hemos venido a hablar, dadme mi camiseta y ponedme a once rivales delante… ¡sonrisitas las justas!

Solo hay que leer la prensa para ver que no todo el mundo opina igual. Los periodistas ya se han apresurado a decir que así no se puede, y ya están afilando los cuchillos para en cuanto el serbio falle su primer gol dejarle muy clarito que aquí son ellos los que quitan y ponen, y que si tú no nos das juego a nosotros te lo quitaremos a ti. Y ya puede el bueno de Luka —nombre madridista donde los haya— ir aprendiendo castellano, porque si no los amigos de la prensa, que de inglés andan justito, no van a poder preguntarle esas cosas tan importantes que preguntan siempre ni sacarle información sobre lo que se cuece en el vestuario blanco, porque tampoco es de recibo estar siempre inventándose lo que pasa y lo que no.

Bien por Luka, al que ahora le toca demostrar en el campo que él no ha venido a hacer amigos, que él lo que quiere rematar todo lo que le llegue y sonreír solo cada vez que la pelota entre en la portería del rival de turno, que van a ser muchas. Lo ha dejado muy claro, para hablar y reírse ya tiene a sus amigos. ¿Alguien se imagina a Jovic abrazado a Piqué en medio de un Clásico?, ¿no, verdad? Pues eso… de eso se trata… ¡ni una sonrisa de más!

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies