¡Síguenos!

Real Madrid

¿Qué pasa con Jovic?

Su llegada al Madrid (60 millones) hace apenas seis meses se vio en su momento como un fichaje acertado

Tras el partido ante el Brujas, el jugador sobre el que más se ha puesto el foco de la decepción ha sido Jovic. Luka, que en diez días cumplirá 22 años, generó el año pasado una gran expectación en su primera temporada como titular en la élite: 27 goles y 7 asistencias en 48 encuentros son números más que importantes dada la liga en la que los consiguió, la Bundesliga, competición en la que no se regala nada y sobre todo con la edad que lo hizo. Su llegada al Madrid (60 millones) hace apenas seis meses se vio en su momento como un fichaje acertado, más ante la evidente falta de gol del equipo blanco.

La realidad es que de momento es el único fichaje que no da señales de vida. Hazard ya ha dado muestras de quién es y sobre todo de quién puede ser. Mendy, sin ruido, ha dejado claro que como lateral zurdo Zidane va a poder dar descanso a Marcelo sin problemas; y Militao, defender, defiende. Pero Jovic… ¿Qué pasa con Jovic?

En el Eintracht, el serbio jugaba bien como un nueve clásico o como un doble delantero junto a Haller, en cuyo caso el madridista hacía funciones de una especie de segundo punta, pero sin caer a banda ni bajar mucho a zonas de media punta, sino moviéndose siempre en torno al gigante parisino. Haller, que supera el 1’90, fijaba a los centrales y Jovic aprovechaba las zonas que este limpiaba con sus arrastres y su juego de espaldas para hacer lo que mejor sabe hacer: rematar y, si puede ser, a un solo toque.

Es evidente que el contexto táctico que ha encontrado en el Madrid es muy diferente al que jugaba en el club alemán. El sistema de Adi Hutter no tiene nada que ver con el del equipo blanco. El Eintracht en el que Jovic goleó era un equipo que apenas llegaba al 50% de posesión (47,58% de media por partido), así que su hombre gol, o sea él, no era el típico delantero que pisa continuamente el área rival, sino al contrario, pasaba más de la mitad del partido jugando a 50 metros de la portería contraria. El hoy madridista supo adaptar su fútbol al de un equipo llegador, que en muchas ocasiones, la mayoría, usaba la contra o las transiciones muy rápidas como elemento ofensivo y en muchas menos el ataque posicional, que es lo que se ha encontrado vestido de blanco.

Por esa razón, si vemos muchos de los goles que hizo en la Bundesliga, veremos que Jovic tenía capacidad para atacar a campo abierto sin ser un velocista, pero si moviéndose con potencia y con un manejo más que acertado tanto de la conducción como de la lectura de los espacios, así como una notable habilidad para recibir de espaldas, aguantar y descargar con calidad la pelota.

Con su edad, su golpeo de balón, su fortaleza física, su frialdad ante la portería contraria y su capacidad para ser útil fuera del área, Jovic se nos presentaba como una gran promesa y una notable opción a dar descansos y/o ayudas a Benzema en el ataque.

Desde mi punto de vista, para poder hacer una valoración mínimamente valida de lo que Jovic le puede dar a este Madrid hace falta que al serbio le den minutos de calidad dentro del esquema blanco. Luka necesita jugar y adaptarse a un equipo que lleva 10 temporadas jugando con Benzema en punta. Entiendo que la prioridad de Zidane ha sido adaptar y crear un sistema que funcione en torno a Hazard, a la vez que acondicionar un decorado donde el belga y Karim formen una sociedad ofensiva, además de poco a poco sumar a esa dupla a jugadores como Bale, Rodrygo, Vinicius y evidentemente Jovic que, no olvidemos, es un fichaje ya de la nueva era Zidane.

Los escasos minutos que le hemos podido ver de blanco, Jovic es el tercer jugador menos utilizado, solo superado por Nacho (más de dos meses lesionado) y el descartado Mariano. Asumiendo que con 21 años sigue siendo un jugador en formación, lo que yo al menos he apreciado en él es que técnicamente, rodeado de la calidad que hay en el Madrid, resulta algo tosco, se le ve demasiado musculado, lo que aparentemente le resta agilidad de movimientos, falto de agresividad y sobre todo, desubicado tácticamente. Da la sensación de que en el 4-3-3 de Zidane, el sistema le da poco a él y él aún menos al sistema, que estaría más cómodo en un 4-4-2 acompañado de otro delantero centro, ya sea Benzemá o Mariano, pero ese dibujo, viendo lo que tiene el Madrid arriba con Hazard, Bale, Vinicius, Rodrygo, Lucas Vázquez y el lesionado Asensio, todos jugadores de banda, parece imposible.

La realidad es que a Jovic hasta ahora le hemos visto como un ariete clásico, un rematador tipo Maxi Gomez, Piotek o Icardi, de esos que apenas entran en contacto con el balón y que viven aislados del resto del juego del equipo, futbolistas que solo aparecen para marcar y, tristemente, de momento el serbio no lo ha hecho.

Visto su partido ante el Brujas, su gran problema es que a ojos vista no mejora en nada a Mariano y en las pocas ocasiones que ha salido el canterano, siempre ha ofrecido un plus de agresividad, intensidad y presión que no hemos visto en Jovic. Las esperanzas que había depositadas en él y los 60 millones de su fichaje pronto se le pueden volver en contra; de momento en la delantera solo Mariano está detrás de él en las rotaciones y jugadores como Rodrygo con dos goles en Liga y cuatro en Champions ya le han ganado rol y estatus.

Comenta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anuncio
Anuncio

Más en Real Madrid

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies